Patria de Martí Artículos y Ensayos

¿Seres humanos?

Rolando Hanglin¿Seres humanos?

Hubo un legendario sketch de TV, que nació en la década del 60 y luego atravesó diversas mutaciones, hasta cristalizar en La Peluquería de Don Mateo, reflejando el ambiente de una peluquería de caballeros, tan común en Buenos Aires hasta 1960. La escenografía fue también muy corriente en otras ciudades del mundo, como puede atestiguar cualquiera que haya visto Gran Torino, dirigida y protagonizada por Clint Eastwood, donde cliente y peluquero mantienen un diálogo viril sin desperdicios.

Bien: en la serie de peluquerías concebidas por el talentoso Gerardo Sofovich -uno de los personajes de la cultura popular de Buenos Aires, mezquinamente ignorado por la crítica intelectual- el peluquero ocupaba el centro de la escena, en la figura de Fidel Pintos, Jorge Porcel y otros cómicos. El resto era un desfile de caricaturas interpretadas por grandes artistas del nivel de Alberto Olmedo, Adolfo García Grau, Juan Carlos Altavista, Emilio Disi, Luisa Albinoni, Noemí Alan y otros.

El personaje de Alberto Olmedo entraba al set con una manguera ignífuga y, en su rol de bombero descontrolado, fumigaba a todos los presentes, declarándolos "detenidos por estacionar vagones". El peluquero, azorado, le señalaba que allí no había ningún vagón de tren sino varios señores con sobrepeso, como ser Javier Portales, Jorge Porcel y algún otro. Intrigado, Olmedo interrogaba: ¿No son vagones? ¿Son personas comunes, como cualquiera? ¿Seres humanos?

Un bombardeo en Siria no nos resulta asunto lejano como podría ser una guerra en Júpiter

En fin. Hoy día, en la era de los "derechos humanos", cabe preguntarse si en esta peluquería donde nos afeitamos...somos todos seres humanos. ¿Y si no, qué somos?

Se discute en este momento (agosto, 2013) si es justo que el gobierno de los Estados Unidos, apoyado por el de Francia pero momentáneamente repudiado por el de Gran Bretaña, bombardee punitivamente al gobierno de Damasco, encabezado por el Sr. Asad, al que se acusa de haber gaseado a una cantidad de ciudadanos sirios. Es decir, su propio pueblo. Los muertos podrían ser 100 mil.

¿Cuál será el resultado, cuando se haya publicado esta columna? ¿Otros 100 mil muertos entre los ciudadanos sirios? ¿Tal vez más, o menos? El tema nos roza de cerca, no sólo porque hay miles de sirios y libaneses en nuestro país, donde apellidos como Asad son muy comunes, al mismo tiempo que Salem, Salim, Abud, Farah, Jatib y otros mil. O sea: los sirios son nuestros paisanos de toda la vida, y un bombardeo en Siria no nos resulta asunto lejano como podría ser una guerra en Júpiter.

En fin, la pregunta vale para los jerarcas de Damasco, los de Moscú, los de Washington, los de París y los de Londres.

¿Son seres humanos?

Procuraremos responder, dentro de nuestros modestos alcances. El conquistador español Francisco Pizarro, capturó al inca Atahualpa y reclamó, para liberarlo con vida, un rescate que consistía en una habitación llena de joyas de oro macizo, hasta donde alcanzaba el brazo alzado de un hombre. Obtuvo el botín, pero de todos modos inmoló a Atahualpa. Cuyo nombre puede transliterarse como Ataválipa y de allí Ataliva, como don Ataliva Roca, hermano del General tucumano.

No alcanzan las páginas para enumerar las enormidades y masacres cometidas por Hernán Cortés, por el Restaurador don Juan Manuel de Rosas, por el civilizado Sarmiento, por los americanos en Hiroshima y Nagasaki, por los ingleses en la India de Gandhi, por los rebeldes Mau-Mau en Kenya, por los soviéticos en Afganistán, por los turcos de Kemal Attatturk contra los armenios...

¿Seres humanos?

La verdad es que hay un mundo mejor, aunque es más caro

Sí, seres humanos. Porque la humanidad ha vivido en guerra desde que nació, y los próceres también podrían considerarse asesinos seriales, incluyendo a Oliver Cromwell, Stalin, Ernesto Guevara, Fidel Castro, Buffalo Bill Coddick, Winston Churchill, Napoleón Bonaparte, los propios San Martín, Belgrano y Moreno, y así ad infinitum. Puede decirse que cada país tiene su territorio porque se lo ha arrebatado a otra gente, mediante la conquista, la invasión, la guerra o la amenaza. Los pueblos más débiles están arrinconados en las tierras más inhóspitas: así se ha manejado, hasta la fecha, el planeta Tierra.

Hoy está de moda, en la progresía mundial, deplorar los crímenes de unos déspotas -digamos- de derecha. Pero se comprende, siempre, que las atrocidades perpetradas por Ernesto Guevara, "Tiro Fijo" Marulanda y otros idealistas de izquierda habrían sido sólo excesos (tal vez, sólo tal vez) en la custodia de los intereses del pueblo. Sólo por eso se fabrican, importan, arman y desarman bombas y ametralladoras. Antes y ahora: siempre. En defensa del pueblo y de los ideales más puros. ¿Que los idealistas de Cuba llevan 55 años en el ejercicio del poder, hasta el punto de convertirse en gerontócratas de una tiranía incomparable? Bueno, tal vez, pero a Cuba le va muy bien en las Olimpíadas...¡Y tiene muy buenos médicos!

La verdad es que hay un mundo mejor, aunque es más caro. Está ubicado, sobre todo, en Europa y América del Norte, se rige por las leyes del mercado capitalista, la libertad en concierto con la ley y el orden. Todos sabemos de qué se trata: es el Primer Mundo. Suiza, Francia, Canadá, Bélgica, Suecia, Alemania, Singapur, Hong-Kong y, naturalmente USA y el Reino Unido. Todos quieren ingresar a ese mundo. En cambio, nadie quiere radicarse en Corea del Norte, Irán, Cuba o Venezuela. Hay países de los cuales la gente huye para desembarcar en otros países, arriesgando incluso la vida.

Hay países de los cuales la gente huye para desembarcar en otros países, arriesgando incluso la vida

Entre las mil noticias encontramos una que puede ilustrarnos sobre esta realidad. Doce artistas fueron fusilados en Pyongyang (Corea del Norte).

Entre los fusilados estaba la señorita Hyong Song-Wol, cuyo delito consistió en grabar y vender videos porno. Los otros ajusticiados eran sus cómplices. La ejecución se realizó en público, frente a parientes y amigos de los artistas. Los acusados habían sido requisados durante el proceso, hallándose no sólo videos sino también biblias (¿) por lo cual se los declaró disidentes. La señorita Hyong había sido pareja del actual presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, hace unos diez años, y luego integrante del grupo artístico Unhasu, junto a otros músicos y bailarines de la Wanglaesan Light Music Band.

¿Seres humanos? ¿Son seres humanos los que hacen todo esto?

Bueno, en principio, sí. El lector sabrá discernir dónde se respetan los derechos civiles, dónde impera la libertad, dónde se acata el espíritu de la ley, dónde se respeta el principio de los poderes republicanos divididos (judicial, legislativo, ejecutivo) de modo que el ciudadano resulte razonablemente protegido y dueño del poder. Es cuestión de leer bien los diarios.

La Nación

Buenos Aires, Argentina

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!
Author: Rolando Hanglin

Otros artículos

Por Ernesto Montaner
Plegaria Virgen Caridad Del Cobre Plegaria a la Virgen de la Caridad del Cobre - Ernesto Montaner. Patria de Martí honra y venera a la Santísima Madre Nuestra Señora Virgen de la Caridad del Cobre, Madre de Dios y Patrona de Cuba en su día. Su presencia...
Por Angélica Mora
Crisis En Venezuela No Mas Dialogo Crisis en Venezuela: ¡No más diálogo, por favor! Las noticias de Venezuela no pueden ser más desalentadoras: las partes en conflicto declaran que están listas para volver a la mesa del diálogo en Barbados. NUEVA YORK, Estados...
Por Alberto Roteta Dorado
Latinoamerica Cuidado Con El Retorno De La Izquierda Latinoamérica, cuidado con el retorno de la izquierda. México con López Obrador, Argentina el kirchnerismo al acecho, Bolivia Evo va por un cuarto período, Colombia reinicio de la actividad de las FARC con aapoyo de la...
Por Alfredo Gómez Llorens
Ecosocialismo Mas Peligrosa Ideologia El Ecosocialismo: La más peligrosa ideología de la Historia. El capitalismo y la sociedad industrial están destruyendo el planeta por tanto, para evitar la catástrofe que se avecina hay que detener el crecimiento económico y...

Subscríbete a Patria de Martí