El Día de los Caídos, la Doctrina Nixon y Ucrania

El Día de los Caídos, la Doctrina Nixon y UcraniaEl Día de los Caídos, la Doctrina Nixon y Ucrania

La valiente nación ucraniana ha demostrado que la Doctrina Nixon, que Reagan reforzó y demostró que era factible, puede funcionar en el siglo XXI.

El Día de los Caídos honra a los soldados americanos caídos en la guerra. Antiguamente, se conocía como el Día de la Decoración, ya que era una ocasión señalada para visitar las tumbas de los muertos en la guerra y decorarlas con banderas y otros adornos patrióticos. Se acepte o no, la Providencia ha ungido a Estados Unidos con ciertas cualidades y tareas. Su papel en el mundo moderno no puede pasarse por alto ni negarse. Estados Unidos es el baluarte de la civilización y los valores occidentales.   

Las dos guerras mundiales tuvieron un coste de más de 522,000 vidas americanas. Este precio de la libertad nunca es barato. Los soldados americanos lo han pagado una y otra vez. El orden posterior a la segunda Guerra Mundial favoreció enormemente el expansionismo soviético. La Doctrina Truman, un curso de política exterior diseñado para contener el imperialismo comunista, fue la norma establecida por Estados Unidos durante 34 años (1947-1981). Corea, Europa Occidental, América Latina, Oriente Medio y el Sudeste Asiático fueron todos los escenarios de conflicto en los que se aplicó este plan defensivo. 

Subscribete al boletin de noticias banner 600x44

Creyendo que el marxismo-leninismo en el poder político podía ser derrotado, Ronald Reagan sustituyó la Doctrina Truman por un enfoque ofensivo multifacético. La Doctrina Reagan (1981-1989) buscaba estructuralmente hacer retroceder al comunismo, no solamente limitar su expansión. El plan metodológico de Reagan funcionó. La desaparición del comunismo soviético, que tenía campos de batalla en América Latina, Afganistán, África, Europa del Este, Oriente Medio y Asia, puede atribuirse a este curso de política exterior.

La pérdida de vidas americanas fue mínima durante esta cruzada ofensiva en nombre de la libertad internacional. En parte, la Doctrina Reagan adoptó y perfeccionó una estrategia de política exterior americana anterior, la Doctrina Nixon (1969-1975). A medida que la opinión popular en Estados Unidos se agriaba con la guerra de Vietnam, Richard Nixon, que heredó una guerra noble, pero mal gestionada por anteriores administraciones demócratas, pasó a la “vietnamización” del conflicto. La Doctrina Nixon pedía el apoyo de los aliados mediante el entrenamiento, el armamento, ofreciéndoles apoyo logístico y garantías sistémicas, pero sin involucrar directamente a las tropas de combate americanas en el esfuerzo. 

La conclusión de la participación de Estados Unidos en la guerra de Vietnam no significaba que la guerra del Norte comunista contra el Sur no comunista hubiera terminado. La Doctrina Nixon fue la base de la supervivencia de Vietnam del Sur, al tiempo que evitaba más bajas americanas. 

El 94° Congreso (1975-1977), bajo control demócrata, traicionó el compromiso de Estados Unidos con Vietnam del Sur al recortar la ayuda militar al aliado de Estados Unidos y antiguo socio de guerra, a pesar de la vehemente petición del entonces presidente, Gerald Ford. La Doctrina Nixon fue incinerada y, en consecuencia, Saigón cayó.     

Reagan se aseguró de que su adaptación de la premisa de Nixon que pedía el apoyo a los luchadores por la libertad y a los gobiernos amigos fuera creíble. Así, la resistencia nicaragüense, las fuerzas de la libertad afganas, los combatientes angoleños de la UNITA, el gobierno de El Salvador y los movimientos de oposición de todo el bloque socialista en Europa, fueron algunos de los destinatarios de la determinación americana de combatir el comunismo. Esta política exterior coherente permitió al Mundo Libre derrotar el dominio y la hegemonía marxista soviética, con un mínimo derramamiento de vidas americanas.     

Hoy, Ucrania ofrece a Occidente la oportunidad de derrotar a la tiranía expansiva global, sin derramar vidas de Estados Unidos. El 24 de febrero, la segunda invasión de Ucrania por parte de Putin (la primera fue en 2014), destruyó la ilusión de que la Rusia post-soviética se había transformado de alguna manera para mejor gracias a la reconfiguración de su economía. El antiguo dictador del KGB ha utilizado el sistema capitalista global para construir una cleptocracia que está desafiando directamente el orden internacional basado en el Estado de derecho, que Occidente creía ingenuamente que existía.    

Joe Biden confundió al ucraniano Volodímir Zelenski con el afgano Ashraf Ghani. El presidente ucraniano pidió municiones y no un puente aéreo de Uber. Occidente debe aumentar su compromiso armamentístico con Ucrania para que pueda ganar. Esto sería la perfección de la Doctrina Nixon, cuya misión funcional era salvaguardar la libertad, evitando al mismo tiempo las bajas de guerra americanas. 

Ucrania es hoy el campo de batalla donde las fuerzas de la democracia luchan contra el imperialismo autocrático. El bando bueno está ganando. No se ha derramado ni una sola gota de sangre de soldados de Estados Unidos o de la OTAN. La valiente nación ucraniana ha demostrado que la Doctrina Nixon, que Reagan reforzó y demostró que era factible, puede funcionar en el siglo XXI.

En el Día de los Caídos, mientras honramos a los caídos de Estados Unidos a favor de la libertad, también hay que recordar al pueblo ucraniano, a las fuerzas armadas y a las milicias civiles, y suministrarles el armamento necesario. Si el mundo libre no lo hace, en algún momento los soldados americanos y de la OTAN podrían tener que enfrentarse a la agresión rusa. Honremos y saludemos a los valientes soldados que hoy defienden la libertad, estén donde estén.

© Patria de Martí. Todos los derechos reservados. Publicado originalmente en © El American.

CUBA J M Shiling signature circle red blue🖋️Autor Julio M. Shiling 
Julio M. Shiling es politólogo, escritor, conferenciante, comentarista y director de los foros políticos y las publicaciones digitales, Patria de Martí y The CubanAmerican Voice y columnista. Tiene una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) de Miami, Florida. Es miembro de The American Political Science Association (“La Asociación Estadounidense de Ciencias Políticas”) y el PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio. Sigue a Julio en:

        📚Libros publicados   📺En los medios de comunicaciones   👨‍🏫 Conferencias y Simposios    🎙️Podcast El sumario de Shiling

Subscribete al boletin de noticias banner 600x44

Otros Artículos:

La prisa de Biden por rescatar el castrismo.

La prisa de Biden por rescatar el castrismo. El comunismo cubano (sí, una cleptocracia también puede ser comunista) sigue ejerciendo fielmente el pragmatismo dictatorial, una política institucionalizada en 1959. El espionaje agudo y la promoción de ...

El socialismo pierde y la libertad gana en Perú

El socialismo pierde y la libertad gana en Perú. Read in English La ofensiva dictatorial del Foro de São Paulo (FSP), diseñada por Cuba comunista para extender el socialismo por América Latina, sufrió un gran revés el miércoles 7 de diciembre en Pe...

Un referéndum sobre un régimen posmoderno en USA

Un referéndum sobre un régimen posmoderno en USA. Read in English Las elecciones intermedias de 2022 son un referéndum, no sobre un gobierno de un partido concreto con objetivos políticos contrapuestos, sino sobre un régimen que está decidido a pro...

Estados Unidos sigue fallando a Cuba

Estados Unidos sigue fallando a Cuba. Que hay una dictadura brutal todavía en el poder en Cuba comunista, es un hecho irrefutable. Las expresiones populares de descontento son un hecho cotidiano en la isla. Esto es un signo seguro de que el régime...

¿Está Biden Preparando El Terreno Para Una Guerra Civil Posmoderna?

¿Está Biden Preparando El Terreno Para Una Guerra Civil Posmoderna?. Al estilo bolchevique clásico, aunque el actual presidente de Estados Unidos se parecía más a Hitler que a Lenin, Joe Biden se puso delante de un muro rojo gótico y le dijo ...

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!