¿De qué lado está realmente Estados Unidos?

De que lado esta realmente Estados Unidos¿De qué lado está realmente Estados Unidos?

El intento de Obama de echar la culpa de la depravada embestida contra los judíos israelíes al propio Israel fue despreciable y moralmente degenerado.

La pasividad de Estados Unidos va de la mano de un notable enfriamiento de su apoyo inicial a Israel.

Poco después del pogromo de Hamás del 7 de octubre, Estados Unidos envió a la región dos portaaviones, aviones de guerra terrestres adicionales y, finalmente, un submarino con misiles guiados. Se dijo que se trataba de un “claro mensaje de disuasión” a Hezbolá y a su patrocinador Irán, advirtiéndoles de que no intensificaran la guerra subsiguiente entre Israel y Hamás atacando a Israel desde el sur de Líbano.

Con 150.000 misiles guiados de precisión incrustados entre la población civil libanesa y capaces de atacar a todo Israel, Hezbolá representa una amenaza mucho mayor para Israel que Hamás.

Pero Hezbolá ya está en guerra con Israel. Desde las atrocidades de Hamás, Hezbolá ha estado disparando regularmente andanadas de misiles hacia el norte de Israel, provocando la evacuación de las comunidades israelíes más cercanas a la frontera y enviando a miles de israelíes a sus refugios.

Irán también está librando una guerra contra los propios Estados Unidos. Durante el último mes, los representantes iraníes en la región han lanzado ataques con drones y cohetes contra bases aéreas estadounidenses en Irak y Siria en al menos 40 ocasiones. Decenas de miembros del personal estadounidense han resultado heridos y un contratista estadounidense murió de un paro cardíaco.

Sin embargo, la respuesta estadounidense ha sido débil. Se ha limitado a derribar los drones y a realizar un par de ataques aéreos en el este de Siria contra edificios catalogados como almacenes de armas “afiliados a la Guardia Revolucionaria iraní”, pero por lo demás no ha hecho nada en absoluto.

Los ataques iraníes y de Hezbolá se suceden. Entonces, ¿qué haría falta exactamente para establecer la disuasión? ¿En qué momento decide la administración Biden que la guerra en el norte se ha intensificado y requiere una respuesta decisiva?

¿Para qué sirve el poderoso aparato bélico que Estados Unidos ha enviado a la región si no va a utilizarlo?

Y si todos nos hacemos esa pregunta, ¿cómo cree Estados Unidos que responderá el régimen iraní?

La pasividad de Estados Unidos va de la mano de un notable enfriamiento de su apoyo inicial a Israel. Inmediatamente después de las atrocidades de Hamás, el presidente estadounidense Joe Biden visitó Jerusalén, prometió que Estados Unidos estaría hombro con hombro para Israel en la destrucción total de Hamás y emprendió programas de suministro de armas que costaron millones de dólares.

Ahora, sin embargo, se ha producido un ominoso cambio en la retórica. Con Israel habiendo atrapado a Hamás en el centro neurálgico de sus operaciones terroristas en la ciudad de Gaza y a punto de asestar un golpe decisivo, Biden había pedido una “pausa” de tres días en la operación terrestre de Israel. Un alto el fuego de este tipo detendría el impulso de las FDI, lanzaría un salvavidas a Hamás y aumentaría las posibilidades de supervivencia del grupo terrorista. Israel ha acordado ahora “pausas” diarias de cuatro horas para permitir la ayuda y la evacuación.

La semana pasada, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, declaró en una audiencia del Senado que, después de que Israel lograra expulsar a Hamás, “lo que tendría más sentido sería que una Autoridad Palestina eficaz y revitalizada tuviera la gobernanza y, en última instancia, la responsabilidad de la seguridad de Gaza”.

¿En serio? Esa es la misma Autoridad Palestina que incita a la guerra santa yihadista contra Israel, paga recompensas a los terroristas y a sus familias, enseña a los niños árabes palestinos a asesinar judíos y a robar sus tierras, y está presidiendo un enorme aumento de los ataques asesinos contra israelíes en los territorios en disputa de Judea y Samaria.

La propuesta de Blinken no solo es una receta para un mayor derramamiento de sangre israelí, sino que también ignora el elefante en la habitación. Israel no solo lucha contra Hamás y Hezbolá. Está luchando contra Irán.

Teherán financia y arma a Hamás y, como ha reconocido Hamás, estuvo detrás del pogromo del 7 de octubre. Irán financia y arma a Hezbolá en Líbano, a los hutís en Yemen, a las milicias sirias, a los chiíes iraquíes y a los árabes palestinos en los territorios en disputa.

Israel está así rodeado por un régimen y sus representantes cuyo objetivo es la aniquilación del Estado judío. Si no se detiene a Irán, Israel se enfrentará en poco tiempo a la pesadilla definitiva de un enemigo genocida armado con armas nucleares.

Incluso si se destruye totalmente a Hamás, habrá que seguir ocupándose de Hezbolá e Irán. Estados Unidos necesita golpear la cabeza de la serpiente.

Pero la administración Biden evita cuidadosamente identificar a Irán como el verdadero enemigo. Porque la terrible verdad es que Irán ha sido fortalecido por Estados Unidos.

El acuerdo nuclear de 2015 de la administración Obama no solo habría permitido un Irán con armas nucleares después de solo unos pocos años de retraso. También canalizó miles de millones a las arcas de Teherán, que utilizó para acelerar su toma de poder regional y sus actividades terroristas.

La administración Biden ha continuado esta estrategia de dar poder a Irán. Se ha arrastrado ante Teherán en un intento de restablecer el acuerdo nuclear, ha relajado las sanciones una vez más y solo ha tomado represalias en cuatro ocasiones ante los 90 ataques perpetrados por apoderados iraníes en los últimos tres años contra las fuerzas estadounidenses en Irak y Siria.

Incluso ahora, la administración Biden sigue queriendo poner a Irán de su lado. Incluso ahora, sigue tocando el tambor a favor de un Estado árabe palestino a pesar del terrorismo asesino contra los judíos incitado por la gente que Estados Unidos quiere que lo dirija.

Como resultado, lejos de cubrir las espaldas de Israel, la administración Biden le está apuntando con sus cuchillos.

Las FDI están haciendo todo lo posible para proteger a los civiles de Gaza en medio de una guerra. Les advierte de que evacúen los edificios objetivo mediante panfletosllamadas telefónicas y misiles “golpea en el tejado”. Ha establecido un corredor humanitario hacia el sur, a lo largo del cual ha estado protegiendo a los evacuados de los ataques de Hamás.

Sin embargo, a pesar de que Estados Unidos no tomó medidas similares para proteger a los civiles iraquíes cuando arrasó Mosul en su lucha contra el ISIS, Washington está acosando cada vez más a Israel para que haga más por proteger a los civiles de Gaza.

Esto está allanando claramente el camino para que Washington abandone a Israel en caso de que se produzca un número realmente elevado de muertes de civiles en Gaza.

Este maligno apaciguamiento de Irán y acoso a Israel se remonta al anterior presidente Barack Obama. En sus recientes declaraciones sobre el pogromo de Hamás y la guerra de Gaza, Obama equiparó las “horribles” atrocidades de Hamás con la “insoportable” ocupación y guerra de Israel.

Pero Israel no ha “ocupado” Gaza desde 2005. Si Obama se refería a los territorios en disputa, lo que es “insoportable” allí es la campaña diaria e incesante de ataques asesinos contra judíos israelíes.

El intento de Obama de echar la culpa de la depravada embestida contra los judíos israelíes al propio Israel fue despreciable y moralmente degenerado. Peor aún, la administración Biden está llena de recauchutados y acólitos de Obama. Y aún hay cosas peores.

En septiembre, la plataforma de noticias Semafor y el medio londinense de oposición emigrada Iran International informaron sensacionalmente sobre una gran filtración de correspondencia y correos electrónicos del gobierno iraní.

Estos revelaron que, en 2014, altos funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní iniciaron un esfuerzo silencioso para reforzar la imagen de Teherán sobre su programa nuclear a través de una red de académicos e investigadores influyentes en el extranjero.

Se trataba de la infiltración iraní en la administración Obama. Al menos dos de las personas de la lista de la red iraní eran, o llegaron a ser, altos ayudantes del enviado Robert Malley. Malley fue el hombre clave sobre Irán tanto en el gobierno de Obama como en el de Biden, hasta que fue puesto en excedencia en junio tras la suspensión de su habilitación de seguridad.

Los materiales filtrados mostraban que, en 2021, Malley ayudó a infiltrar en el Departamento de Estado a una agente de influencia iraní llamada Ariane Tabatabai, asociada a la red iraní, para que le ayudara en sus negociaciones con Irán.

Tabatabai se trasladó entonces al Pentágono, donde todavía trabaja como jefa de gabinete del subsecretario de Defensa para Operaciones Especiales Christopher Maier en una oficina que supervisa la recuperación de rehenes —incluidos, presumiblemente, los ciudadanos estadounidenses retenidos ahora como rehenes por Hamás.

Nadie dirá por qué Malley fue suspendido, aparte de que fue por un “mal manejo de material clasificado”. El estricto secreto sugiere que lo que hizo fue devastador para la seguridad nacional.

Mientras tanto, como escribe Lee Smith en Tablet: “Influyentes pro-Hamas y pro-Irán dentro del Pentágono están informando de que Israel está manipulando a EE.UU. hacia una guerra con Irán”.

¿De qué lado está realmente Estados Unidos?

Melanie PhillipsAutora: Melanie Phillips. Periodista, locutora y escritora británica, escribe una columna semanal para JNS. Actualmente columnista de The Times of London, sus memorias personales y políticas, Guardian Angel, han sido publicadas por Bombardier, que también publicó su primera novela, The Legacy, en 2018. Para acceder a su obra, visite: melaniephillips.substack.com. Síguela en Twitter @MelanieLatest.

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!