Despidan a Biden y a su equipo de seguridad nacional

Despidan a Biden y a su equipo de seguridad nacionalDespidan a Biden y a su equipo de seguridad nacional. Estados Unidos necesita expertos que puedan revertir el daño que Biden está haciendo a nuestra seguridad nacional. La única manera de volver a la disuasión es despedir a todo el equipo de seguridad nacional de Biden.

Estados Unidos necesita expertos que puedan revertir el daño que Biden está haciendo a nuestra seguridad nacional y que se enfrenten a futuras decisiones insensatas y peligrosas.

La toma de Afganistán por parte de los talibanes -envalentonada por la insensata decisión del presidente Joe Biden de apresurar la salida de las tropas estadounidenses del país sin un plan- cegó al gobierno afgano, al ejército afgano y a los aliados de Estados Unidos. Esta imprudente decisión ha provocado críticas bipartidistas en Estados Unidos y de nuestros aliados mundiales, y el ridículo de los adversarios de Estados Unidos. 

Subscribete al boletin de noticias banner 600x44

Los intentos de Biden de culpar a todo el mundo menos a sí mismo de este fiasco, su negativa a aceptar preguntas de la prensa durante casi una semana (excepto las del adulador George Stephanopoulos) y su decisión de esconderse en Camp David mientras se desarrollaban estos acontecimientos no han hecho sino intensificar las críticas.

Como comandante en jefe, Biden es culpable de este desastre. Pero sus principales asesores de seguridad nacional también son responsables de aplicar sus irresponsables políticas en Afganistán en lugar de dimitir y denunciarlas ante el Congreso.

Es importante destacar que Biden tenía malos instintos en materia de seguridad nacional cuando era más joven. El ex secretario de Defensa Robert Gates escribió que Biden "se ha equivocado en casi todas las cuestiones importantes de política exterior y seguridad nacional en las últimas cuatro décadas".

Ahora que Biden parece estar sufriendo un deterioro mental, está tomando decisiones de seguridad nacional que son irracionales y peligrosas. Esto se extiende más allá de Afganistán, a las conversaciones nucleares con Irán y a no asegurar nuestra frontera sur.

Si Biden no puede ser reemplazado ahora, hay que reemplazar a sus hombres de confianza
En un mundo perfecto, Biden dimitiría inmediatamente, sería sometido a un juicio político o sería destituido de su cargo en virtud de la 25ª Enmienda por esta incompetencia y abandono del deber sin precedentes.

Para destituir al presidente en virtud de la 25ª Enmienda, el vicepresidente y la mayoría del gabinete tendrían que determinar que Biden no es apto para el cargo. El Congreso tendría que aprobar ese proceso con dos tercios de los votos de ambas cámaras. Es difícil ver cómo una mayoría del gabinete de Biden o dos tercios del Congreso, controlado por los demócratas, estarían de acuerdo con esa acción.

La destitución requeriría la aprobación de los artículos de destitución por una mayoría de la Cámara y la condena y destitución por dos tercios de los votos del Senado. Los demócratas no lo permitirán ahora, pero podría ser posible a principios de 2023 si los republicanos toman el control del Congreso en las elecciones intermedias de 2022.

Dado que la destitución de Biden no es posible ahora mismo, hay que tomar otras medidas: sustituir a sus principales asesores de seguridad nacional por expertos que tengan la experiencia, los principios y la seriedad necesarios para revertir el daño que Biden está haciendo a nuestra seguridad nacional y que se enfrenten a futuras decisiones poco acertadas y peligrosas de este presidente.

No tiene sentido que ahora el consejero de Seguridad Nacional Jake Sullivan, el secretario de Defensa Lloyd Austin y el jefe del Estado Mayor Conjunto Mark Milley afirmen o filtren a la prensa que se opusieron a la decisión de Biden de retirar rápidamente las tropas estadounidenses de Afganistán. Sabían que esta decisión era errónea y peligrosa. Tenían el deber de dimitir y denunciar la imprudente decisión de Biden ante el Congreso.

Para empeorar las cosas, la mayoría de los asesores principales de seguridad nacional de Biden son hombres que dicen "sí" sin ninguna cualificación. Dejando de lado a la bufonesca vicepresidenta Kamala Harris, el secretario de Estado Antony Blinken y el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan son unos inútiles de tercera fila. Y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, aparentemente tiene tan poca influencia con Biden que el presidente olvidó su nombre en una conferencia de prensa.

Traer gente más competente
Blinken, Sullivan y Austin (así como el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas) deben irse y ser sustituidos por expertos más experimentados y competentes. El senador demócrata Chris Coons, la ex diputada Jane Harman, el ex diputado Eliot Engel, el ex secretario de la Marina, el senador Jim Webb, o la experta en defensa Michèle Flournoy harían un trabajo mucho mejor. Los subsecretarios y otros funcionarios de seguridad nacional de menor nivel también deberían ser sustituidos por expertos más competentes.

Biden debería nombrar al director de la CIA, William Burns -su único funcionario de seguridad nacional competente a nivel de gabinete- asesor de seguridad nacional o secretario de Estado.

¿Existe la posibilidad de que Biden tome estas medidas? Puede que sí, porque sustituir a su equipo de seguridad nacional sería visto como una acción audaz y decisiva en respuesta a la indignación por su política en Afganistán y a las dudas sobre su liderazgo.

Biden y los demócratas del Congreso también podrían apoyar este curso de acción porque permitiría a Biden trasladar la culpa de su política en Afganistán a otros. Aunque esto sería muy injusto y deshonroso, puede ser necesario convencer a Biden de que nombre a algunas personas altamente cualificadas y con principios como sus principales asesores de seguridad nacional.

La insensata política de Biden en Afganistán y los inequívocos signos de su deterioro mental sugieren firmemente que no es capaz de servir como comandante en jefe. Es casi seguro que los demócratas no aceptarán destituirlo, así que sus colegas republicanos deben presionarlos para que busquen la siguiente mejor opción: rodear a Biden de expertos en seguridad nacional altamente cualificados y con principios que no toleren más decisiones irracionales en materia de seguridad nacional.

Para salvaguardar la seguridad nacional y el liderazgo mundial de Estados Unidos, necesitamos una acción bipartidista ahora para obligar al presidente Biden a tomar esta medida.

Fred FleitzAutor: Fred Fleitz es presidente y director general del Centro de Políticas de Seguridad. En 2018 fue asistente adjunto del presidente y jefe de personal del Consejo de Seguridad Nacional. Fleitz ocupó puestos de seguridad nacional durante 25 años en la CIA, la DIA, el Departamento de Estado y el personal del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes. Twitter: @fredfleitz 

Subscribete al boletin de noticias banner 600x44

Read full article on THE FEDERALIST 

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!