Patria de Martí Artículos y Ensayos

Del Marxismo Estatal al Marxismo Cultural I de III. I- Antonio Gramsci. Origen del Marxismo Cultural

Antonio Gramsci

Antes que nada es preciso definir. El marxismo estatal es conocido de sobra. Se basaba en la hipótesis marxista del historicismo según el cual la historia atraviesa por ciclos inevitables de los cuales el comunismo es el final. Para llegar a dicho resultado se impone la lucha de clases, la destrucción de la sociedad civil existente, y la dictadura del proletariado como pasos previos a la sociedad utópica y paradisíaca que prometía.
El resultado es conocido. Concentración del poder en pocas manos y la creación de una nueva clase tiránica y aprovechada hasta límites insospechados pues llega al genocidio para mantenerse en el poder.  

I- Antonio Gramsci. Origen del Marxismo Cultural

La violencia estalinista del Marxismo era su punto flaco. Antonio Gramsci comunista italiano lo entendió así comprendiendo que ese sistema no prosperaría en la Europa occidental. Era necesario transformar la sociedad civil existente en forma paulatina en vez de destruirla de un solo golpe. Para ello desarrolló el principio de la hegemonía cultural mediante la cual la clase proletaria desecharía las ideas que impedían el desarrollo del marxismo. Esto suponía cambiar radicalmente el concepto de familia, de nación estado, y de religión.  

Las tres constituían obstáculos importantes al desarrollo del comunismo como única doctrina política de alcance mundial. La familia estorbaba porque como célula básica de la sociedad tenía en su seno un principio de autoridad que competía con la autoridad absoluta del estado que a su vez pretendía la educación de los niños con exclusividad pues de ellos surgiría el hombre nuevo comunista. La nación estorbaba porque el concepto de patria diferenciada se oponía al objetivo mundial de un comunismo que uniría bajo un solo régimen a todo el planeta. La religión estorbaba porque al postular una idea trascendente de la vida constituía un obstáculo insalvable al mito de la felicidad absoluta en la tierra y al ateísmo como corolario de dicho principio.

Gramsci (1891-1937) se dedicó a crear un sistema que plasmó en sus obras, por cierto escritas en la prisión donde fue confinado por Mussolini. Para Gramsci la clase capitalista controlaba la hegemonía cultural mediante su énfasis en las categorías mencionadas que eran aceptadas y acogidas por los proletarios haciendo difícil su captación por el marxismo. Pensaba que el poder no se mantendría exclusivamente por la coerción y el control de la economía, era preciso crear una ideología aceptable de modo que existiese un consentimiento social. De esta forma la hegemonía se convertiría en coacción consentida. No obstante cuando fuese necesario, la máscara del consentimiento se quitaría para revelar el puño de la autoridad.  

Para lograr una cultura proletaria la educación sería base indispensable. La pedagogía proletaria se desarrollaría mediante el intelectual orgánico que preferentemente vivIría con el pueblo (El Community Organizer de Alinsky es solo la versión americana del concepto). Naturalmente infiltrar las universidades constituía objetivo importante pues era preciso colocar profesores que sembrasen conceptos ya que también se utilizarīan figuras de influencia, previamente captadas, que repitiesen los conceptos puestos en boga.  

No era necesario que fuesen intelectuales formados o coherentes en teoría política con tal de que dijesen lo conveniente. Artistas conocidos, deportistas, personas cultas en otras disciplinas pero ignorantes en política aunque suficientemente vanidosos para sentirse centros de atención, lo cual los hacía fáciles de captar pues respondían bien a la adulación. (Que haya tantos artistas, deportistas y demás diciendo sandeces sobre temas que no dominan no es casualidad).  

Para Gramsci la función histórica del proletariado era crear una sociedad que en su momento lograría la desaparición del Estado civil pues la sociedad por sí misma sabría cómo regularse. (En el mundo actual esta utopía se refleja en la obsesión regulatoria del Estado moderno tal como hoy se observa en la Unión Europea y ahora en los Estados Unidos).

Pero como la sociedad civil moderna es muy compleja Gramsci recomendaba una guerra de maniobra paulatina de modo que no se corriera el riesgo de una contrarrevolución.  

Gramsci murió en prisión en 1937 y no pudo plasmar sus ideas en la práctica ni desarrollarlas en detalle pero sembró el germen del Marxismo ideológico con visos de intelectualidad, un Marxismo que infiltra la cultura y la capta sin mostrar la mano dura excepto cuando pueda hacerlo sin provocar la contrarrevolución. En esto se mostró clarividente aunque sus ideas tenían un fallo: Un proceso largo eventualmente es detectado y combatido por personas con preparación que lo combatirán también con ideas. Eso ha sucedido y continuará sucediendo con mayor intensidad.  

(Continuará con la versión actualizada de Gramsci hoy muy de moda: Del Marxismo Estatal al Marxismo Cultural. II- La escuela de Frankfurt ) Del Marxismo Estatal al Marxismo Cultural III de III. Estado Actual y Futuro. Reflexión sobre Cuba

 

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Trump´s Inaugural Speech (Video en Español)

Trump´s Inaugural Speech

Chief Justice Roberts, President Carter, President Clinton, President Bush, President Obama, fellow Americans, and people of the world: thank you.

We, the citizens of America, are now joined in a great national effort to rebuild our country and to restore its promise for all of our people.

Together, we will determine the course of America and the world for years to come.

We will face challenges. We will confront hardships. But we will get the job done.

Every four years, we gather on these steps to carry out the orderly and peaceful transfer of power, and we are grateful to President Obama and First Lady Michelle Obama for their gracious aid throughout this transition. They have been magnificent.

Today’s ceremony, however, has very special meaning. Because today we are not merely transferring power from one Administration to another, or from one party to another – but we are transferring power from Washington, D.C. and giving it back to you, the American People.

For too long, a small group in our nation’s Capital has reaped the rewards of government while the people have borne the cost.

Washington flourished – but the people did not share in its wealth.

Politicians prospered – but the jobs left, and the factories closed.

The establishment protected itself, but not the citizens of our country.

Their victories have not been your victories; their triumphs have not been your triumphs; and while they celebrated in our nation’s Capital, there was little to celebrate for struggling families all across our land.

That all changes – starting right here, and right now, because this moment is your moment: it belongs to you.

It belongs to everyone gathered here today and everyone watching all across America.

This is your day. This is your celebration.

And this, the United States of America, is your country.

What truly matters is not which party controls our government, but whether our government is controlled by the people.

January 20th 2017, will be remembered as the day the people became the rulers of this nation again.

The forgotten men and women of our country will be forgotten no longer.

Everyone is listening to you now.

You came by the tens of millions to become part of a historic movement the likes of which the world has never seen before.

At the center of this movement is a crucial conviction: that a nation exists to serve its citizens.

Americans want great schools for their children, safe neighborhoods for their families, and good jobs for themselves.

These are the just and reasonable demands of a righteous public.

But for too many of our citizens, a different reality exists: Mothers and children trapped in poverty in our inner cities; rusted-out factories scattered like tombstones across the landscape of our nation; an education system, flush with cash, but which leaves our young and beautiful students deprived of knowledge; and the crime and gangs and drugs that have stolen too many lives and robbed our country of so much unrealized potential.

This American carnage stops right here and stops right now.

We are one nation – and their pain is our pain. Their dreams are our dreams; and their success will be our success.  We share one heart, one home, and one glorious destiny.

The oath of office I take today is an oath of allegiance to all Americans.

For many decades, we’ve enriched foreign industry at the expense of American industry;

Subsidized the armies of other countries while allowing for the very sad depletion of our military;

We’ve defended other nation’s borders while refusing to defend our own;

And spent trillions of dollars overseas while America’s infrastructure has fallen into disrepair and decay.

We’ve made other countries rich while the wealth, strength, and confidence of our country has disappeared over the horizon.

One by one, the factories shuttered and left our shores, with not even a thought about the millions upon millions of American workers left behind.

The wealth of our middle class has been ripped from their homes and then redistributed across the entire world.

But that is the past. And now we are looking only to the future.

We assembled here today are issuing a new decree to be heard in every city, in every foreign capital, and in every hall of power.

From this day forward, a new vision will govern our land.

From this moment on, it’s going to be America First.

Every decision on trade, on taxes, on immigration, on foreign affairs, will be made to benefit American workers and American families.

We must protect our borders from the ravages of other countries making our products, stealing our companies, and destroying our jobs. Protection will lead to great prosperity and strength.

I will fight for you with every breath in my body – and I will never, ever let you down.

America will start winning again, winning like never before.

We will bring back our jobs. We will bring back our borders. We will bring back our wealth.  And we will bring back our dreams.

We will build new roads, and highways, and bridges, and airports, and tunnels, and railways all across our wonderful nation.

We will get our people off of welfare and back to work – rebuilding our country with American hands and American labor.

We will follow two simple rules: Buy American and Hire American.

We will seek friendship and goodwill with the nations of the world – but we do so with the understanding that it is the right of all nations to put their own interests first.

We do not seek to impose our way of life on anyone, but rather to let it shine as an example for everyone to follow.

We will reinforce old alliances and form new ones – and unite the civilized world against Radical Islamic Terrorism, which we will eradicate completely from the face of the Earth.

At the bedrock of our politics will be a total allegiance to the United States of America, and through our loyalty to our country, we will rediscover our loyalty to each other.

When you open your heart to patriotism, there is no room for prejudice.

The Bible tells us, “how good and pleasant it is when God’s people live together in unity.”

We must speak our minds openly, debate our disagreements honestly, but always pursue solidarity.

When America is united, America is totally unstoppable.

There should be no fear – we are protected, and we will always be protected.

We will be protected by the great men and women of our military and law enforcement and, most importantly, we are protected by God.

Finally, we must think big and dream even bigger.

In America, we understand that a nation is only living as long as it is striving.

We will no longer accept politicians who are all talk and no action – constantly complaining but never doing anything about it.

The time for empty talk is over.

Now arrives the hour of action.

Do not let anyone tell you it cannot be done. No challenge can match the heart and fight and spirit of America.

We will not fail. Our country will thrive and prosper again.

We stand at the birth of a new millennium, ready to unlock the mysteries of space, to free the Earth from the miseries of disease, and to harness the energies, industries and technologies of tomorrow.

A new national pride will stir our souls, lift our sights, and heal our divisions.

It is time to remember that old wisdom our soldiers will never forget: that whether we are black or brown or white, we all bleed the same red blood of patriots, we all enjoy the same glorious freedoms, and we all salute the same great American Flag.

And whether a child is born in the urban sprawl of Detroit or the windswept plains of Nebraska, they look up at the same night sky, they fill their heart with the same dreams, and they are infused with the breath of life by the same almighty Creator.

So to all Americans, in every city near and far, small and large, from mountain to mountain, and from ocean to ocean, hear these words:

You will never be ignored again.

Your voice, your hopes, and your dreams, will define our American destiny. And your courage and goodness and love will forever guide us along the way.

Together, We Will Make America Strong Again.

We Will Make America Wealthy Again.

We Will Make America Proud Again.

We Will Make America Safe Again.

And, Yes, Together, We Will Make America Great Again. Thank you, God Bless You, And God Bless America.

Accessed 1-21-17 from http://www.breitbart.com/live/inauguration-2017-swearing-president-donald-trump/complete-text-of-president-donald-trumps-inaugural-address/

Discurso de Donald Trump en su toma de posesión (español) | Noticiero | Noticias Telemundo:

Discurso inaugural Trump

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Carta contra la impavidez

carta contra la impavidez

Cuando el ex presidente Barack Obama derogó para los migrantes cubanos la ley “pies secos – pies mojados”, que permitía que arribasen a un punto fronterizo de Estados Unidos y sean aceptados como refugiados políticos; obedeciendo no sé a qué intereses, (tampoco me quita el sueño esclarecer esa duda) jamás pensó que mientras él, sentado en su escritorio firmaba el papel existían cientos de corazones viajando a la frontera de su país. Algunos en avión y otros solo con el pensamiento, con la incertidumbre y con la angustia de no saber si podremos o no, pasar al territorio norteamericano con el amparo de esta ley.

Me resulta duro comprender como una ley adscrita y funcional por más de 25 años se caduca en este mes, en este año. ¿Es posible que un premio nobel de la paz nos haga esto? Pensarían cientos de cubanos, de qué paz podemos hablar cuando cerramos fronteras y exiliamos a gente que quiere trabajar, que busca el bienestar del “primer mundo”; cuál es la paz que propugnamos impidiendo la movilidad humana y destrozando el sueño de millones de corazones y las ilusiones expectantes de felicidad.

Es la impavidez expresada en todas estás puertas truncadas por un capricho o por intereses personales ¿no es lo mismo?  No es impasible cuando un medio de comunicación masivo elige pasar la noticia de: como un oso panda en el zoológico de Toronto juega en el invierno, y desecha la nota que devela como los cubanos están varados en el puente de Laredo también en el invierno; no sé en qué agenda de contenidos pesa más el panda que la pobre gente muriendo de frío.

Impavidez es la capacidad de hacer frente a situaciones de peligro o riesgo sin dejarse dominar por el miedo o la angustia, pero es todavía más inconmovible ser el creador e ideario de esas situaciones, algo realmente cruel no angustiarme por los migrantes de todo el mundo, pero si hacerlo pensando en el perro que se hizo popo en las calles de la ciudad, pensar en el toro que matan en las diferentes fiestas taurinas. ¿Y la angustia que tiene una madre cuando su hijo decidió irse a Estados Unidos y lo detuvieron en una cárcel por no tener papeles? Donde está la coherencia nos importa más la vida de los animales que la vida de nuestros coterráneos en el mundo, nuestros paisanos, las personas.

No sé en qué utopía de paz piensan los políticos, pero la que están ejerciendo no está trayendo paz a nuestros corazones ni a nuestra vida, caso contrario, si buscan madres, amigos, novias, hermanos desesperados, angustiados, sin poder dormir porque cerraron la frontera, un aplauso, porque lo consiguieron y lo están haciendo extraordinariamente bien, carcomen no solo la vida del migrante si no veinte o más junto con él o ella.

La sociedad se ha convertido en impávida, ignora a sus integrantes, tiene seres llenos de apatía, indolentes, carentes de pasión de sueños y motivos, y a los hombres y mujeres que se comportan distinto, no como dicta esta sociedad los encierran en centros diseñados para coartar su libertad, les regalan misericordiosamente un minuto para que llamen a sus familias; por suerte son de Centro América y pueden hablar muy rápido porque a mí no me alcanzaría un minuto para expresar todo lo que quiero y siento, si estaría en esa paupérrima situación. Esa es una forma de condenarnos mutuamente.  

¿Qué es mejor entonces, comportarse como migrante yendo tras sus sueños o, como los que los condenan? Es una pregunta que se ha de contestar de forma individual, porque cada sociedad de cada país tiene un grado de teatralidad. Hoy nos dimos cuenta de la de Cuba, por ello tantos cubanos y cubanas queriendo salir de ahí, más tarde veremos la de Ecuador, Venezuela y quien sabe si del imponente Estados Unidos.

¿La sociedad es impávida o nos toma en consideración? ¿Somos verdaderamente importantes, o simplemente hemos logrado moldear perfectamente la máscara que nos dice que seremos recordados?

No soy cubana, resido en el mundo, e intento derrumbar desde las letras esas fronteras que creamos en el pensamiento, ese egoísmo que nos lleva a la impavidez, a la inhumanidad. No pretendo ser una activista política, pero sí quiero llegar a cada mente y corazón que, como yo, tienen un ser que aman detenido, nadie entiende este sufrimiento, tampoco es su deber, pero si pueden tener la opción de conmoverse, afectarse por todo lo que pasa.

Por María Cristina Guzmán

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

El candidato manchuriano y Cuba

Obama el candidato Manchuriano y Cuba

Entre los veinte y seis libros que escribió el novelista norteamericano, Richard Condon, el que más se destacó fue El candidato manchuriano (“The Manchurian Candidate”). Esta obra de suspenso político publicada en 1959 y luego convertida en película en 1962 y también en 2004, tiene cómo trama la elaboración de una conspiración comunista que conlleva el acto de lavarle el cerebro a un individuo capturado y convertido en prisionero de guerra durante la Guerra de Corea, por parte de los servicios de inteligencia chino comunistas y soviéticos. La idea era que una vez que el protagonista principal era insertado en la sociedad estadounidense al concluir el conflicto, éste intentaría materializar los objetivos del comunismo internacional e impactar el poder político en la democracia norteamericana.  

Barack Obama ha sido una versión actualizada, de no ficción y en la vida real, del candidato manchuriano. En el caso del cuadragésimo cuarto presidente de la nación estadounidense, no fue necesario ejecutar un lavado de cerebro para imponer un dogmatismo ideológico antidemocrático. Obama ya poseía suficiente bagaje que nos demuestra, incluso mucho antes de postularse para presidente, que su óptica del mundo era entendida dentro de una mentalización de lucha de clases cuyo recetario metodológico sería la de un socialista fabiano. Su defensa práctica de los valores universales de los derechos naturales y humanos, así como su sostenimiento de la ética democrática han sido antitéticos, medidos por los estándares históricos de los jefes ejecutivos de la democracia más modélica en el mundo.  

Con un enfoque prioritario internacionalista, se propuso en gran medida a transformar el orden mundial en uno donde se le daría (o se le intentaría dar) un lugar de protagonismo mayor y privilegiado a enclaves del despotismo totalitario. Regímenes y movimientos del islamismo radical, como la Hermandad Musulmana y el chiismo fundamentalista de Irán, por ejemplo, encontraron en Obama un aliado sólido. El comunismo en su exégesis post soviético, también halló en éste, un coligado formidable.  

Cuba ha sido su ensayo más emblemático en su intento de rescatar y transformar versiones duras del marxismo-leninismo y facilitar el viaje del mismo a los puertos seguros de la supervivencia. Obama, como fiel intérprete del principio gramsciano y leninista que formulaba que el papel del intelectual y del político era el de asistir a la historia, le extendió al castrocomunismo todo lo que su presidencia imperial le permitió para ayudar a que los déspotas cubanos transitaran a versiones más “light”, como el chino o el vietnamita. Gracias a Dios, esto parece haber fracasado, tal como lo vislumbraron Obama y los Castro. Sin embargo, como fiel adherente a procesos de leyes históricas, el presidente norteamericano saliente, antes de salir, decidió cometer otra violación más del concepto democrático de la división de poderes, y ha intentado abolir con un plumazo ejecutivo, lo que es un acto legislativo que tiene primacía: la Ley de Ajuste Cubano.  

Bill Clinton, cuando emitió su orden ejecutiva de “pies secos, pies mojados” en 1995, limitó la práctica establecida de los EE UU de rescatar a cualquier cubano encontrado en alta mar huyendo del comunismo y de transportarlo hacia la libertad en territorio norteamericano. El ex presidente y esposo de la fracasada candidata presidencial demócrata, siempre fue uno en tramar palabras y conceptos presentando opuestos que, aunque contradijeran los hechos, siempre encontraba salidas percibidas como racionales pese a su real condición. El fenómeno de “pies secos, pies mojados” ha sido una de esas falacias vendidas en los EE UU como un “logro”, cuando en realidad sólo significó en la práctica, el extenderle un pretexto para convertir a los EE UU en un agente de facto de la guardia costera castrista.  

Esa orden ejecutiva, la famosa y mal entendida “pies secos, pies mojados”, es la que Obama neutralizó con su orden ejecutiva. La lectura que se le está dando y la extensión de ésta en el ámbito de la política inmigratoria más integradora de los EE UU hacia los cubanos que buscan la libertad, sólo se puede admitir si se acepta el léxico obamista añadido en su acción administrativa y contradictoria a las normas y las funciones de lo que constituye una acción ejecutiva. La intención de darle a esta maniobra de Obama un carácter legislativo, debería de ser retada en los tribunales estadounidenses.  

Mientras la nueva administración decide qué curso tomar con este acto imperial y vergonzoso de Obama, la vida de todos los cubanos que están en terceros países en ruta a los EE UU recae sobre los hombros de éste. Cuando Obama le extendió el reconocimiento diplomático a la dictadura castrista, pronunció públicamente que no cambiaría la política inmigratoria de la nación estadounidense hacia los cubanos. Gran parte de los que están en ese estado ahora convertido en uno de limbo, tomaron la decisión basado en las normas existentes en los EE UU y avaladas expresamente por su presidente. Fiel a su trayectoria de mentir sobre las mentiras, traicionó otra vez más a Cuba y a la tradición norteamericana de dar amparo al que busca libertad y de defender ésta como un valor inalienable. La explicación de por qué Obama ha sido tan mentiroso, e. g., el canje Gross-espías, el defender los DD HH, las cifras del comercio, etc., yace en la verdad desnuda de su moralidad política-ideológica.  

Obama realmente no cree que es inaceptable lo que hay en Cuba hoy, ni mucho menos el modo que un grupo de facinerosos ejercen el poder político ahí. Podrá discrepar y estaría dispuesto a debatir cerebralmente sobre diferencias en los detalles de la operación y el uso del mismo, pero jamás sentiría repugnancia al contemplar como atropellan a los cubanos en pleno día, todos los días. La realdad fehaciente es que las diferencias entre Obama y el castrocomunismo, es la de un socialista fabiano y un marxista. ¡Qué horror si Obama le hubiera tocado gobernar sobre un país con instituciones democráticas menos enraizadas!

   

Libro Democratización en Cuba: Un manual conciso ►

Dictaduras y Sus Paradigmas I ►

Dictaduras y sus paradigmas II ►

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Otros artículos

Por EL MUNDO
protestas-masivas-en-todo-argentina-para-frenar-kirchnersocialismo Protestas masivas en todo Argentina para frenar kirchnersocialismo, certificaron este lunes el descontento de amplias franjas de la población con el gobierno de Alberto Fernández. Las protestas masivas en Argentina...
Por La Gran Época
trump-ha-elaborado-un-paradigma-nuevo-en-medio-oriente Trump ha elaborado un paradigma nuevo en Medio Oriente. En una jugada sorprendentemente inesperada, el presidente Donald J. Trump ha puesto en marcha la última semana no uno, sino dos acuerdos de paz históricos entre...
Por Patria de Martí
invitacion-simposio-eeuu-sublevacion-marxista-y-eleccionesTransmisión EN VIVO: Patria de Martí Se complace en invitarlos al Simposio remoto EE UU: sublevación marxista y elecciones Los EE UU está en medio de una insurrección marxista abierta desde mayo de este año. El proyecto...
Por Diario Las Américas
eeuu-y-el-riesgo-de-una-guerra-civil EEUU y el riesgo de una guerra civil. ¿A las puertas de una insurrección social? Para el analista republicano Frank Rodríguez, en una democracia como Estados Unidos siempre se ha respetado que cada cual tenga sus opiniones,...

Subscríbete a Patria de Martí