Fatah y Hamas dos frentes palestinos

FATAH y HAMAS dos frentes palestinosFatah y Hamas dos frentes palestinos

Fatah y Hamas, principales agrupaciones políticas palestinas, son parte de su intrincada historia. Ambas organizaciones han estado en desacuerdo durante muchos años, compitiendo por el poder y el liderazgo. La confrontación, caracterizada por altibajos, incluye enfrentamientos violentos y acuerdos temporales de reconciliación.

Fatah es una organización político-militar, fundada en 1958 por Yasser Arafat, parte de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), creada en 1964.  En 1960 se instaló en la Franja de Gaza comenzando la lucha armada contra Israel en 1965, con numerosas operaciones militares. Tras el rechazo mundial por los múltiples ataques terroristas contra civiles, la OLP cambia su política con el objetivo de lograr el reconocimiento internacional de la causa palestina.

Hamas, “Movimiento de Resistencia Islámica”, organización política y paramilitar palestina yihadista,​ nacionalista e islamista, tiene como objetivo original –según su carta fundacional de 1988–, establecer un Estado islámico en toda Palestina, con capital en Jerusalén, territorios en Cisjordania y Gaza, absorbiendo Israel para liberar Palestina de la ocupación sionista. Cuestionaron a la OLP como institución legítima, rechazándolos a menos que adoptaran la causa del islam. Ha sido declarada movimiento terrorista por muchos países y organizaciones internacionales.

La historia de esta rivalidad se remonta a los días de la Primera Intifada de palestina –levantamiento popular contra la ocupación israelí– de 1987 en territorios invadidos. A partir de 1994, la dirección de Fatah se hizo cargo de la naciente Autoridad Palestina, siendo Arafat presidente hasta su muerte en 2004.

 

Divergencias entre FATAH y HAMAS

Durante los Acuerdos de Oslo de 1993, Arafat –reconocido como representante del pueblo palestino–, firmó la Declaración de Principios con Israel en el proceso de paz, acordando la retirada israelí de los territorios ocupados, el derecho al autogobierno palestino y la renuncia al terrorismo contra Israel por parte de la OLP, regresando Arafat del exilio en Túnez.

La firma de los Acuerdos de Oslo entre Israel y la OLP marcaron un cambio importante en la relación entre Fatah y Hamas, ya que Fatah reconoció institucionalmente al Estado de Israel y se comprometió a la cooperación en seguridad, economía y política; acuerdos que fueron criticados por sectores de la sociedad palestina percibiendo que Fatah cedía demasiado en favor de Israel. Desencadenaron divergencias durante las primeras elecciones al Consejo Legislativo Palestino en 1996, donde Fatah ganó por amplia mayoría, mientras que Hamas y otras organizaciones boicoteaban las elecciones sin participar en ellas. Así, Hamas se consolida como el principal movimiento de resistencia armada contra Israel.

En el 2000, durante la Segunda Intifada palestina, Fatah y Hamas operaron en forma paralela, pero involucradas en la lucha contra la ocupación israelí. Hacia 2005, sin embargo, hubo un cambio en las posturas de ambas organizaciones. Fatah se mostró dispuesta a permitir la participación de organizaciones islamistas en la OLP, abriendo la posibilidad de elecciones en el Consejo Legislativo Palestino que Hamas había boicoteado. Al mismo tiempo, en 2004, la muerte de Yasser Arafat –líder de Fatah–, generó cambios en el panorama político.

En 2006, Hamas participó en las elecciones parlamentarias para la Autoridad Nacional Palestina y obtuvo una victoria electoral, rompiendo la hegemonía de Fatah al lograr mayoría parlamentaria. Esta victoria fue rechazada por Fatah, lo que resultó en un aumento de las tensiones y un conflicto abierto que culminó en enfrentamientos violentos entre ambas facciones en la Franja de Gaza.

La estructura ejecutiva del gobierno residía en 2004 en el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que no fue reconocida por Hamas y en 2013 se denomina Primer Ministro con la actual presidencia de Mahmoud Abbas.

Con la victoria electoral, Hamas demandó elecciones democráticas en las instituciones de la ANP. Pero Fatah resistió la transformación de la ANP, temiendo que Hamas tomara control de la organización en próximas elecciones. Esta situación agravó la polarización en la política palestina, trayendo como consecuencia una división donde Fatah quedó a cargo del gobierno de Cisjordania y Hamas en control de Gaza, instaurando la división palestina.

A lo largo de los años, ha habido intentos de reconciliación entre Fatah y Hamas, especialmente en el contexto de las revueltas árabes en 2011. Grupos populares buscan la unidad del movimiento nacional palestino y su reconciliación; sin lograr la resolución duradera de un conflicto donde las diferencias fundamentales entre Fatah y Hamas persisten. El estancamiento político ha llevado al continuo faccionalismo.

En este escenario, con la ausencia de verdaderas elecciones desde 2006, la sociedad palestina sigue viviendo las consecuencias de este conflicto.  La población de ambos sectores, Cisjordania y Gaza, sufren la carencia de unidad palestina y conversaciones de paz con Israel, lo que obstaculiza los esfuerzos por lograr una posición que contribuya a la creación del Estado de Palestina. Además, la evolución de esta relación política sigue siendo un tema crítico en el proceso de paz en Oriente Medio.

Autora Berit Knudsen @berit_knudsen

BERIT KNUDSEN Columnista en Lampadia

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!