La verdad sobre la atención médica en Cuba

La verdad sobre la atencion medica en cuba¿Es Cuba una potencia médica o es sólo un eslogan político?

Read in English

Según la propaganda política castrista, Cuba tiene logros muy importantes en el ámbito médico, pero la realidad es otra totalmente diferente en la cacareada "potencia médica" en el sentido más amplio del término. Permítame explicar con más detalle esta trista realidad:

Los cacareados falsos logros y fortalezas médicas de Cuba

  • Dicen contar con un sistema de salud pública universal de calidad accesible y "gratuito para todos" sus ciudadanos, con indicadores de salud comparables a naciones desarrolladas y en algunos índices como la mortalidad infantil mejores que Estados Unidos y Canada. Más adelante veremos como manipulan las estadisticas.
  • Han formado a decenas de miles de médicos, no solo cubanos sino también extranjeros en su Universidad de Ciencias Médicas. Si es cierto y es su arma de propaganda, manipulación y adoctrinamiento más potente para influir e interferir en la política de otros países.
  • Sus brigadas médicas internacionalistas han prestado servicio en numerosos países, si especialmente en aquellos países que utilizan los esclavos de Bata Blanca exportados por la dictadura castrista y le pagan al régimen sin considerar que el salario que reciben es miserable al confiscarles entre el 75% y el 80%. Además, la cantidad de médicos exportados como esclavos ha deteriorado la ya precaria atención médica primaria que reciben los ciudadanos cubanos.
  • Cuentan con algunos centros de investigación biomédica como el Instituto Finlay y el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, para respaldar su propaganda sobre la falsa Potencia Médica cubana a cualquier costo pese a las carencias y escasez de recursos e insumos en la mayoría de los hospitales y clínicas de la isla, junto al deterioro y cierre de hospitales, clínicas y consultorios de los "Médicos de la familia".

¿Son los servicios médicos en Cuba realmente gratuitos?

Una de las mayores mentiras que promueve la dictadura en Cuba es que dice tener un sistema de salud superior a los de los países desarrollados ya que según la propaganda política el sistema nacional de salud público es un sistema de calidad universal gratuito y al alcance de todos, pero la realidad es que para el cubano de a pie solo existe un sistema rudimentario en pésimas condiciones higiénicas y con una gran escasez de insumos y equipos médicos así como la ausencia total incluso de medicamentos básicos. Sin embargo, existen servicios médicos de calidad especialmente gratuito para la cúpula de gobernantes cubanos y sus familiares, en centros médicos privados por los que se debe pagar en dólares, que sólo están al alcance de extranjeros y/o residentes cubanos en el exterior.

Los ejemplos más notables son la Clínica Central Cira García en La Habana que es un caso ilustrativo. Esta es una institución de salud destinada principalmente a atender a cubanos residentes en el extranjero y extranjeros, que brindan servicios de pago en divisas (dólares, euros, etc).

Otros ejemplos similares son clínicas como CIMEX, Miramar, Siboney y algunos servicios ofrecidos en determinados hospitales como el Ponce, el CIREN y el Juan Manuel Márquez. En estos centros se cobran tarifas, muchas veces elevadas, por tratamientos, intervenciones, análisis y otro tipo de atenciones médicas.

Por lo tanto, es incorrecto decir que todos los servicios de salud en Cuba son completamente gratuitos. Para los ciudadanos cubanos residentes en la isla, la pésima atención básica es sin costo, pero existe un sector paralelo de servicios médicos de pago, especialmente para los cubanos en el exterior y extranjeros.

¿Es la falta de higiene en los hospitales cubanos culpa del embargo?

La falta de higiene y las deficiencias en las condiciones de la inmensa mayoría de los hospitales públicos en Cuba no pueden atribuirse al embargo estadounidense. Es un problema multifactorial con varios elementos a considerar:

  1. Infraestructura obsoleta y falta de mantenimiento: Muchos hospitales tienen instalaciones antiguas, con falta de inversión para su modernización y reparación. Esto dificulta mantener adecuados niveles de higiene.
  2. Escasez de insumos y recursos: Existe una carencia crónica de materiales de limpieza, desinfectantes, ropa de cama limpia, guantes, entre otros implementos básicos para la higiene hospitalaria. Esto por problemas presupuestarios.
  3. Condiciones laborales precarias: Los bajos salarios y las pésimas condiciones laborales del personal hospitalario como enfermeras y trabajadores de limpieza repercuten en la motivación y han provocado que muchos abondonen la profesión y busquen trabajos en los centros turísticos, o se dediquen por cuenta propia al cuidado de enfermos, incapacitados y o personas de la tercera edad.
  4. Deficiencias en la gestión y organización: Algunas críticas apuntan a fallas administrativas en el manejo de inventarios, distribución de recursos y protocolos de higiene en los centros médicos.
  5. Situación económica general del país: La escasez y limitados recursos que afectan a Cuba inevitablemente impactan también en el sector hospitalario público.

Para poner un solo ejemplo tomaré como referencia la opinión de una holguinera que se publicó en Diario de Cuba

"Aunque debería ser lo contrario, en este país un hospital es posiblemente el lugar más insalubre que hay", opina Georgina, una holguinera de la tercera edad que padece de diabetes tipo 2 y tiene una linfangitis en el pie derecho. "Se supone que allí tiene que haber condiciones higiénicas, pero no, una siente que la salud y la vida corren peligro ingresada en un hospital, de tan cochino que está todo. Por eso la gente trata de no ir al hospital hasta último minuto", critica.

Aunque la dictadura acusa al embargo de imponer restricciones en el acceso a ciertos insumos y equipos médicos, no es la causa principal de los problemas higiénicos en los hospitales cubanos según expertos. Hay factores internos estructurales, organizativos y económicos que el gobierno cubano debe atender y resolver para mejorar esta precaria situación que afecta la salud de su población.

¿Se pueden confiar en los índices de mortalidad infantil de Cuba?

Es una preocupación válida cuestionar la confiabilidad de las estadísticas de mortalidad infantil reportadas por la dictadura castrocomunista de Cuba, dadas las acusaciones de que el gobierno manipula los datos para mostrar mejores indicadores.

Algunas organizaciones internacionales y expertos independientes han expresado dudas sobre los métodos utilizados por Cuba para registrar las defunciones infantiles. Específicamente, se ha denunciado que en algunos casos los bebés que nacen vivos pero fallecen poco después, son registrados indebidamente como "muertes fetales tardías" en lugar de muertes infantiles.

Esta práctica, distorsiona las cifras reales al excluir algunas muertes del cálculo de la tasa de mortalidad infantil, haciéndola parecer artificialmente más baja.

Adicionalmente, la falta de acceso de observadores externos independientes a los datos primarios de registros médicos en Cuba dificulta la verificación objetiva de la información reportada.

Por otro lado, organizaciones como la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) han tendido a respaldar en general las cifras cubanas, lo que muestra la complicidad política deplorable de estas organizaciones con la dictadura castrista.

En resumen, existe un debate abierto sobre este tema sensible. Aunque Cuba presume tasas de mortalidad infantil sumamente bajas, las evidencias de las acusaciones de manipulación estadística por motivos políticos son irrefutables. Una mayor transparencia y acceso a la información primaria por parte de entidades internacionales sería deseable para desmantelar los falsos mitos de la mal llamada “Potencia Médica” cubana.

 

Sistema de salud pública cubano de calidad, accesible y gratuito para todos: ¿Realidad o propaganda?

Desigualdades en la atención médica

Se podría concluir que en Cuba el llamado sistema de salud pública de calidad, accesible y gratuito para todos sus ciudadanos es una consigna política ya que la diferencia es abismal si la comparamos con las que reciben miembros del gobierno y extranjeros. La consigna de un sistema de salud pública de calidad, accesible y gratuito para todos los ciudadanos cubanos es más un lema político y propagandístico que una realidad plenamente materializada. Es alarmante la complicidad de organismo internacionales como la ONU y la OMS avalen la falsedad de los logros del régimen comunista cubano en el campo de la salud.

Las evidencias apuntan a profundas desigualdades y brechas muy marcadas en la atención médica que reciben diferentes sectores de la población cubana:

1) Mientras los ciudadanos comunes dependen de la deteriorada red pública de hospitales y clínicas con enormes carencias de insumos, infraestructura obsoleta y condiciones higiénicas deplorables, las élites del gobierno y altos funcionarios disfrutan de instalaciones y servicios médicos de mayor calidad y exclusividad.

2) Paralelamente, existe un circuito de clínicas y atenciones de pago en divisas destinadas principalmente a extranjeros y cubanos residentes en el exterior, donde se ofertan tratamientos y tecnologías de última generación a precios muy elevados para los estándares locales.

3) Se han documentado casos de turismo médico de extranjeros adinerados que acuden a recibir atenciones de vanguardia en Cuba aprovechando el precio de los servicios de pago.

4) En contraste, un cubano de a pie con una enfermedad grave a menudo enfrenta demoras, falta de acceso a medicamentos y tecnología de punta, e incluso debe recurrir al mercado negro o informal para poder acceder a ciertos tratamientos, así como llevar su ropa de cama, de uso personal, los alimentos y hasta los medicamentos.

En síntesis, si bien la dictadura en Cuba dice brindar cobertura sanitaria gratuita, existen desigualdades flagrantes en la calidad asistencial según la capacidad de pago y posición social. Esto pone en entredicho el supuesto carácter universal, gratuito e igualitario de la atención médica para todos los cubanos. En gran medida, parece ser más un campaña política que una realidad tangible.

 

¿Son los médicos cubanos esclavos modernos?

Muchos países a pesar de la propaganda castrista se han dado cuenta que los programas de médicos cubanos en el exterior y sus llamadas brigadas médicas del Contingente Internacional de Médicos, son realmente contingentes de esclavos modernos acusándolo de explotación laboral y violaciones de los derechos humanos y laborales del personal de la salud.

Algunas de las principales críticas son las condiciones laborales precarias, los bajos salarios que reciben los médicos comparados con lo que pagan los países anfitriones, las restricciones de movimiento y amenazas si desertan del programa. Se ha calificado en algunos casos como una forma moderna de "trabajo forzado" o "trata de personas".

Argumentos a favor y en contra

Por otro lado, la dictadura cubana defiende el programa como una vía para brindar asistencia médica a países con escasez de personal sanitario y como una fuente de ingresos importante para la economía cubana. Alegan que los profesionales participan de forma voluntaria, aunque algunos prefieren trabajar como esclavos en el exterior que trabajar en la isla y para otros es una forma de poder emigrar a otros países si pueden escapar de las misiones médicas y dejar de ser esclavos a sabiendas de las medidas que toma la dictadura contra los desertores y sus familiares.

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!