Patria de Martí Artículos y Ensayos

Read Trump's event list for inauguration weekend

Trump event inaguration list

President-elect Trump's transition team on Wednesday released a schedule of events related to the inaugural ceremony, which starts with a wreath laying ceremony at Arlington Cemetery on Jan. 19 that will be attended by both Trump and Vice president-elect Pence.

A "make America great again" celebration and concert will ensue at the Lincoln Memorial later that day.

After the traditional swearing-in ceremony at the U.S. Capitol and inaugural parade down Pennsylvania Avenue on Friday, Jan. 20, Trump is set to attend two official inaugural balls as well as a ball dedicated to the military.

"President-elect Trump is committed to unifying our country as we once again celebrate the foundation of our American system and the peaceful transfer of power," said Thomas Barrack, chairman of the inaugural committee. "The 2017 inaugural celebrations will reflect President-elect Trump's eagerness to get to work in order to make our country safer and stronger."

The official inauguration schedule is below.

58th Presidential Inaugural Schedule of Events

Thursday, January 19, 2017

Wreath Laying Ceremony

Arlington National Cemetery

Make America Great Again! Welcome Celebration

Lincoln Memorial

Ticket required for special viewing areas.

No ticket required for general public viewing areas.

Friday, January 20, 2017

Inaugural Swearing-in Ceremony

U.S. Capitol

Inaugural Parade

Pennsylvania Avenue

Ticket required for special viewing areas.

No ticket required for general public viewing areas.

Inaugural Balls

Ticket required – limited availability.

Saturday, January 21, 2017

National Prayer Service

Washington National Cathedral

By Sarah Westwood (@sarahcwestwood)

Source: washingtonexaminer.com

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Las canciones de piedras

canciones de piedras Fidel Castro

Tropecé de nuevo y con la misma piedra… Así reza la canción popularizada por Julio Iglesias, y ahora que el muy inteligente Fidel Castro está en un seboruco metido, el pueblo de Cuba se ve obstaculizado por igual en su camino a la libertad por otra piedra en el zapato. Los longevos Castros siguen entorpeciendo a un pueblo que sin ellos estaría hoy disfrutando del Capitalismo del Siglo 21, en vez de vivir soportando literalmente carretillas y carretones que les pasan lentamente por calles llenas de piedras y buracos, tirados por caballos en pleno siglo 21, con la gente en bicitaxis o a pie o hasta en “camellos”.

Raúl Castro se esmera en mantener el status quo que asegura primeramente su supervivencia física y luego la de su familión. Todo esto apoyado en  generales, quienes en general no tienen nada de ideólogos, más bien son “bisneros” que le sacan jugo hasta las piedras.

En Cuba todo está hecho tierra, luego entonces solo queda arena que alquilar a los turistas, y en el turismo de EE.UU. se basa la gran esperanza de estos terratenientes o terra-generales. Los hoteles los “manichean” esto jeníraros, donde el servicio de cama es por parte de un graduado universitario en busca de dólares, y la compañera revolucionaria puede ir incluida en el servicio de cama. “De piedra ha de ser la cama, de piedra la cabecera, y mujer que a mi me quiera, ha de quererme de veras” decía antes la canción, pero hoy no tiene que quererme de veras, siempre que el compañero revolucionario me haya puesto una piedra con ella por un módico precio.

“Yo no quiero piedra en mi camino… déjame en paz” cantaba Rolando La Serie, pero la felicidad terrenal de los cubanos sigue entorpecida por esta piedra en los riñones que llevamos los cubanos, dolor equivalente a un parto.

Pero es que no parte el que tiene que partir, excepto por el último partido que está metido en el ceboruco. Pero el partido que nos ha partido nos sigue sin partidos políticos y sin repartirnos parte de lo que nos pertenece. Reparte golpes a las Damas, eso sí.

En Cuba no hay reparto de riquezas, como quieren los izquierdistas en EE.UU., y no se fabrica reparto alguno desde hace décadas, y desde luego en Navidad no hay reparto de juguetes ni de cenas de Noche Buena. El Partido lo ha partido todo.

“Pico y pala, pico y pala, compañeeero” es la consigna de otra canción que nos indica el singular objetivo de todo cubano hoy, quitar del camino la pesada piedra que es Raúl Castro. ¿Y cómo se hace esto?

“Dadme un punto de apoyo y una palanca y moveré el mundo” dijo Arquímides. Hace falta un punto fuerte e inmóvil y una palanca fuerte que mueva la piedra que abra el camino a la libertad.

El punto fuerte e inmóvil tiene que ser el exilio cubano, fuerte en convicciones e inmóvil en su fe en la libertad de Cuba (demostrado en las elecciones del 2016 que reafirmó a todos los candidatos que no quieren estar “sin embargo” si no todo lo contrario, que quieren línea dura.

La palanca tiene que ser la influencia, “la palanca” como se dice en cubano, que tenga ese exilio en Mr. Trump, de tal manera que éste le eleve los problemitas que tiene Castro hoy al nivel de grandes problemas, y éste último (ojalá que sea el último), viendo que cuanto más les suben más le dolerá la caída, decida salir volando como lo hizo el penúltimo dictador cubano cuando vio que EE.UU. no le podía “resolver” su problema.

Mr. Trump, si es tan hábil como se dice, tendría que separar a Raúl Castro de los generales, que los generales vean que pueden hacer business con el magnate, pero con una sola estipulación pétrea, que no entre en el negocio Mr. Castro. En el momento que estos mercaderes se tornen en picapiedras, meter a Raúl en un vuelo a Galicia no resulta tan improbable (Honduras con su Constitución pétrea metió al vaquero en el avión en su pijama con sombrero y todo).

Ya la palabra de orden no es juntarnos, como decía Martí, la palabra de orden es “presión” o sea, mantener la presión y no ceder ni cejar en una sola meta, la de aislar al déspota de su grupo de apoyo, como hace el depredador cuando ataca una manada de cebras.

Y ya, incluso antes de llegar a la Casa Blanca, el equipo de transición de Trump ha elevado a cuatro cubano-americanos a puestos clave en su administración.

El punto de apoyo está in situ en Miami y la palanca comienza a elevarse en Washington. La jugada está cantada.

Fuente del artículo FACECUBA.ORG, publicado por Modesto Arocha

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Trump dispuesto a cambiar la política de Obama hacia Cuba

cubans for Trump

La postura del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, hacia Cuba puede intuirse desde sus declaraciones en plena campaña presidencial, hasta sus más recientes críticas al castrismo, a raíz de la muerte el pasado 25 de noviembre del hombre que rigió los destinos de Cuba por más de medio siglo.

Cuando visitó la sede de la Brigada 2506, prometió a los veteranos de la fallida invasión a Cuba por Bahía de Cochinos en 1961 luchar por restaurar la democracia en Cuba.

"No los defraudaré", dijo a los exiliados cubanos que sueñan desde hace décadas con una Cuba libre.

Meses después, la muerte de Fidel Castro provocó en el presidente electo profundas críticas al régimen cubano y a la figura del dictador.

"El día de hoy, el mundo registra la desaparición de un dictador brutal que oprimió a su propio pueblo durante casi seis décadas. El legado de Fidel Castro es uno de fusilamientos, expoliación, sufrimiento inimaginable, pobreza, y la negación de los derechos humanos fundamentales”.

"Si bien Cuba sigue siendo una isla totalitaria, espero que el día de hoy marque un alejamiento de los horrores soportados por demasiado tiempo, hacia un futuro en el cual el maravilloso pueblo cubano finalmente viva en la libertad que tanto merece.

"Aunque no se pueden borrar las tragedias, las muertes y el dolor causados por Fidel Castro, nuestro gobierno hará todo lo posible para asegurar que el pueblo cubano pueda finalmente iniciar su camino hacia la prosperidad y la libertad.

Me uno a los numerosos cubanoamericanos que me respaldaron tan admirablemente durante la campaña presidencial, incluyendo a la Asociación de Veteranos de la Brigada 2506, que me brindó su apoyo con la esperanza de que un día no lejano podamos ver a una Cuba libre".

El 28 de noviembre dejó clara su disposición de culminar la política de normalización iniciada por la administración Obama si La Habana no cambia su postura:

"Si Cuba no está dispuesta a hacer un acuerdo mejor para el pueblo cubano y los cubano-estadounidenses en su conjunto, pondré fin al acuerdo", escribió en Twitter, confirmando algo que había anunciado desde su campaña cuando prometió que "revocaría" las medidas ejecutivas de Obama si no eran restauradas "las libertades en la isla".

Un día después su equipo declaró en un comunicado que la liberación de presos políticos, el retorno de fugitivos de la Justicia estadounidenses y la libertad política y religiosa serán las prioridades para Cuba del próximo presidente de EE.UU.

"El presidente electo quiere ver libertad en Cuba, para los cubanos, y un buen trato para los estadounidenses, en el que no nos tomen por tontos", dijo su portavoz Jason Miller en una conferencia telefónica con periodistas.

Hasta el momento ha nombrado a varios cubanoamericanos en puestos importantes de su equipo de transición: John Barsa, Carlos E. Díaz-Rosillo, Mauricio Claver-Carone e Yleem Poblete, hecho que los analistas valoran como un adelanto en su promesa de apretar las tuercas al régimen castrista.

Con los republicanos en control de las dos cámaras del Congreso, las posibilidades de que el Poder Legislativo inicie el desmontaje del enmarañado legal del embargo se torna cada día más remoto.

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Otra vez "la embajada americana"

embajada americana de EEUU en Cuba Fotos

Así fue la ceremonia de reapertura de la Embajada de EEUU en Cuba

El edificio frente al litoral habanero, escenario de la guerra fría, retomó el carácter de embajada en una emotiva ceremonia protagonizada por el Secretario de Estado, John Kerry el 14 de agosto de 2015.

El lunes 20 de julio del 2015 la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana anunció su conversión en embajada en un comunicado. La bandera de EEUU no se izó hasta la ceremonia formal que encabezó el Secretario de Estado, John Kerry en agosto de ese mismo año.

El Gobierno de Cuba se refirió todos estos años al edificio inaugurado en 1953 como "la SINA" por las siglas de Sección de Intereses de Norteamérica. Con el gradual deshielo entre los dos Gobiernos, y la bandera de las barras y las estrellas ondeando en el Malecón habanero, la emblemática estructura volvió a ser para los cubanos simplemente "la embajada americana".

Numerosas personas se concentraron en los alrededores de la embajada, detrás de barreras de seguridad, muchas de ellas portando banderitas de ambos países. Entre los invitados a la ceremonia en la embajada estuvieron las personalidades que han apoyado el acercamiento entre ambos países.

En el discurso inaugural el 14 de agosto de 2015, el Secretario de Estado reconoció:

"Permítanme ser muy claro: El establecimiento de relaciones diplomáticas normales no es algo que un Gobierno hace como un favor a otro; es algo que dos países emprenden conjuntamente cuando los ciudadanos de ambos países se van a beneficiar. Y, en este caso, la reapertura de nuestras embajadas es importante en dos niveles: de pueblo a pueblo, y de Gobierno a Gobierno.

Primeramente, creemos que es útil para nuestras naciones aprender más una de la otra, conocernos más. Es por eso que nos entusiasma que los viajes de Estados Unidos a Cuba se hayan incrementado 35% desde enero y continúen aumentando. Nos alienta que cada vez más compañías estén explorando aquí proyectos comerciales que crearán oportunidades para el creciente número de emprendedores cubanos; y nos entusiasma también que las firmas de Estados Unidos estén interesadas en ayudar a Cuba a expandir sus telecomunicaciones y sus conexiones a internet, y que el Gobierno aquí haya prometido recientemente crear decenas de puntos más baratos de Wi-Fi.

También queremos reconocer el papel especial que la comunidad cubanoamericana está desempeñando para establecer una nueva relación entre nuestros países. Y, de hecho, tenemos hoy con nosotros a representantes de esa comunidad, de los cuales algunos nacieron aquí y otros en Estados Unidos. Con sus fuertes lazos culturales y familiares, ellos pueden aportar mucho al espíritu de cooperación bilateral y progreso que deseamos crear, del mismo modo que han aportado mucho a sus comunidades en su país adoptivo.

La restauración de lazos diplomáticos también hará más fácil la cooperación entre nuestros Gobiernos. Somos, después de todo, vecinos; y los vecinos siempre tienen muchas cosas que discutir en áreas como la aviación civil, política migratoria, preparación para desastres; protección del medio ambiente marino, cambio climático global y otros asuntos más difíciles y complicados. Tener relaciones normales facilitará que conversemos y el diálogo puede profundizar la comprensión, aun cuando sabemos muy bien que no estaremos de acuerdo en todo."

Un poco de historia...

El edificio formó parte de una serie de embajadas diseñadas por prominentes arquitectos de la época a petición del Departamento de Estado, tras la segunda Guerra Mundial. El clima de posguerra definió el estilo modernista del proyecto, destinado a inspirar al mundo a seguir a Estados Unidos en la búsqueda de la prosperidad.

Solo ocho años pudo disfrutar el cuerpo diplomático estadounidense la nueva embajada frente al litoral habanero. En enero de 1961, el presidente Dwight D. Eisenhower rompió relaciones con el régimen de Fidel Castro, tras acusaciones de que la embajada era usada como base de espionaje.

El personal diplomático de Suiza quedó, entonces, encargado de salvaguardar la estructura. La agencia Swissinfo recordó cómo el embajador suizo Emil Anton Stadelhofer tuvo que esforzarse entre 1963 y 1964 para impedir que Fidel Castro convirtiera el edificio en sede del Ministerio de la Pesca.

En junio de 1977, como parte de un acercamiento con el Gobierno de Cuba del presidente Jimmy Carter, la antigua embajada fue reabierta como Sección de Intereses de Estados Unidos, bajo protectorado de la embajada suiza. Asimismo, la que fuera embajada de Cuba en Washington reabrió como Sección de Intereses de Cuba, bajo la protección de la embajada de Checoeslovaquia.

Retomó su caracter de embajada después de 38 años de haber funcionado como Oficina de Intereses.

Escenario de la guerra fría

El edificio ha sido en estos años una especie de imán de los resentimientos del régimen castrista contra Estados Unidos. Un batallón especial de la PNR se encarga de la custodia de la sede diplomática. El 19 de abril de 1980, frescos aún los sucesos de la Embajada del Perú, Fidel Castro encabezó la primera de sus llamadas "marchas combatientes" ante la misión.

El 2 de mayo de ese año, unas 700 personas se congregaron frente al edificio para preguntar por su salida del país. Una famosa filmación muestra cómo individuos armados con palos reprimen a golpes a las personas que intentaban entrar. Según varias fuentes, los represores fueron reclutados por el régimen en escuelas y centros de trabajo. La Sección abrió las puertas a unos 300 a 400 de los congregados para librarles de la golpiza.

Las “marchas combatientes” se reactivaron en 2000 para reclamar la devolución a Cuba del balserito Elián González, encomendado a sus familiares en Miami luego de que su madre pereciera en el mar. Ese año el Gobierno de la isla ordenó construir en los terrenos aledaños a la sede del antiguo parque 4 de Julio (un homenaje a la Independencia de Estados Unidos), la llamada Tribuna Antiimperialista.

En la Navidad del 2004, bajo la Administración del presidente George W. Bush y siendo jefe de misión James Cason, se colocó en el exterior del edificio, entre los adornos navideños, un visible número 75, en alusión a los 75 opositores y periodistas independientes encarcelados durante la ola represiva de marzo del 2003 conocida como "Primavera Negra". En 2006 se desplegó en los pisos superiores de la Sección un cartel electrónico que presentaba en español noticias y mensajes sobre los Derechos Humanos y otros temas, censurados en la isla. El Gobierno cubano no demoró en instalar 130 astas con banderas negras para bloquear la visibilidad de los mensajes.

​La instalación diplomática se encuentra fuertemente custodiada en su perímetro por guardias cubanos y sólo se permite el acceso después de varios controles, algo que Washington ha tratado de cambiar en sus recientes negociaciones con La Habana. Ni siquiera los transeúntes pueden caminar por la acera que rodea a la estructura.

Un parque cercano a la embajada, en la confluencia de las calles Calzada y K, frente a la antigua funeraria Rivero, se ha hecho famoso por la cantidad de cubanos que diariamente se reúnen allí en espera de ser entrevistados para visas de visita temporal o para emigrar a Estados Unidos. La carga emocional que allí se concentra ha hecho que se le conozca como "el Parque de los Lamentos" o "de los Suspiros".

Artículo de Álvaro Alba publicado en Martí Noticias

Álvaro Alba

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Otros artículos

Por WESTERN JOURNAL EN ESPAÑOL
1-600-boletas-por-correo-aparecen-sorpresivamente 1,600 boletas por correo aparecen sorpresivamente. Fiasco de votación por correo: 1.600 boletas no contadas descubiertas meses después de las elecciones. ¿Necesitas otra razón para preocuparte por la votación por correo en las...
Por Patria de Martí
invitacion-simposio-eeuu-sublevacion-marxista-y-elecciones Patria de Martí Se complace en invitarlos al Simposio remoto EE UU: sublevación marxista y elecciones Los EE UU está en medio de una insurrección marxista abierta desde mayo de este año. El proyecto liberticida de la...
Por Alberto Roteta Dorado
covid-19-maratonica-carrera-por-una-vacuna-i COVID-19, Maratónica carrera por una vacuna (I). No son los políticos, líderes de grupos y organizaciones, gobernantes y presidentes de naciones, instituciones no científicas, etc., quienes deben tomar decisiones. Santa...
Por Contando estrellas outono.net/elentir
la-estrategia-comunista-actual-se-conocia-desde-la-urss La estrategia comunista actual se conocía desde la URSS. Un profético artículo de la revista ‘Ejército’ en 1988 sobre la subversión de extrema izquierda. La revista del Ejército Español alertó sobre la estrategia que impulsaba...

Subscríbete a Patria de Martí