'Vigilada por cámaras, en ropa interior y sin pelo': así está la presa política Lizandra Góngora

presa politica Lizandra Gongora prision Guatao'Vigilada por cámaras, en ropa interior y sin pelo': así está la presa política Lizandra Góngora. Se niega a comer la comida de la cárcel 'por miedo a adquirir alguna enfermedad', dice el padre de cuatro de sus hijos.

La presa política cubana Lizandra Góngora Espinosa permanece en una celda del hospital de la prisión para mujeres conocida como El Guatao, ''en ropa interior, sin pelo y negada a comer la comida de la cárcel por miedo a adquirir alguna enfermedad", informó a DIARIO DE CUBA Ángel Delgado, padre de cuatro de sus hijos, quien pudo visitarla este martes.

''Lizandra tiene toda la boca cuarteada, permanece en ropa interior porque está negada a usar ropa de la prisión. Tuvo que pelarse al rape porque la jefa de la prisión, Yasnay, la haló por el pelo con fuerza cuando fue a sacarla del campamento para el hospital'', comentó Delgado.

''Ella está constantemente vigilada por cámaras en la celda del hospital, todo ha sido un abuso con ella'', criticó la expareja de la activista.

 

Delgado añadió que Góngora Espinosa ''está negada a comer los alimentos de la prisión porque tiene temor de que le quieran poner algo y solo come lo que yo le llevo, pero muchas veces le esconden la comida y no se la dan diciéndole mentiras'', denunció.

Góngora Espinosa fue condenada a 14 años de prisión por los supuestos delitos de sabotaje, desórdenes públicos y robo con fuerza, tras su participación en las protestas del 11J en Güira de Melena, Artemisa.

Tanto esta activista como el periodista independiente Jorge Bello Domínguez recibieron las más altas condenas por su participación en las protestas en esa localidad, debido a su activismo anterior en contra del régimen.

En el caso de Góngora Espinosa, madre de cinco menores de edad y militante del Partido Republicano de Cuba, luego de la protesta en Güira de Melena se trasladó a La Habana y estuvo en una casa en Centro Habana, pero aun así las fuerzas represivas la localizaron 11 días después y la arrestaron.

A inicios de septiembre, una docena de organizaciones independientes cubanas exigieron la liberación de Lizandra Góngora, las hermanas Garrido y el resto de las mujeres encarceladas en Cuba por participar en las protestas del 11J, que superan el medio centenar.

Waldo Fernandez CuencaAutor: Waldo Fernández Cuenca, Periodista y redactor del medio digital Diario de Cuba. Comenzó su carrera con Diario de Cuba desde el 2013 como periodista independiente.

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!