Lo que Israel debe hacer

Lo que Israel debe hacerLo que Israel debe hacer

Read in English

Se ha producido la mayor masacre de judíos desde el Holocausto. Si se quiere evitar la repetición de calamidades históricas, el último ataque contra Israel por parte del régimen de Hamás, respaldado por Irán y que controla Gaza como un Estado de facto, debe ser desafiado de manera integral. No son aconsejables los atajos ni las opciones de compromiso limitadas. Esto requerirá una determinación firme por parte del gobierno y el pueblo israelíes para reemplazar el abucheo político y el escarmiento moral (de muchas entidades inmorales) que recibirán por la respuesta justificada que deben dar.

La decisión de invadir Israel no fue simplemente ejecutada por una banda de terroristas islámicos sin escrúpulos. Sí, los invasores eran agentes del terror con adhesión al Islam, pero también son el órgano de gobierno autónomo palestino en Gaza. Las cuestiones de la legitimidad del régimen de Hamás y de si cuentan con el apoyo genuino de los gazatíes palestinos son puntos discutibles. El camino hacia una posible estatalidad palestina, objetivo tácito de los Acuerdos de Oslo (1993-1995) en la búsqueda de una solución de dos Estados, fue una gran oportunidad para demostrar la capacidad de practicar un comportamiento civil. A los dirigentes políticos palestinos se les presentaron mecanismos democráticos de autogobierno localizado. Esta iba a ser una oportunidad importante para poner a prueba su capacidad de vivir en democracia y en coexistencia pacífica con el vecino Israel.

En 2007, se libró una guerra civil de cinco días llamada la Batalla de Gaza entre las dos principales fuerzas políticas palestinas. Por un lado, estaba Al Fatah, partido socialdemócrata moderado (antiguo Movimiento Palestino de Liberación Nacional, facción de la OLP), y por otro Hamás. Los Acuerdos de Oslo establecieron dos zonas autónomas palestinas: Gaza y Cisjordania. Tras la lucha por el poder, Hamás monopolizó el control en Gaza, y Al Fatah abandonó la coalición gobernante en la franja y se marchó a Cisjordania, donde tendría jurisdicción sobre ciudades como Belén, Hebrón y Jericó (entre otras). El primero no reconoce al Estado de Israel. El segundo sí. Además, Hamás y, por consiguiente, el cuasi-Estado de Gaza, no solamente no reconocen la legitimidad israelí, sino que están categóricamente comprometidos con su destrucción. En otras palabras, el régimen de Hamás lleva en guerra contra Israel desde 2006.

 

Existe un análisis rudimentario y defectuoso generalizado dentro del apologismo palestino. La izquierda ha contribuido a propagar la desinformación. Esto es evidente y formó parte de las estrategias marxistas poscoloniales que continúan hasta nuestros días, como se observa en los principales centros urbanos, universidades, medios de comunicación y enclaves culturales de Occidente. La extraordinaria barbarie que Hamás infligió (e inflige) refleja la conducta de sus antepasados. No se trata de un factor de coincidencia, sino de causalidad y diseño.

Hamás está siguiendo el guion práctico establecido por Mahoma. La batalla de Badr (624 d. C.) sentó las bases para la práctica sistemática del terror y la brutalidad severa como estratagema militar. “Infundiré terror en los corazones de los incrédulos. Por tanto, cortadles la cabeza y arrancadles hasta la punta de los dedos” (Corán, 8:12). Este contexto histórico de ese pasaje del libro más sagrado del Islam se refiere a la batalla citada. Otro ejemplo prístino de esta política incrustada de pura crueldad como arma de guerra y subyugación fue la carnicería al por mayor de 600 a 900 judíos Qurayza, una tribu judía que vivía en el norte de Arabia, después de la Batalla de la Trinchera (627 d. C.) al regreso de Mahoma a Medina.

Los defensores de la noción de “Palestina libre” se remiten con frecuencia a la historia para fundamentar su afirmación. Sin embargo, su búsqueda histórica es selectiva y sesgada. ¿De quién es la tierra? ¿Hasta dónde quieres remontarte? La consolidación del poder de Mahoma en la península arábiga condujo a una de las mayores apropiaciones de tierras de la historia por parte de sus seguidores. La cristiandad fue invadida en el año 635 d. C. (3 años después de la muerte de Mahoma) por los mahometanos (o musulmanes). En dos años, las actuales Siria (Damasco), Turquía (Antioquía) y Palestina (Jerusalén) estaban bajo el control de los invasores. A finales del siglo XI, dos tercios del mundo cristiano estaban bajo dominio musulmán. Esto se consiguió mediante la espada, no mediante el consentimiento o la conversión religiosa. La visión romántica de la “coexistencia pacífica” entre cristianos, judíos y musulmanes bajo el dominio islámico se constriñe ingeniosamente. La ocupación militar, los poderes represivos y el terror tienden a promover e imponer un comportamiento “pacífico” entre los subyugados.

Dada la innegable naturaleza históricamente imperialista del musulmanismo, los creyentes y propagandistas pro-Estado palestino y anti-israelíes tienden a preferir fijarse en la historia más reciente para exponer sus argumentos. Por lo general, se trata de la época en la que se planteó por primera vez en la modernidad el debate sobre el establecimiento de una patria judía. Sería alrededor de la Primera Guerra Mundial, cuando las potencias europeas esculpieron el mapa del actual Oriente Próximo. Esto llevó al movimiento “Palestina libre” a un callejón intelectual sin salida.

Las Potencias de la Entente (o Aliados), formadas por el Reino Unido, Francia, la Rusia zarista, Estados Unidos, Italia y Japón, se enfrentaron a las Potencias Centrales, compuestas por Alemania, Austria-Hungría, el Imperio Otomano y Bulgaria. Los Aliados pensaban que para ganar la Primera Guerra Mundial, especialmente antes de que Estados Unidos entrara en el conflicto, el nacionalismo sería una herramienta importante. El Reino Unido abogó firmemente por debilitar el Imperio Otomano (también conocido como Imperio Turco), compuesto por muchos pueblos musulmanes, principalmente árabes.

El creciente antisemitismo y los pogromos en Europa (sobre todo en Rusia) fomentaron el crecimiento del movimiento sionista encabezado por Theodor Herzl en la década de 1880. Consagrados con la idea de establecer el Estado de Israel, entre los Aliados existía el sentimiento de que Estados Unidos vería con buenos ojos el desarrollo de un Estado judío y alimentaría la propuesta. La Declaración Balfour, presentada por Gran Bretaña en 1917, proponía la idea de establecer una patria judía en Palestina, al tiempo que se defendían los derechos civiles y religiosos de los árabes palestinos. El nacimiento del panarabismo también fue producto de la promoción del nacionalismo para infundir rebelión en las tierras árabes bajo dominio turco.

Este capítulo histórico suele ser uno de los favoritos del grupo de cabildeo anti-israelí. Señalan la artificialidad del Estado judío. El Imperio turco controló gran parte del sureste de Europa, Asia occidental y el norte de África entre los siglos XIV y principios del XX. Fue la principal entidad musulmana durante más de seis siglos. La desintegración del Imperio Otomano dio lugar a la edificación de Estados árabes como Arabia Saudí, Siria, Líbano, Irak, Yemen, Kuwait, Baréin y Qatar.

El mapa moderno de Estados árabes fue cincelado a partir de Turquía. Palestina fue incluida en ese troceado. Es importante señalar que Palestina bajo el dominio turco ni siquiera era una entidad administrativa distinta, sino que estaba bajo la jurisdicción de la provincia otomana de Siria, Beirut y, en un momento dado, Constantinopla directamente. Las primeras organizaciones nacionalistas palestinas cuasi políticas aparecieron durante los últimos meses de la Primera Guerra Mundial, con la formación de la “Asociación Árabe Musulmana Cristiana” en noviembre de 1918. El nacionalismo palestino es un fenómeno bastante moderno. ¿Por qué nadie protesta por los derechos de los turcos a recuperar sus territorios? ¿Por qué es justo que ocho países árabes se beneficien del botín de guerra, pero no los judíos? ¿Devolverían Arabia Saudí y los demás Estados árabes posteriores a la Primera Guerra Mundial sus tierras a Turquía si Israel lo hiciera?  

El ascenso del nazismo y las intensas campañas de los líderes nacionalistas judíos aceleraron la prometida fundación del Estado israelí el 14 de mayo de 1948, bajo los auspicios de la ONU. A partir de ese momento y casi inmediatamente, los vecinos árabes hicieron la guerra a Israel. Casi un año antes, el 16 de septiembre de 1947, se formó el Ejército Árabe de Liberación, compuesto por palestinos y voluntarios de los estados árabes. La guerra entre árabes y judíos en Palestina estalló en noviembre de 1947, incluso antes de que se estableciera el Estado israelí. Al día siguiente de declararse la independencia de Israel, los Estados árabes invadieron y declararon la guerra a la recién creada patria judía durante casi 10 meses.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y uno de sus componentes, Fatah (actual órgano de gobierno reformado en Cisjordania), fundado en la década de 1950, llevaron a cabo unas 122 incursiones guerrilleras entre 1965 y 1967. La mayoría tuvieron consecuencias menores. Los dos grandes ataques beligerantes llevados a cabo dentro del territorio israelí tras la guerra de 1948 fueron la Guerra de los Seis Días de 1967 y la Guerra del Yom Kippur de 1973. Ambas fueron contiendas militares breves, pero sangrientas y costosas, en las que Israel se enfrentó a sus vecinos árabes y, a pesar de las enormes probabilidades en su contra, salió victorioso de la coalición árabe.

Debido al fracaso de las intenciones árabes de desmantelar por la fuerza el Estado de Israel, los movimientos nacionalistas palestinos llevaron su guerra de “liberación” a la esfera mundial, atacando principalmente a civiles, israelíes y no israelíes, y estructuras privadas o no políticas. La idea era producir terror, ampliar su buscado estatus de víctima y presionar a los gobiernos occidentales. Ocurrió también otra cosa importante. Los nacionalistas palestinos fueron el conducto que casó formalmente el islamismo con el marxismo.

Muchos nacionalistas árabes se catalogaban a sí mismos como socialistas o, mínimamente, estaban abiertos a las propuestas socialistas. Sin embargo, fueron los palestinos quienes formalizaron y profundizaron los lazos entre los regímenes y movimientos marxistas-leninistas duros y los grupos islámicos radicales. Los palestinos se convirtieron en los abanderados de la Teoría Crítica Postcolonial, una postulación marxista extendida desde la serie de Teoría Crítica tóxica de la Escuela de Frankfurt. Pensadores como Franz Fanon y Edward Said sentaron las bases intelectuales sobre las que las adaptaciones culturales del marxismo emplearían la causa palestina como ejemplo de los agravios poscoloniales.  

La estrecha relación entre la Cuba comunista y la OLP, alimentada durante las décadas de 1960 y 1970, era estratégica. El régimen castrocomunista utilizó el tráfico aéreo y el secuestro de aviones con fines políticos e ideológicos. Los radicales palestinos se convirtieron en maestros de las perversas prácticas del secuestro y el sabotaje aéreos. Entre 1968 y 1977, 29 aviones fueron secuestrados o intentados y frustrados. La liberación negra marxista, la teología de la liberación y otros frentes revolucionarios basados en la identidad habían forjado intrincados lazos con el movimiento palestino, hace tiempo totalmente dominado por líderes de extrema izquierda. No debería sorprender a nadie que grupos extremistas domésticos estadounidenses como Black Lives Matter y Antifa sean, literalmente, portavoces del islamismo y, en particular, de su auxiliar palestino.    

El ataque contra Israel lanzado por Hamás el 7 de octubre no es un acontecimiento localizado. Se empleó el terror, pero el terror no es una persona o un ejército. Es una metodología. El agresor es el islamismo, que cuenta con la complicidad de la extrema izquierda. Hamás fue el agente instrumental. Sin embargo, encarnan una red integrada que procede de dos fuentes terribles. El islamismo no es una religión de paz. Si alguien tiene dudas, que lea el Corán. Teológicamente hablando, es incluso cuestionable si es realmente una religión de base teocrática o si fue una doctrina inventada y estructurada para promover culturalmente la hegemonía de los conquistadores árabes en el siglo VII. El judaísmo y el cristianismo siempre estarán en la lista de destrucción del islam hasta que los musulmanes deconstruyan completamente los llamamientos a la guerra brutal que se encuentran en sus escrituras fundamentales. El adagio marxista que adoptó el islamismo solo ha hecho que la praxis palestina sea más mortífera.

Israel fue atacado porque es una parte importante del taburete de tres patas de la civilización occidental, que es Jerusalén, Atenas y Roma. El fin de Occidente y de las sociedades libres, con su adhesión a los valores judeocristianos, son los objetivos absolutos del fundamentalismo islámico. Israel no únicamente debe derrotar a Hamás; debe dejar de conceder tierras a sus enemigos jurados. Los enemigos de la democracia dentro del mundo libre gritarán y vociferarán. Es de esperar. La izquierda ha trabajado para conseguirlo. Estos son los momentos para recordar y aplicar el espíritu y la determinación del profeta Elías.

© Patria de Martí. Todos los derechos reservados.

🖋️Autor Julio M. Shiling

J M Shiling autor circle white🖋️Autor Julio M. Shiling 
Julio M. Shiling es politólogo, escritor, conferenciante, comentarista y director de los foros políticos y las publicaciones digitales, Patria de Martí y The CubanAmerican Voice y columnista. Tiene una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) de Miami, Florida. Es miembro de The American Political Science Association (“La Asociación Estadounidense de Ciencias Políticas”) y el PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio. Sigue a Julio en:

          twitter X icon   

 📚Libros publicados   📺En los medios de comunicaciones   👨‍🏫 Conferencias y Simposios    🎙️Podcast El sumario de Shiling

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!