Los demócratas son ahora un partido comunista

Los democratas son ahora un partido comunistaLos demócratas son ahora un partido comunista. Los demócratas comunistas no quieren derrotar a China. Buscan replicar su sistema totalitario. Lejos de querer detener a China, quieren ser la China comunista.

Saule Omarova, que asistió a la Universidad Estatal de Moscú con la Beca Académica Lenin, comparó a Estados Unidos desfavorablemente con la URSS y pidió la nacionalización de las finanzas, no es la primera candidata comunista de Biden. Omarova es sólo la primera candidata abiertamente comunista de Biden.

La elegida por Biden para contralor de la moneda ha sido criticada por sus llamamientos a "acabar con la banca tal y como la conocemos", a quebrar las compañías de petróleo y gas, y a tomar el control de toda la economía.

Esos solían ser artículos de fe comunistas. Ahora son "soluciones" demócratas. 

Los demócratas ya no son sólo socialistas. No sólo quieren nacionalizar todas las industrias, sino que no hay ningún ámbito de nuestras vidas que crean que el gobierno no deba poder controlar.

No sólo quieren nacionalizar la sanidad, la energía y los bancos, sino la cultura y la palabra.

Omarova no está diciendo nada que su nuevo partido no haya defendido ya. Todo el programa de Biden "Build Back Better" no es más que otro paso intermedio para nacionalizar la economía.

Los demócratas están ahora divididos entre "comunistas radicales" como Bernie Sanders y Omarova que admiran la Unión Soviética y "comunistas moderados" como Barack Obama y Thomas Friedman que admiran la China comunista. La diferencia está entre una oligarquía comunista que controla toda la economía o sólo la gran mayoría de la economía.

Las administraciones de Clinton y Obama se arrastraron hasta la cama con la China comunista. Cuando Hunter Biden y el hijastro de John Kerry construyeron su negocio de capital privado en torno a China, estaban siguiendo los pasos de una generación mayor de élites demócratas, incluido el ex líder de la mayoría del Senado Harry Reid, que se vendió a China antes de que sus hijos compraran en China.

Las élites demócratas han trabajado para recrear la oligarquía corrupta de China en Estados Unidos, utilizando crisis ambientales y raciales fabricadas para imponer un sistema de crédito social en la plaza pública, censurando, deplorando, desfinanciando, despidiendo y criminalizando a cualquiera que se oponga a ellos.

Lejos de querer detener a China, quieren ser la China comunista.

O como señaló el New York Times: "El Sr. Obama ha dicho a la gente que sería mucho más fácil ser el presidente de China". Los enormes despilfarros de Obama en materia de energía verde y ferrocarril se llevaron a cabo bajo la pretensión de que harían que Estados Unidos se pareciera más a la China comunista.

Al pregonar los miles de millones despilfarrados en programas de energía verde, gran parte de los cuales acabarán beneficiando a China, Biden afirmó: "Hasta ahora, China ha estado a la cabeza en esta carrera, pero eso está a punto de cambiar". Pero China siempre va a ganar la carrera por ser la China comunista.

Y bajo los demócratas comunistas, Estados Unidos está perdiendo la batalla para seguir siendo Estados Unidos.

Para Clinton, Obama y Biden, Estados Unidos siempre se está quedando atrás en la carrera por ser China en los aspectos ideológicos que no importan, mientras que se ignoran nuestras pérdidas en los aspectos económicos que sí importan. Quieren que los estadounidenses sean mejores colectivistas, que obedezcan al Estado y le confíen su economía, como si eso, y no la traición económica de los demócratas, fuera el secreto del éxito de China.

El desafío a los demócratas pseudochinos ha venido de los demócratas pseudosoviéticos como Bernie Sanders, Elizabeth Warren y AOC. Omarova es una aliada de Warren y la política radical de Massachusetts ha apoyado firmemente su candidatura al Senado. Al igual que Omarova, esta facción demócrata comunista no está dispuesta a conformarse con un cambio gradual ni con ningún indicio de libre mercado, por muy controlado que esté por el Estado. Quieren el poder absoluto sobre todos nosotros.

En lo único que coinciden ambas facciones demócratas comunistas es en que odian a Estados Unidos.

El rechazo al individualismo, a la libre empresa y a la elección personal es la base de todo lo que hace la nueva élite comunista del país. El desprecio de los demócratas por nuestra historia e ideales, encarnado por sus calumnias revisionistas como el Proyecto 1619, significa que nunca defenderán a nuestro país. En su lugar, todos sus planes giran en torno a rehacer Estados Unidos para que sea como los países y sistemas que realmente admiran, destruyendo todo lo que tiene de estadounidense.

Los demócratas dan por sentado que la respuesta no puede estar en la Declaración de Independencia, la Constitución y la Carta de Derechos. Defienden a Omarova tanto por lo que es, una académica formada en el comunismo, como por lo que no es, una estadounidense.

Como individuos, los demócratas, pro-comunistas y pro-soviéticos, que quisieran "transformar fundamentalmente" a Estados Unidos son unos fracasados. Bernie Sanders vivía del paro, Alexandria Ocasio Cortez no era ni siquiera una buena camarera, y Biden, un estudiante de C que plagió y mintió en sus estudios, fue un éxito tan grande como abogado que tuvo que dedicarse a gestionar una piscina.

Los grandes transformadores de América odian tanto la libre empresa y los sistemas de mérito porque son un fracaso. Desde Karl Marx en adelante, los hombres y mujeres que dicen tener todas las respuestas nunca las tienen. Explican todos sus fracasos culpando a un sistema injusto. Insisten en que no habrían fracasado si sólo tuvieran el poder absoluto para transformar la sociedad según sus caprichos.

Envidian a los líderes de las masas sumisas de China y la URSS que podían contar con la obediencia total del pueblo. Y su visión, sea cual sea su especificidad ideológica, es la de una nación cuyo pueblo les obedece. No ven a China, sino al individualismo estadounidense, como su competencia.

Omarova es el parangón de su objetivo, someter la iniciativa individual al Estado.

Los demócratas comunistas no quieren derrotar a China. Buscan derrotarnos a nosotros.

*

Ver el perfil de Saule Omarova de Descubre las Redes: AQUÍ.

Daniel GreenfieldAutor: Daniel Greenfield

Daniel Greenfield, a Shillman Journalism Fellow at the Freedom Center, is a New York writer focusing on radical Islam. @Sultanknish 

Subscribete al boletin de noticias banner 600x44

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!
Fuente o Autor Info:
Frontpage Mag es un orgulloso proyecto del David Horowitz Freedom Center El DHFC se dedica a la defensa de las sociedades libres cuyos fundamentos morales, culturales y económicos están siendo atacados por enemigos tanto seculares como religiosos, en el país y en el extranjero. El Centro para la Libertad David Horowitz combate los esfuerzos de la izquierda radical y sus aliados islamistas para destruir los valores estadounidenses y desarmar a este país en su intento de defenderse en tiempos de terror.

TEMAS

  CUBA

cuba escudo bandera

Relaciones entre los EE UU y Cuba, Reformas raulistas, el embargo...

  EE UU

ee uu flag statue liberty

Inmigración, Elecciones, el Senado, la Tortura, Biden, Obama, Trump, Hillary ...

  Tibet

tibet

Situación: Crítica, violaciones de Derechos Humanos, Genocidio chino en el tibet...

  Socialismo del Siglo XXI

socialismo del siglo XXI III

Venezuela, caída del precio del petróleo, Ecuador, Bolivia...

  Islamismo Radical

islamismo radical torres gemelas 2

Terrorismo islámico, ISIS, ISIL, Obama evade...

  Comunismo Asiático

comunismo 
asiatico

¿Qué es Comunismo Asiático?, Modelo Chino, La masacre de Tiananmén, ¿Queremos eso para Cuba?

  Política y Economía

politica 
economia

 Sistemas socioeconómicos, Desigualdad, Movilidad y Riqueza...

¡Entérate de las noticias que los medios te ocultan y manipulan!

Go To Top