Patria de Martí Artículos y Ensayos

Los globalistas abrieron las puertas al PCCh

Los globalistas abrieron las puertas al PCChLos globalistas abrieron las puertas al PCCh

Los globalistas abrieron las puertas al Partido Comunista Chino y crearon una masiva industria de sobornos extranjeros que opera desde Washington. Y sí, los medios de comunicación juegan un papel clave en la construcción de esta monstruosidad.

Trump hará rendir cuentas a China por esta pandemia.

Incluso antes de que el Partido Comunista Chino (PCCh) provocara esta pandemia en el mundo mediante un encubrimiento inútil —resultando en que se permita a personas infectadas a viajar fuera de China, propagando el virus a los rincones más alejados del mundo—, los peligros de relacionarse abiertamente con ese régimen criminal eran evidentes.

Leí un libro en 2005, escrito por un hombre llamado Thomas P.M. Barnett, llamado “El nuevo mapa del Pentágono”. Él habla mucho de China en ese libro y de cómo la globalización presenta una excelente oportunidad para que los legisladores estadounidenses se involucren con China.

Barnett expuso con entusiasmo la visión de que Estados Unidos y el régimen del PCCh se convirtieran en tan buenos socios financieros, tan estrechamente vinculados por lazos comerciales, que la mayoría de los obstáculos políticos se desvanecerían gradualmente a medida que el PCCh se acercara a Occidente, y un conflicto armado entre los dos países se reduciría a una idea absurda.

Compré ese libro y lo leí después de ver a Barnett en un programa de televisión de la cadena PBS dando la presentación en PowerPoint que sirvió como fundamento del libro ►. Al concluir el largo capítulo sobre China, Barnett bromea sobre cómo se hace llorar a los generales estadounidenses: mostrando cómo la globalización significa que jamás iremos a una guerra con China.

En cambio, íbamos a ser sus socios comerciales unidos contra viento y marea.

Todo lo que puedo decir ahora, sin saber nada del verdadero PCCh en aquel momento, es que Barnett hizo que todo sonara convincente.

Ahora ya no leo a Barnett; él estaba equivocado. Los lazos más estrechos y la subcontratación de nuestra infraestructura vital al PCCh no “abrió” a China tanto como dejó a Estados Unidos vulnerable ante un régimen hostil.

Esto era dolorosamente evidente hace mucho tiempo y la actual pandemia solo lo hace más evidente. El pasado mes de octubre escribí una columna sobre cómo las expectativas de lo que conllevaría el compromiso con el PCCh eran catastróficamente erróneas. Así es como se leía, por un lado, al hablar del escándalo de autocensura de la NBA:

“Todo el mundo libre ha tenido una visión reveladora de cómo China pretende usar su vasta influencia económica fuera de sus fronteras.

Y qué mirada tan desagradable fue.

El régimen chino no tiene que exigir explícitamente que las empresas occidentales castiguen a sus críticos por esto. Muchas personas que dirigen estas empresas saltarán a censurar y oprimir a sus propios empleados sin esperar a que los chinos se lo exijan”.

 

“La teoría popular que se vendió durante décadas fue que al involucrarse con China y abrirles nuestras puertas, íbamos a ‘democratizarlos’. Miren bien lo que se ha visto recientemente, mientras los intereses corporativos de EE.UU. inclinaban la rodilla ante los verdaderos tiranos.

Sucedió exactamente lo contrario. China está haciendo uso de su influencia financiera para obligar a las corporaciones occidentales a actuar como extensiones políticas de ellos mismos”.

Los globalistas burocráticos con visiones de paz mundial y prosperidad económica se cuentan a sí mismos fantasías sobre el liderazgo del PCCh desde las últimas décadas.

Fueron necesarios los recientes escándalos de la NBA y de Blizzard Entertainment para que la gente viera cómo China influye en las grandes instituciones deportivas y de entretenimiento estadounidenses. Pero se necesitó el virus del PCCh para aclarar claramente cómo el PCCh también influye en muchas de las principales instituciones mediáticas de Estados Unidos.

El PCCh ha comprado el control y la influencia de los medios de comunicación occidentales durante décadas. Lentamente. Con cuidado. En silencio.

Sí, los países extranjeros como China, Rusia, Qatar, Irán y otros no solo han estado comprando la prensa positiva aquí en Occidente durante décadas, sino que han estado comprando una cobertura de noticias sesgada.

Los globalistas abrieron las puertas y crearon una masiva industria de sobornos extranjeros que opera desde Washington. Y sí, los medios de comunicación juegan un papel clave en la construcción de esta monstruosidad.

Pero los acontecimientos actuales están llevando esta relación a la luz pública, donde todo el mundo puede verla.

Los ciudadanos estadounidenses han pasado más de una semana viendo a los principales reporteros de los medios de comunicación de EE.UU. funcionando como representantes directos del régimen del PCCh, en un intento de intimidar furiosamente al presidente de EE.UU. para reiterar los puntos de vista del PCCh.

Por supuesto, no lograron obligar a Trump a cambiar su lenguaje, pero al intentarlo, muchos de estos activistas políticos disfrazados de reporteros expusieron sus verdaderas lealtades.

La verdad ya está ahí fuera

El gobierno del PCCh de China, en los últimos cinco meses, trató de encubrir un brote de virus, dejó que se extendiera por todo el mundo y siguió mintiendo sobre ello hasta después de mediados de enero. Trump sabe la verdad sobre eso. Lo que significa que habrá consecuencias, y graves.

Cuando el presidente sea reelegido, habrá un pánico generalizado entre los globalistas. Porque no es solo la NBA y algunas otras empresas de entretenimiento de EE.UU. que necesitan una reforma para eliminar toda esa vil influencia del PCCh. Toda la clase de élite política en Washington y en los medios de comunicación de EE.UU. también necesita ser reformada.

Y cuando Trump consiga su segundo mandato, eso es lo que va a pasar. La insidiosa influencia mundial del PCCh se reducirá drásticamente después de esta pandemia. Las industrias de EE.UU. volverán a casa y los fraudes mediáticos del PCCh en Occidente no podrán detenerlo.

Porque no pueden detener a Trump.

Brian Cates – La Gran Época

Brian Cates es un escritor radicado en el sur de Texas y autor de “Nadie me pidió mi opinión… pero aquí está de todos modos”. Se puede contactar con él en Twitter @drawandstrike.

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Otros artículos

Por La Gran Época
departamento-de-justicia-abandona-el-caso-de-michael-flynn Departamento de Justicia de EEUU abandona el caso de Michael Flynn. Los cargos contra Flynn fueron la salva de apertura en el aluvión de enjuiciamientos del abogado especial Robert Mueller, que investigó pero no encontró...
Por Patria de Martí
cuba-arando-y-ordenando-con-discursos Cuba: Arando y ordeñando con discursos. La dictadura castrista continúa arando la tierra y ordeñando vacas con discursos, consignas, informes, reuniones de chequeo y hashtags, mientras a la mesa del cubano no llegan ni...
Por Patria de Martí
democratas-de-eeuu-conspirando-con-el-castrismo Demócratas de EEUU conspirando con el Castrismo. Dos camarillas Demócratas Socialistas visitaron Cuba una encabezada por Barack Obama y otra por Nancy Pelosi con los mismos objetivos de fortalecer a la dictadura comunista...
Por Nancy Pérez-Crespo
el-mariel-luces-y-sombras El Mariel: luces y sombras. El Gran Éxodo de El Mariel significó realmente una declaración de guerra demográfica a los EEUU por parte del régimen cubano.

Subscríbete a Patria de Martí