Patria de Martí Artículos y Ensayos

Plegaria a la Virgen de la Caridad del Cobre - Ernesto Montaner

Plegaria a la Virgen de la Caridad del CobrePlegaria a la Virgen de la Caridad del Cobre

Plegaria a la Virgen de la Caridad del Cobre - Ernesto Montaner. Patria de Martí honra y venera a la Santísima Madre Nuestra Señora Virgen de la Caridad del Cobre, Madre de Dios y Patrona de Cuba en su día. Su presencia sagrada en la lucha por la libertad de Cuba, ha sido y sigue siendo una constante. Aquí le ofrecemos la "Plegaria a la Virgen de la Caridad", escrita por Ernesto Montaner y recitada por Otto Sirgo.

Plegaria a la Virgen de la Caridad del Cobre
Poema escrito por Ernesto Montaner
Recitado por Otto Sirgo

8 de septiembre - Dia de la Caridad

Señora: Dulce Madre del Hijo Omnipotente,
Tú, que todo lo puedes, ilumina mi frente
para que mi palabra te llegue, sin desmayo,
cabalgando en el potro luminoso del rayo;
no en la parte del ala que mata y extermina,
sino en otra, la blanca: el ala que ilumina.

Dame tu luz, ¡oh Madre! que es la luz que redime,
para hablarte de un pueblo que solloza y que gime.

Madre: a un pueblo que sangra le hace falta tu luz
porque es la misma sangre del Señor en la Cruz.

Escucha, Dulce Madre, la verdad transparente
del tormentoso río que nos cubre la frente.

Las doce campanadas de un año que moría
eran doce advertencias, del monstruo que vendría.

Eran doce rugidos de bronce, que en el viento
eran doce llamadas por el advenimiento
del apóstol mentido, del falso redentor:
el corazón de Judas...las barbas del Señor.

Muy poco sabe el hombre de las cosas arcanas
al descifrar mensajes de bronce en las campanas.
Así sorprende el monstruo que ante todos asoma,
y trae sobre los hombros una blanca paloma.

Hombros merecedores del ruín escarabajo,
¡ Jamás una paloma se ha posado tan bajo!
Ciegas, las multitudes le siguen con afán.
Las multitudes nunca saben a dónde van.

Buscan del paraíso perdido las virtudes.
¡ Oh trágico espejismo para las multitudes!
Virtudes que quisieran hallar en un "encuentro",
buscándolas "por fuera", sin buscarlas "por dentro".

Sin saber que las plantas se cubren de matices
porque hay aguas muy hondas que bañan sus raíces.
Y que las multitudes que olvidan sus virtudes
engendran "un tirano" para las multitudes.

Ese tirano: ese, que llega de repente
con la paloma al hombro y un reptil en la frente.
El que de pueblo en pueblo va sembrando la ira,
el odio, el exterminio, la infamia y la mentira.

El que todo lo roba, ambicioso y rapaz:
a los ricos sus bienes y a los pobres la paz.
El que le llama "hermano soldado", en ocasiones,
al que después enfrenta contra los paredones.

El que hablándole a un pueblo de sus grandes verdades
le cercena, de un tajo, todas sus libertades.
El que diciendo: "¿armas, para qué?" al final
hace de cada casa un pequeño arsenal.

El que iza una bandera roja, totalitaria,
por sobre la que luce la estrella solitaria.
El que aparta a los niños de Martí y de Maceo,
y una hoz y un martillo les brinda por trofeo.

El que no los prepara para ser ciudadano,
porque los quiere viles: los quiere milicianos,
delatores, que entreguen hasta a su propia madre.
Como él que no respeta ni la tumba del padre.

Así sacia sus sedes en la sangre que estanca
el diabólico monstruo de la paloma blanca.
El que bajó a los llanos desde la abrupta sierra
para inculcar el odio, para sembrar la guerra.

El que de las infamias marchará siempre pos,
enemigo de todos. Y enemigo de Dios.

Señora: por la sangre del Hijo derramada
pon tus manos divinas en la Patria angustiada.
Perdónalos, ¡ Oh, Madre! si te olvidan aquellos
que más te necesitan. Tú no te olvides de ellos.

Virgencita del Cobre, Nuestra Santa Patrona:
en el nombre del Padre y del Hijo, perdona.
Y enséñanos a todos a perdonar. Que un día,
cuando florezca el huerto de la filantropía,

cuando bajen las aguas de la ruda tormenta,
cuando en la tierra muda se proyecte irredenta
la Cruz, la Cruz aquella de la Crucifixión,
regresaremos todos al amor y al perdón.

Haz el milagro, Virgen: irrumpe en las corolas
como la vez aquella que surgiste en las olas.
Haz a los malos buenos. Y a los buenos mejores
Como haces en las sombras brotar los resplandores.

Que cuando tus bondades nos envuelven en luz
eres más Madre, Madre del Señor en la Cruz.
¡SALVA A CUBA, Señora del amor verdadero!
Que hoy es Cuba, la Patria, quien sangra en el madero.

"Mis plegarias" de Otto Sirgo. Nueva York: International Productions, 1966.

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!
Author: Ernesto Montaner
Otros Artículos del Autor

Otros artículos

Por 20minutos.es
eeuu-se-retira-de-la-oms EEUU se retira de la OMS. Estados Unidos se retira oficialmente de la OMS cuando el país roza los tres millones de contagios de coronavirus. Ya es oficial: Estados Unidos se retira definitivamente de la Organización...
Por PanAm Post
the-new-york-times-cien-anos-defendiendo-el-comunismo The New York Times, cien años defendiendo el comunismo. Disfrazado de imparcial, lleva más de un siglo apoyando el comunismo, ocultando sus muertes e intentando destruir el capitalismo que ha hecho de Estados Unidos de América...
Por Julio M. Shiling
izquierda-radical-promoviendo-censura-y-socialismo Izquierda radical promoviendo censura y socialismo. Campaña dirigida por organizaciones tituladas como defensoras de los derechos civiles busca coartar la libre expresión para promover ideas de corte marxista e impedir la...
Por Radio y TV Martí
adios-a-armando-ribas-el-mas-liberal-de-los-cubanos Adiós a Armando Ribas, el más liberal de los cubanos. El socialismo es una enfermedad mental, pues ignora la realidad de la naturaleza humana; se forja en la envidia, se administra desde la hipocresía, genera la pereza y...

Subscríbete a Patria de Martí