¿Tiene Estados Unidos presos políticos?

Tiene Estados Unidos presos politicos¿Tiene Estados Unidos presos políticos?

Read in English

Existe un consenso, en su mayor parte, sobre lo que constituye un preso político. Sin embargo, las inclinaciones ideológicas a menudo se interponen en el camino de una categorización adecuada. Los movimientos o regímenes que suscriben religiones políticas no democráticas, como el comunismo, el nazismo, el fascismo o el islamismo, faltan a la verdad cuando se trata de este punto. Las ideologías radicales mencionadas, cuando están en el poder, operan sin el imperio de la ley ni las libertades civiles básicas. Por lo tanto, se quedan mudas en esta cuestión. Pero, ¿qué ocurre con los presos políticos en una democracia? ¿Pueden existir o existen, por ejemplo, en los Estados Unidos de hoy?

Las recientes y largas penas de prisión impuestas a los líderes de los Proud Boys y los Oath Keepers, que, según el Departamento de Justicia (DOJ) de Biden, estaban en la cúspide jerárquica de la irrupción ilegal del 6 de enero (J6) en el Capitolio, tienen a mucha gente planteándose la misma pregunta. "Conspiración sediciosa" fue la acusación a la que se enfrentaron. Se trata de una acusación criminal sustentada en la premisa de que hubo un complot premeditado para derrocar violentamente al gobierno de Estados Unidos. Este código está solamente un escalón por debajo del de "traición", que puede conllevar la pena de muerte. Henry "Enrique" Tarrio Jr., mulato (o negro) cubano americano, expresidente de los Proud Boys y exlíder de Latinos for Trump, fue condenado a 22 años de cárcel. De los otros miembros de los Proud Boys, Ethan Nordean fue condenado a 18 años, Joseph Biggs a 17 años, Zachary Rehl recibió 15 años, y 10 años se le dieron a Dominic Pezzola. El fundador de Oath Keepers, Elmer Stewart Rhodes III, fue condenado a 18 años de cárcel.  ¿Estaba esto justificado? El contexto histórico ayudará a responder a esta pregunta. 

Quiénes son los Proud Boys

El Southern Poverty Law Center (SPLC), una organización de extrema izquierda ha designado a los Proud Boys como un grupo de "odio". Teniendo en cuenta los vínculos del SPLC con Antifa, un movimiento anarco-marxista, su habitual prejuicio contra los movimientos conservadores en general les descalifica para etiquetar a nadie, a pesar de la popularidad de la que gozan entre la izquierda. Moms for Liberty, una organización conservadora de base sin ánimo de lucro que defiende los derechos de los padres y se opone a los planes de estudio marxistas, por ejemplo, también ha estado en la lista negra del SPLC.

 

Los Proud Boys son un controvertido grupo fraternal. Fundado en 2016, se autodescriben como "chovinistas occidentales" que apoyan agendas "anti corrección política" y "anti culpa blanca". En general, abrazan la civilización occidental y los valores tradicionales. Los socialistas los odian porque se oponen vehementemente al socialismo. La violencia que movimientos de ultraizquierda como Antifa y Black Lives Matter (BLM) han infligido en las ciudades estadounidenses a menudo ha sido cuestionada por los Proud Boys. Inmediatamente después de la investidura presidencial de Donald Trump en 2017, la extrema izquierda lanzó una intensa guerra callejera de "resistencia" contra el nuevo presidente. Los dos grupos marxistas mencionados participaron muy activamente en esta campaña desestabilizadora. Algunos han llegado a la conclusión de que Antifa y BLM eran las milicias populares de la izquierda. Las contra protestas y el estilo combativo de los Proud Boys significaron que la Izquierda ya no tenía el monopolio de la violencia en la plaza pública.

La muerte de George Floyd aumentó geométricamente la violencia ejecutada por los mencionados grupos comunistas. La primavera y el verano de 2020 fueron testigos de disturbios masivos, incendios provocados, saqueos y ataques horripilantes contra civiles inocentes y fuerzas de seguridad pública, junto con demandas de desfinanciación de la policía, liberación masiva de presos, despenalización del crimen, control popular de territorio urbano y, en general, un desmantelamiento sistémico. Sin duda, todo ello se asemejaba a una insurrección de trasfondo marxista. Los Proud Boys fueron una de las organizaciones más comprometidas que se enfrentaron a Antifa y BLM. Los Proud Boys se convirtieron en el blanco de los activistas de izquierdas, los políticos y los portavoces de los medios de comunicación.

La Ley de Conspiración Sediciosa de 1861

La conspiración sediciosa, tal y como se recoge en la legislación estadounidense (18 U.S. Code § 2384) establece:

“Si dos o más personas en cualquier Estado o Territorio, o en cualquier lugar sujeto a la jurisdicción de los Estados Unidos, conspiran para derrocar, derrocar o destruir por la fuerza al Gobierno de los Estados Unidos, o para declararle la guerra, o para oponerse por la fuerza a su autoridad, o impedir, obstaculizar o retrasar por la fuerza la ejecución de cualquier ley de los Estados Unidos, o apoderarse, tomar o poseer por la fuerza cualquier propiedad de los Estados Unidos en contra de la autoridad de los mismos, cada uno de ellos será multado o encarcelado por un máximo de 20 años, o ambas cosas.”

Promulgada originalmente en 1861, durante la Guerra Civil, la ley ha sido revisada y modificada desde entonces, pero su pilar fundamental sigue siendo el mismo. La legislación sobre conspiración sediciosa se redactó en tiempos de guerra, cuando la mitad del país se separó. Esta ley federal pretendía reforzar legalmente el poder de la Unión para desafiar el avance de la Confederación en el Norte. Su aplicación ha sido poco frecuente.

Contexto histórico

Baldwin v. Franks, un caso del Tribunal Supremo de 1887 relativo a una acusación de conspiración sediciosa, elevó el listón para probar un acto de este tipo. Anderson contra Estados Unidos, un caso del Tribunal del Octavo Circuito de 1921 se basó en Baldwin y afirmó la dificultad de probar la conspiración sediciosa. La rareza de un caso de conspiración sediciosa no radica únicamente en superar el umbral legal para obtener una condena. Rara vez se utiliza para acusar a alguien.

Antes de los casos del J6, Estados Unidos intentó procesar a estadounidenses utilizando la ley de conspiración sediciosa en 2010 contra nueve individuos que pertenecían a una milicia con base en el condado de Lenawee, Michigan. Denominada milicia Hutaree, este pequeño grupo conspiraba para asesinar a agentes de policía sobre el terreno y en servicios funerarios, según testimonios y grabaciones encubiertas del FBI. Los cargos de conspiración sediciosa fueron desestimados porque el Tribunal de Distrito de EE. UU. para el Distrito Este de Michigan consideró que el lenguaje utilizado por la milicia, por despreciable que pudiera haber sido, era un discurso protegido por la Primera Enmienda.

Otro caso de intento de condena por conspiración sediciosa se produjo en 1940 contra diecisiete miembros del Frente Cristiano. Este grupo, al que el gobierno estadounidense acusaba de tener inclinaciones fascistas, fue sobreseído o absuelto de los cargos. En 1962, Edwin Walker, ex general de división del ejército, fue acusado de conspiración sediciosa por incitar a una revuelta segregacionista. Los cargos contra Walker acabaron siendo desestimados. El caso de sedición de Fort Smith de 1987, en el que estaban implicados diez individuos considerados por las autoridades "supremacistas blancos" más otros cuatro coacusados, fue exonerado de los cargos de conspiración sediciosa.

Los movimientos de extrema izquierda también se han librado de condenas por conspiración sediciosa. La Sociedad El Ariete, una organización comunista con sede en el estado de Nueva York, se enfrentó a cargos de conspiración sediciosa por su presunto activismo subversivo en 1920. Los tres acusados marxistas fueron absueltos, ya que el tribunal consideró que el gobierno no podía probar la conspiración sediciosa. El Frente Unido por la Libertad, una organización marxista que cometió más de 20 atentados con bomba, 10 atracos a bancos y asesinatos durante las décadas de 1970 y 1980, fue procesado, pero bajo cargos diferentes, ya que las acusaciones de conspiración sediciosa fueron, finalmente, en 1989, negociadas por las partes implicadas. 

La última condena con éxito del gobierno estadounidense en virtud de la ley de conspiración sediciosa se impuso a terroristas islámicos por el atentado contra el World Trade Center de 1993. Osama bin Laden fue acusado en 1996 de conspiración sediciosa por su papel en la planificación de actividades terroristas contra EE. UU. Esto dio al FBI y a otras agencias un terreno legal más amplio para intentar llevar al islamista saudí ante la justicia. Como es fácil suponer, la ley de conspiración sediciosa de 1861 que se utilizó para condenar a los líderes de los Proud Boys no ha sido funcionalmente aplicable tras una revisión histórica y contextual. Las pruebas empíricas demuestran que en una república libre con libertad de expresión constitucionalmente sancionada, la conversación entre individuos, incluso si insinúa una acción, no ha sido suficiente para cumplir la norma para condenar. Ese ha sido el caso hasta que el establishment del Partido Demócrata dominado por Obama, figurativamente liderado por Biden, tomó forma.

El alegato legal del DOJ de Biden: Justicia selectiva

La mayor parte de la victoria del DOJ en el veredicto de conspiración sediciosa contra los Proud Boys, obtenida de un jurado de izquierdas de DC, se basó en dos factores. El primero fue centrarse en la sección de la ley de 1861 que dice: "impedir, obstaculizar o retrasar la ejecución de cualquier ley de los Estados Unidos" y sacarla de su contexto de la Guerra Civil. La afirmación hecha por el gobierno de Biden de que el acto de interrumpir el proceso de certificación presidencial causado por la infracción del edificio del Capitolio, un acto espontáneo, atomizado y no comandado de indudable calidad mafiosa, puede en sí mismo servir legalmente como detonante que desencadenaría una acusación de conspiración sediciosa, es extrañamente absurda. La caprichosa aplicación de la ley por parte del gobierno estadounidense, al adherirse estricta y sistemáticamente al principio de "impedir, obstaculizar o retrasar" la ejecución de cualquier ley en Estados Unidos, es otro defecto. El segundo factor utilizado fue la afirmación de que los Proud Boys, en particular Enrique Tarrios, fueron de alguna manera los autores intelectuales del fiasco del J6.

Cuando las leyes se aplican de forma selectiva, los muros que sostienen el Estado de derecho empiezan a resquebrajarse. A medida que la aplicación desigual de la legislación se hace más flagrante y descarada, sobre todo cuando queda expuesta por la adhesión ideológica, se hace evidente un sistema de justicia de dos niveles. La ley se convierte, en sentido práctico y moral, en un instrumento de opresión política. Un repaso de algunas situaciones similares pone de relieve este punto.

El 29 de mayo de 2020, manifestantes de BLM y Antifa se concentraron en el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca. Durante tres días, la multitud radical generó el caos. La histórica iglesia episcopal de San Juan fue incendiada. El presidente Trump tuvo que ser evacuado por el Servicio Secreto ante la amenaza de que las turbas de ultraizquierda irrumpieran en la Casa Blanca. La noche del 31 de mayo fue especialmente despiadada. Los alborotadores de ultraizquierda, en pleno modo revolucionario, atacaron a la policía con cócteles molotov, fuegos artificiales incendiarios y otros proyectiles. Los automóviles y los edificios circundantes, privados y públicos, fueron destrozados, quemados o saqueados. Según un informe del Inspector General del Departamento de Interior de Estados Unidos, más de 49 agentes de la Policía de Parques resultaron heridos entre el 30 y el 31 de mayo. Una audiencia de Supervisión de la Cámara de Representantes, en junio y julio de 2020, escuchó testimonios que citaban a otros 100 agentes de seguridad pública del gobierno heridos por las turbas comunistas.

Las acciones violentas e ilegales de BLM y Antifa "obstaculizaron" y "retrasaron" el funcionamiento de la rama ejecutiva del gobierno de EE. UU. por sus contundentes intentos de "apoderarse", "tomar", "poseer" y entrar en propiedad oficial. En este caso, la residencia del presidente estadounidense. Nadie fue acusado de conspiración sediciosa, a pesar de la interrupción de políticas gubernamentales fundamentales que están ligadas a la ley y afectan a la seguridad nacional. En su lugar, descaradamente y en plena complicidad con los activistas marxistas, los políticos demócratas bautizaron la zona afectada, días después de los horribles disturbios, con el nombre de "Black Lives Matter Plaza".

El asalto a la Cámara de Representantes de Oklahoma por activistas de BLM es otro caso contrastado en el que se produjo un grosero doble rasero de justicia (o injusticia), que refleja el incidente del J6. El 21 de abril de 2021, unas dos docenas de miembros de BLM entraron ilegalmente en la Cámara de Representantes de Oklahoma e interrumpieron las actividades de los legisladores. Los manifestantes marxistas fueron escoltados a la salida. No hubo detenciones conocidas y se presentaron muchos menos cargos de acuerdo con la ley de 1861 que a los que se enfrentaron los Proud Boys.  

Una línea policial establecida para asegurar la votación de confirmación del juez Brett Kavanaugh en la Corte Suprema fue rota por manifestantes en su mayoría feministas y de izquierda el 18 de octubre de 2018. Un total de 164 personas fueron detenidas por las autoridades durante las protestas por "aglomeración, obstrucción o incomodidad." Antes de la votación, pero durante las audiencias de Kavanaugh, el Dirksen Senate Office Building fue irrumpido por manifestantes adheridos a la ideología feminista radical. Se produjeron detenciones, pero nadie se enfrentó a cargos de conspiración sediciosa, a pesar de que la intención era "obstaculizar" o "retrasar" la realización de asuntos públicos oficiales.

En el 22º aniversario del atentado islamista contra Estados Unidos, en el que murieron casi 3.000 personas, manifestantes de izquierda irrumpieron y ocuparon ilegalmente el despacho del presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy. La policía del Capitolio detuvo a siete manifestantes. Se les acusó de "entrada ilegal", pero no de conspiración sediciosa ni de nada remotamente relacionado con delitos de insurrección. Se pueden seguir poniendo ejemplos. La cuestión es que en una sociedad libre, la expresión está protegida, especialmente las posiciones políticas. Actos ilícitos como allanamiento de morada, invasión de propiedad privada, vandalismo y destrucción de propiedad pública están contemplados en el código penal. No hay licencia para politizar estos actos ilegales. A menos que esa sea la intención expresa.

Reforzando la mentira de la izquierda de la "insurrección"

Afirmar que el J6 fue una "insurrección", por muy infundada y absurda que sea esa creencia cuando se somete a estrictas normas académicas y jurídicas, forma parte integrante del proyecto más ambicioso de transmutar radicalmente Estados Unidos. El profético mensaje de Obama en un discurso pronunciado en Columbia, Missouri, casi en vísperas de las elecciones de 2008, fue claro. "Estamos a cinco días de transformar radicalmente los Estados Unidos de América", afirmó. Si esto lo hubieran dicho los candidatos presidenciales antes de 2008, se podría descartar con seguridad el radicalismo de esta afirmación como meras palabras. Obama, sin embargo, era y es diferente. La política de extrema izquierda fue algo que abrazó hace mucho tiempo. Metódicamente, Obama ha actuado como un socialista fabiano. Intelectualmente, sin embargo, está imbuido de las ideas de Marx, Engels, Gramsci, Salinsky y Derrick Bell (padre de la Teoría Crítica Jurídica y de la Raza). A ello se suman sus relaciones personales con figuras comunistas clave como Frank Marshall Davis, Jeremiah Wright y Bill Ayers. 

Joe Biden puede ser un político de carrera de larga trayectoria en Washington, pero su presidencia es propiedad de Barack Obama. El Partido Demócrata de hoy se reformuló institucionalmente. Se convirtió en el partido de la política de la identidad, a/k/a/ neo-marxismo. Obama, como predicaban los fabianos, creía que, a través de la cooptación, el gradualismo y el moldeado de las estructuras culturales, se podía rehacer Estados Unidos. Las huellas de la presidencia de Obama quedaron impresas sobre todo en el ámbito de la cultura. Fue en este entorno donde la Teoría Crítica de la Raza, la Ideología de Género (Transgenerismo), la Teoría Crítica Queer, la Teoría Crítica Postcolonial y la Teoría Crítica Feminista, todas ellas aplicaciones marxistas en la cultura, avanzaron enormemente. La noción de "interseccionalidad" fue el puente que limó las diferencias teóricas que pudieran existir entre ellas. Hillary Clinton debía continuar la revolución del poder blando. Trump fue la variable imponderable que acabó con ese sueño socialista, a pesar de la intromisión torticera de Obama en las elecciones de 2016 para ayudar a la camarada Clinton.

Las elecciones de 2020 eran un do or die (haz o mueres) para la izquierda estadounidense. Trump galvanizó a los conservadores, a los demócratas de cuello azul (clase obrera manual) y a los bastiones de la clase media sin título universitario de todos los rincones de Estados Unidos. Era un muro de contención en la marcha socialista a través de las instituciones. Las doctrinas marxistas tóxicas de la Teoría Crítica quedaron al desnudo para que los estadounidenses las vieran. No apreciaron lo que vieron. La conciencia y el activismo se elevaron a niveles nunca vistos en tiempos de paz. Se defendía el excepcionalismo estadounidense. La entrada de Biden en el Despacho Oval en 2021, una hazaña magistral en la que participaron instituciones clave (el FBI, el Departamento de Justicia, los medios de comunicación y los emporios tecnológicos) que ayudaron a influir en el resultado, era una necesidad fundamental para que la revolución cultural estadounidense continuara.        

La rápida y legal calificación de Biden de conservadores y republicanos MAGA como "extremistas domésticos" era necesaria para frustrar cualquier oposición real. El J6 tuvo que ser etiquetado como una "insurrección" para dar carne a las acciones en las que el FBI y el DOJ ya estaban trabajando. Había que detener a toda costa a los enemigos de la revolución cultural de la izquierda. El FBI persiguiendo a los padres que se oponían a los planes de adoctrinamiento marxista y a los fieles católicos que asistían a misa tradicional en latín son solo dos ejemplos de este abuso de poder. La enorme inversión de fondos públicos y capital humano que las fuerzas del orden federales han realizado para perseguir y procesar a los intrusos y vándalos del Capitolio, el J6 palidece en comparación con su esfuerzo por llevar ante la justicia a los milicianos de BLM y Antifa por sus auténticos actos de terrorismo doméstico. Estos activistas comunistas causaron una destrucción mucho mayor en propiedad federal y privada, vidas e instituciones civiles en la revuelta de 2020 de base marxista (la verdadera insurrección).

Brecha J6 vs. revuelta marxista 2020 BLM/Antifa

El régimen de Biden está utilizando descaradamente el sistema legal para perseguir a los opositores e intimidar a los posibles desafiantes. Para ser claros, la represión se dirige específicamente contra los estadounidenses que la izquierda en el poder considera capaces de sofocar la validez de sus objetivos a largo plazo. Estos enfrentamientos con la legitimidad que intentan institucionalizar son el núcleo de esta campaña antiliberal. La terrible diferencia en las consecuencias legales a las que se enfrentó la izquierda por sus acciones en 2020 y a las que se enfrenta la derecha por el J6 así lo afirma.

El J6 fue un incidente aislado que duró menos de cinco horas. La insurrección izquierdista del verano de 2020 se prolongó durante casi cuatro meses y afectó a más de 140 ciudades. Desde el 26 de mayo hasta el 12 de septiembre de 2020, hubo 637 disturbios separados, según el Monitor de Crisis de Estados Unidos y transmitido por The Daily Signal. RealClearInvestigations, una subsidiaria de RealClear Media Group, hizo un informe exhaustivo comparando el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, con los disturbios que siguieron a la muerte de George Floyd en 2020. La diferencia es asombrosa en todos los sentidos.

Durante el ataque al Capitolio, 147 agentes de policía resultaron heridos o agredidos, en comparación con los 2.047 durante la oleada de violencia marxista de 2020. Durante los violentos disturbios posteriores a Floyd, murieron más de 20 personas, frente a la única muerte directamente relacionada con el J6, Ashli Babbitt, que recibió un disparo de un agente de policía. Más de 1.100 estadounidenses han sido detenidos o juzgados en relación con el J6. Los disturbios de 2020 produjeron 16.241 detenciones. Sin embargo, a pesar de que hubo 15 veces más agentes de policía heridos y 19 veces más personas detenidas durante los disturbios de cuatro meses apoyados por los comunistas, el 90% de las citaciones y/o cargos presentados contra los agresores de izquierdas fueron retirados, desestimados o, en última instancia, no presentados. Esto incluye a varios individuos que se enfrentaban a cargos de delitos graves por atacar juzgados federales y otros edificios, pero que eludieron la aplicación de la ley. Los acusados del J6, sin embargo, no han recibido este tratamiento legal laxo. Al contrario, el DOJ de Biden ha condenado a más de 600 individuos por implicaciones en la J6. Esto significa que alrededor del 55% de los acusados del J6 ya han sido procesados. Las cifras serán mayores, ya que aún hay juicios pendientes. Ni uno solo de los alborotadores de 2020 fue acusado de conspiración sediciosa.

¿Qué es un preso político?

La literatura académica sobre la categorización de lo que constituye un preso político suele centrarse en la naturaleza de la intención o motivación del preso. En otras palabras, ¿fue político el acto que causó la condena de cárcel? En el Journal of Global Security Studies, Christoph Valentin Steinert escribió un interesante artículo titulado "¿Quién es un preso político?". En lugar de centrarse en la esencia del delito político o en la motivación del acto llevado a cabo, Steinert sostiene que el énfasis debe dirigirse hacia la estructura y las circunstancias prevalentes que condenaron al individuo. Los juicios políticamente sesgados que dan lugar a una condena y posterior encarcelamiento son delitos políticos cometidos por el gobierno. Cuando la ley se aplica selectivamente y se dirige políticamente desde la sede del poder, el debido proceso está ausente y se violan los derechos humanos universales. Por tanto, un preso político es también aquel en el que el Estado ha abusado del procedimiento ético y consuetudinario y ha pisoteado derechos civiles, humanos y políticos, elementales.  

Estados Unidos tiene hoy, indudable y desgraciadamente, presos políticos. La administración actual y sus apologistas argumentarán que los acusados del J6 fueron procesados de acuerdo con la "ley". Hay que recordarles que Cuba, China, Rusia, Corea del Norte e Irán también procesan según sus códigos legales. La aplicación, selección e interpretación selectivas de la ley para adaptarla a fines ideológicos y políticos, impulsadas desde la cúpula del gobierno, es tiránica y antidemocrática. La mayoría de los acusados del J6 han recibido un trato injusto. Buena parte de ellos han recibido un trato inhumano durante su detención. Algunos se han enfrentado incluso a violaciones de los derechos humanos según las normas universales. Las terribles sentencias dictadas contra los líderes de los Proud Boys y los Oath Keepers, cuando se analizan comparativamente en un contexto histórico, estructural y ético, son una anomalía en la experiencia estadounidense. ¿Es reversible la situación del sistema penitenciario político estadounidense? Sí, lo es. Cualquier presidente futuro debe emitir indultos inmediatos para equiparar la misma indulgencia que se extendió a los militantes de extrema izquierda, que cometieron crímenes mucho peores, con objetivos aún más terribles.

© Patria de Martí. Todos los derechos reservados.

🖋️Autor Julio M. Shiling

J M Shiling autor circle white🖋️Autor Julio M. Shiling 
Julio M. Shiling es politólogo, escritor, conferenciante, comentarista y director de los foros políticos y las publicaciones digitales, Patria de Martí y The CubanAmerican Voice y columnista. Tiene una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) de Miami, Florida. Es miembro de The American Political Science Association (“La Asociación Estadounidense de Ciencias Políticas”) y el PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio. Sigue a Julio en:

          twitter X icon   

 📚Libros publicados   📺En los medios de comunicaciones   👨‍🏫 Conferencias y Simposios    🎙️Podcast El sumario de Shiling

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!