El Día del Trabajo en Estados Unidos

el dia del trabajo en Estados UnidosEl Día del Trabajo en Estados Unidos.

Cada primer lunes de septiembre, Estados Unidos celebra el Día del Trabajo. Es un día festivo federal desde 1894 y honra, no sólo al movimiento obrero, sino a todos los que contribuyen con su trabajo y esfuerzo a hacer mejor a Estados Unidos. Este día que, tradicionalmente, cierra la temporada de verano tiene un comienzo controvertido. Esto se explica mejor cuando uno se plantea por qué la mayoría de los países del mundo celebran su versión de un día dedicado a la fuerza de trabajo el 1 de mayo.

Cinco alemanes, un germano-americano, un inglés y un antiguo soldado confederado americano, todos ellos anarco-socialistas, son la razón de la celebración del día del trabajador el 1 de mayo en la mayor parte del mundo. Sus nombres eran August Spies, Albert Parsons, George Engel, Adolph Fischer, Louis Lingg, Michael Schwab, Oscar Neebe y Samuel Fielden. El movimiento socialista estaba muy entrelazado con el anarquismo y las organizaciones sindicales. La obsesión del socialismo por dominar a todos los grupos de trabajadores, algo muy visible en el siglo XIX, fue de hecho parte integrante de la estrategia del comunismo soviético para la hegemonía mundial. 

Subscribete al boletin de noticias banner 600x44
 

Algunas huelgas de los trabajadores industriales en la década de 1880 en Estados Unidos buscaban, no sólo mejoras en el lugar de trabajo y leyes laborales estructurales, sino el derrocamiento del sistema capitalista. El movimiento obrero americano de aquella época estaba muy impregnado de socialistas, anarquistas y comunistas. Muchos de ellos eran inmigrantes, sobre todo de Alemania. La International Working People’s Association (IWPA), dirigida por Spies y Parsons, era una organización anarco-socialista que perseguía expresamente una revolución “obrera”. Spies era el editor del periódico en alemán Die Arbeiter-Zeitung. Se dirigía a los residentes alemanes de Chicago. Parsons, el americano y antiguo soldado confederado, era el editor de Alarm, el complemento en inglés de la publicación de Spies. Ambos periódicos fueron importantes agentes de proselitismo para el grupo anarco socialista, que contaba con más de cinco mil miembros.

La Federation of Organized Trades and Labor Unions (más tarde conocida como la Federación Americana del Trabajo) organizó una manifestación masiva el 1 de mayo de 1886 para apoyar a los trabajadores en huelga de la McCormick Harvesting Machine Company (McCormick Harvesting) de Chicago, un gran fabricante de maquinaria agrícola, donde los empleados exigían una jornada de ocho horas. La IWPA se unió a la protesta. Como la directiva de McCormick Harvesting había contratado a una mano de obra alternativa para sustituir a los trabajadores en huelga (llamados peyorativamente “esquiroles”), se organizó otra protesta para el 3 de mayo.

En la planta de McCormick Harvesting, en el día previsto para la manifestación, se produjo un enfrentamiento enorme entre la turba de unos ocho mil trabajadores y una fuerza policial superada en número (doce agentes antes de que llegaran los refuerzos) que defendía a los rompehuelgas y la propiedad. Steven L. Danver relata en Revueltas, protestas, manifestaciones y rebeliones en la historia de Estados Unidos, ejemplos del carácter sedicioso de los manifestantes obreros. Fritz Schmidt, un socialista del Sindicato Central del Trabajo, por ejemplo, comenzó a hacer llamamientos a la violencia y al asalto de la fábrica McCormick. En su discurso, Schmidt afirmó que “la revolución violenta era la única cura por los males de los trabajadores, los animó (a los manifestantes) a destruir la fábrica McCormick y a disparar a los policías si intentaban detenerlos”.  

Mientras los huelguistas y manifestantes se dirigían a la planta de McCormick, los rompehuelgas salían del trabajo. Fueron recibidos con ladrillos y violencia. Cincuenta de los matones radicales irrumpieron en el recinto de la fábrica, saquearon la casa del portero e intentaron entrar. Afortunadamente, se lo impidieron cuando llegó la pequeña fuerza de doce policías. Los huelguistas que protestaban y la turba estaban armados. En cuestión de minutos, se produjeron cientos de disparos en todas las direcciones. Cuando llegaron los refuerzos policiales de doscientos agentes más, la multitud se dispersó. Al final, sólo hubo dos muertos, pero muchos heridos. El incidente en McCormick Harvesting fue el preludio de un acontecimiento más explosivo, el motín de Haymarket Square.

En el editorial del 4 de mayo de Die Arbeiter-Zeitung, Spies llamaba a los trabajadores a la revuelta y afirmaba que, según Danver, “la historia había demostrado que toda la propiedad privada se aseguraba y mantenía por medios violentos”. El capitalismo, argumentaba el anarco-socialista alemán, había convertido a los trabajadores en “esclavos”. Como reacción a las dos muertes de trabajadores en McCormick Harvester, se convocó una protesta masiva para ese día. Cuando la policía llegó por la noche hacia la conclusión de la protesta y comenzó a dispersar a la multitud, alguien del bando de los manifestantes lanzó una bomba contra el grupo de policías. Comenzaron los disparos de ambos bandos. El resultado fue de siete policías muertos, sesenta heridos, de cuatro a ocho civiles muertos y muchos otros heridos.

Los ocho subversivos anarco-socialistas fueron detenidos, acusados de asesinato, juzgados y declarados culpables. El veredicto del jurado condenó a siete de los agitadores a morir en la horca (uno se suicidó antes y a otro se le conmutó la pena) y a uno se le impuso una condena de quince años que posteriormente fue conmutada. Estos extremistas que abogaban por la caída violenta de Estados Unidos, se convirtieron en mártires de la izquierda mundial.      

En el Primer Congreso de la segunda Internacional de 1889, el sindicalista francés Raymond Lavigne propuso que se celebraran manifestaciones en todo el mundo el 1 de mayo de 1890 para conmemorar la muerte de los anarco-socialistas de Haymarket Square. En esa fecha se produjeron protestas en Estados Unidos, Europa y algunos países de América Latina. En 1891, en el segundo Congreso de la Internacional, el 1 de mayo fue reconocido formalmente como un evento anual de los trabajadores. En los regímenes comunistas, esta fecha se considera políticamente religiosa. 

Antes del motín de Haymarket Square de 1886, existen dos versiones enfrentadas sobre el origen del actual Día del Trabajo en Estados Unidos. Matthew Maguire, secretario del Sindicato Central del Trabajo, y Peter J. McGuire, de la Federación Americana del Trabajo (sin parentesco directo), afirman haber propuesto en 1882 que el primer lunes de septiembre se destinara a la celebración del trabajo. Después de los actos terroristas de aquella primavera de 1886 en Chicago, hubo un duelo de fuerzas entre los sindicatos socialistas, que querían que el 1 de mayo fuera la fecha designada, y los no socialistas que pedían el primer lunes de septiembre.

Grover Cleveland, probablemente el último buen presidente demócrata de Estados Unidos, durante su primer mandato presidencial en 1887, apoyó la fecha de septiembre. Preocupado, con razón, por el hecho de que la conmemoración del 1 de mayo favoreciera al socialismo y al anarquismo, finalmente zanjó el asunto convirtiendo en ley, durante su segundo mandato en 1894, la fiesta federal del trabajo para septiembre. Es irónico que una de las fechas más veneradas por el socialismo (el 1 de mayo) deba su existencia al intento fallido, de un grupo de extrema izquierda, de aniquilar la República americana. Merece la pena celebrar que el trabajo en Estados Unidos es honrado en septiembre y no en mayo. ¡Feliz Día del Trabajo!

© Patria de Martí. Todos los derechos reservados. Publicado originalmente en © El American.

CUBA J M Shiling signature circle red blue🖋️Autor Julio M. Shiling 
Julio M. Shiling es politólogo, escritor, conferenciante, comentarista y director de los foros políticos y las publicaciones digitales, Patria de Martí y The CubanAmerican Voice y columnista. Tiene una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) de Miami, Florida. Es miembro de The American Political Science Association (“La Asociación Estadounidense de Ciencias Políticas”) y el PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio. Sigue a Julio en:

        📚Libros publicados   📺En los medios de comunicaciones   👨‍🏫 Conferencias y Simposios    🎙️Podcast El sumario de Shiling

Subscribete al boletin de noticias banner 600x44

Otros Artículos:

La prisa de Biden por rescatar el castrismo.

La prisa de Biden por rescatar el castrismo. El comunismo cubano (sí, una cleptocracia también puede ser comunista) sigue ejerciendo fielmente el pragmatismo dictatorial, una política institucionalizada en 1959. El espionaje agudo y la promoción de ...

Cómo entender el estancamiento de la presidencia de la Cámara de Representantes en EEUU

Cómo entender el estancamiento de la presidencia de la Cámara de Representantes en EEUU. Read in English 2023 ha comenzado con considerables fuegos artificiales en la política estadounidense. En el momento de escribir estas líneas, se han realiza...

El socialismo pierde y la libertad gana en Perú

El socialismo pierde y la libertad gana en Perú. Read in English La ofensiva dictatorial del Foro de São Paulo (FSP), diseñada por Cuba comunista para extender el socialismo por América Latina, sufrió un gran revés el miércoles 7 de diciembre en Pe...

Un referéndum sobre un régimen posmoderno en USA

Un referéndum sobre un régimen posmoderno en USA. Read in English Las elecciones intermedias de 2022 son un referéndum, no sobre un gobierno de un partido concreto con objetivos políticos contrapuestos, sino sobre un régimen que está decidido a pro...

Estados Unidos sigue fallando a Cuba

Estados Unidos sigue fallando a Cuba. Que hay una dictadura brutal todavía en el poder en Cuba comunista, es un hecho irrefutable. Las expresiones populares de descontento son un hecho cotidiano en la isla. Esto es un signo seguro de que el régime...

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!