Patria de Martí Artículos y Ensayos

No queremos la Democracia de Raúl Castro, ni la de Maduro para Colombia

Marta Lucía Ramírez, ex-ministra de defensa de Colombia no quiere ni el modelo de Democracia Cubana de Raúl Castro(Garante del Proceso de Paz para Colombia) y mucho menos los valores democráticos de Nicolás Maduro(Acompañante del Proceso de Paz) para Colombia.
Marta Lucía Ramírez, ex-ministra de defensa de Colombia declaró  en referencia al planteamiento de Raúl Castro, presidente de Cuba y Garante del proceso de Paz para Colombia..."Aquí hay que garantizar la democracia": "De que tipo de democracia estamos hablando, es acaso el MODELO DE DEMOCRACIA CUBANA, el que nos quieren plantear para Colombia ESO NO ES DEMOCRACIA, NO CREO EN ESA DEMOCRACIA. Y por supuesto la presencia de Nicolás Maduro lo que hace es que arroja todavía mas sombra sobre este proceso porque es que Nicolás Maduro NO REPRESENTA NI LA LIBERTAD, NI LOS DERECHOS, NI LAS GARANTÍAS, NI EL RESPETO A LA INSTITUCIONALIDAD NI MUCHO MENOS LOS VALORES DEMOCRÁTICOS EN LOS QUE NOSOTROS CREEMOS, ESOS QUE QUEREMOS PARA COLOMBIA Y PARA VENEZUELA, a mí sí me parece muy desafortunado ese ACOMPAÑAMIENTO...Y esta nueva amistad del presidente Santos y de su canciller con Nicolás Maduro no puede significar que terminemos pisoteando esa historia de Colombia que es de defensa a la verdadera democracia.
Declaraciones de Marta Lucía Ramírez, ex-ministra de defensa de Colombia en referencia al acuerdo sobre el fin del conflicto que se firmó en La Habana como parte del Proceso de Paz para Colombia en el programa "La Tarde" de NTN24 del 23 de junio, 2016

democracia de Raul y Maduro para Colombia no FB

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Cuba and Global Communism

Transcripción del discurso dado en la Fundación Víctimas del Comunismo en Washington, DC.

Cuba and Global Communism

I have the awesome task in limited time to talk about a free and democratic Cuba and its requisites. There are two elements that are vital for a democratization process (of course, after liberation). The first is dealing with the past, and the second is building democratic institutions for true regime change.

1989 was a very big year. In November, the Berlin Wall fell and with it the emblematic fall of Soviet communism. I didn’t say communism, I said Soviet communism. However, upon empirical scrutiny, 5 months later, on the biggest public square in the world, Tiananmen, 3,000 were butchered. And in that occurrence we saw Asian communism, the Chinese model. This was an innovative, but not really new, system because Lenin tried it in 1921 with his new economic policy. But the Chinese in effect perfected this system, where you had a mercantile economy with market mechanisms and a Leninist state.

This, in effect, crippled the hindsight of many people. Why? Because what had traditionally been marked as a free enterprise system (capitalism) siding with democracy, and centrally planned economies siding with communist authoritarian dictatorship, all of a sudden blurred. Unfortunately, this and the ensuing moral relativism caused enormous confusion among democrats of the world. The fascists, though, had it right all along on this. In other words, they knew that property in private hands with a state that in essence dominated it would be much more efficient. Well, the socialism with Chinese characteristics, in effect building on the pragmatic side of Marxism, has done exactly that. But what we also saw from 1989 was despotism that competes in elections. We saw refurbished Marxists change names, change identities, by ruling with the coexistence of private property and the state having the ability to determine the outcome of who wins and who loses. Some call this Putinism, in the sense that Putin’s dictatorship has in effect served as a model for this.

In 1991, there were 28 states that officially divorced themselves from communist rule. Thirteen years later, only eight were full-fledged democracies. What happened? There were high expectations in 1989. What went wrong? If we look at empirical evidence, we can point, for example, to the work of political scientist Samuel Huntington who proclaimed that there were historical waves of democratization. Waves like the ones we see at the sea. They come in and then there is a reflux, there’s an ebb that pulls it back, in essence reversing democratic achievements. These waves continued in and out through different sessions, and there were many people trying to explain why some fail and some don’t.

Others in the social sciences developed the idea of modernization theory. Seymour Martin Lipset did great work on that which in effect said that if you modernize the society, democracy has to come. The notion is that as the economy expands the economic class, the entrepreneurial class, will put pressure on the political class to go into the sea of democracy.

But the problem with that is that it completely misreads the qualitative difference in dictatorships. From what is classically known as an authoritarian dictatorship and a totalitarian dictatorship. They are worlds apart. In regimes of total domination, civil society does not exist. The theory of modernization is a moot point because there is no civil society, so who is going to put pressure on the political class if there is no entrepreneurial class that is not associated with the political power?

And when we rightly look at the successful cases of democratization we see Taiwan, we see South Korea, we see Greece, we see Brazil. All of these were authoritarian dictatorships, and then when we see the same model applied to totalitarian regimes, we see China, we see Vietnam, we see Laos. We see a dictatorship that is stronger than before, and its society acquiescing to a great degree because undoubtedly there is material betterment. It is the choice between living in dire misery and not being able to express yourself or living better and not being able to express yourself. It’s an obvious choice.

In the case of Cuba, what should be the requisites? Definitely the economic order is of secondary importance. Primacy lies in the political and ethical system. And this has been, to a great degree, the problem in regimes such as the Chinese, and the Vietnamese, and the Cubans, and what we have in Russia and what we see in many parts of the world. The economic and the commercial interests form a collusion with the political power that can offer a certain stability, and democratic ethics go out the window. And this is extremely, extremely dangerous.

So for Cuba the focus should be, as is the case for any country that wants a transition to democracy, on the political and the ethical. That is why this détente with the Castro regime is utterly meaningless if the purpose is democracy. Cuba will be free, however, but it will be in spite of the intentions of the Obama administration. There needs to be a systemic demolition; to be precise, de-communization. There need to be laws that protect the nation of Cuba from parties and movements that are anti-system. This has worked fine in Europe. The Europeans have not been shy to put laws on the books that will keep Nazism out of the reach of power, and this makes perfect sense. As John Adams said, “Democracy is not a suicide pact.” There is no reason that anti-system movements and parties should partake in the game of democracy. It is absolutely pointless and dangerous because democracy has to be defended.

To be even more precise, in the Cuban context there needs to be transitional justice. If there is no transitional justice, there can be no democratization. We have the evidence in Central and Eastern Europe that will validate this. Transitional justice is not wild vengeance. It is designed to avoid impunity because if you know that you can commit a crime and not be held accountable for it, it will be repeated down the road. So to avoid this, impunity cannot be tolerated as it was not tolerated in Europe after the collapse of fascism. Transition justice requires the identification of the crime, punishment for the criminals, and reparations for the victims. As part of the comprehensive de-communization that Cuba would need, its institutions need to be put away.

Hannah Arendt explained very lucidly that the success of a totalitarian regime is in its ability to organize political power in society. The system is maintained by a host of institutions, mass organizations, and labor organizations. An array of arms of the dictatorial state that try to mimic a civil society but, in effect, are just instruments of the political power. This needs to be dismantled.

The regime has enormous businesses outside the territory of Cuba which have siphoned money away from the Cuban people. This needs to be investigated; these assets need to be found. This cannot be understated because, again, impunity cannot be tolerated for all these companies. Just recently the Panama Papers continue to reveal the extent that a criminal regime, like in Cuba, goes to not just to survive but to profit because the notion of equality is completely hypocritical, as we all know and as the higher leadership of the Cuban regime demonstrates.

There needs to be the establishment of an indemnification fund because the victims have to be indemnified. Sirley has to be indemnified and so many others whose property was stolen. Now I want to be clear, no one should be taken out of their house if they are currently there. However, I cannot sanction what is in effect the biggest robbery of American property in the world. And not just because it is American property but because it’s wrong. So to the extent that this indemnification fund can afford it, this must be done because, again, we cannot sanction theft.

There are certain particularities in the ugliness of Cuban communism that so often miss the radar of many of the brightest that are on the side of liberty. Cuba’s nature is all-encompassing and has played an enormous role throughout its history in keeping communism well and alive. The notion of the New Left was essentially fathered by Cuba, where you had the Soviet Union looking at the proletariat—the working man—as the agent of change. In China, they had the peasant as the agent of change. The Cuban revolution said no, anyone can be the agent as long as they share certain sentiments. It opened the door to agents of change that attracted an enormous amount of people into this movement. Communist Cuba has been the base for the class war struggle that Latina America has been and continues to be.

Communist Cuba has been the bridge with radical Islam. This marriage of convenience you see between atheist communism and radical Islam. It was Cuba that opened the door to joint meetings with Ayatollah Khomeini while he was still in Paris. In the decolonization effort in Africa, Cuba managed to penetrate all of these independence movements and attract them towards the communist sphere.

When Soviet communism collapsed, Cuba’s response was the Sãu Paulo Forum, which brought together the movements of the Left and changed strategy by adopting Italian Marxist Antonio Gramsci’s superior system; it must be said, Gramsci’s biggest disagreement with orthodox Marxists was that economics is not primacy, culture is. He wanted to focus on impacting culture and penetrating the democratic institutions, and Marxist will get to power that way. This is what the Sãu Paulo Forum was all about. It invigorated communist subversion with different methodology. The so-called socialism of the 19th century is in effect that in motion. You cannot speak today about Venezuela, about Nicaragua, about Ecuador, about Bolivia, about Brazil without understanding the part that communist Cuba plays. Venezuela is a Cuban colony. It is not just important for the people of Cuba that Cuba take the correct road and implement this de-communization. It is important that all of this information in a free Cuba not just be made public, but the criminal activity of all those accomplices outside of Cuba’s borders. There are victims of Cuba’s communism all over the globe. It’s no secret that the American POWs that were tortured and killed by Cubans were in such a horrific state that they could not be returned when the Paris Peace Accords took place.

In closing, I cannot understate the importance that if we want to truly conclude the global recession and promote democratic recovery, Cuban communism must be completely dismantled and overhauled and transitioned to democracy. It is not just an island 90 miles from here that has a disagreement with the US government. It truly is a focus of evil that impacts the world. And the Victims of Communism Memorial Foundation is an important organization that I think has a great role in this because amnesia is what the defenders and apologists for these regimes want to promote. I commend the work that you do, not just looking at the systems that remain but looking at the subversion waiting to occur if this is not stopped with time. Thank you so much and God bless.

source dissident Victims of Communism

 

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Colombia: ¿La ofensiva final de las Farc?

Colombia la ofensiva final de las FARC

Colombia es en estos momentos el escenario de un intento de toma del poder comunista por una vía sui generis bastante insólita. El llamado “proceso de paz”, una negociación secreta en La Habana entre el gobierno de Juan Manuel Santos y los jefes de la guerrilla Farc, es el medio que ese movimiento armado ilegal ha encontrado para imponer su hegemonía a corto plazo sobre la sociedad y el Estado colombianos.

En los cuatro años que han durado esas “conversaciones”, las Farc lograron convencer al presidente colombiano de ceder en toda la línea ante sus pretensiones. Santos ha aceptado negociar los puntos de equilibrio institucional y social de Colombia. Así, ese “proceso de paz” se ha convertido para los colombianos en una pesadilla: las instituciones democráticas del país, su economía social-liberal, sus libertades, serán readaptadas y reestructuradas según la visión marxista y “bolivariana” (léase castrista) de las Farc, las cuales esperan transformar el país en una nueva “república popular”.

Sin embargo, Santos ha logrado convencer a ciertos jefes de Estado de Europa y Estados Unidos, y a la prensa internacional, de que tales concesiones aportarán paz y progreso. La oposición replica, con razón, que tales concesiones a un movimiento totalitario como las Farc, las cuales siguen defendiendo su programa de toma del poder, significan el fin del sistema democrático y generará una nueva ola de violencia a largo plazo en Colombia. Sordo a tales argumentos, Santos insiste en que la paz está por encima de todos los demás valores, como la justicia, la libertad, la verdad, y que oponerse a las concesiones exigidas por las Farc es ser “partidario de la guerra”. “La nuestra es una paz basada en estándares de justicia, que garantice preservar valores democráticos, que sea estable y duradera, muy diferente a esa paz basada en la impunidad”, replica Oscar Iván Zuluaga, dirigente del principal partido de oposición a Santos, el Centro Democrático.

Las FARC fueron creadas por el Partido Comunista en los años 50

Las Farc, un aparato político-militar creado por el Partido comunista colombiano en los años 1950 bajo el control directo de la URSS, intentaron tomar desde entonces el poder mediante la lucha armada rural, sin conseguirlo jamás. Simultáneamente, ese movimiento, utilizando su aparato legal, el PCC, intentó formar coaliciones de tipo Frente Popular con sectores liberales y conservadores “de avanzada” para tratar de llegar al gobierno por la vía electoral. Nunca lo logró. A pesar del fuerte apoyo financiero que recibía de la URSS, el PCC nunca dejó de ser una minoría bien organizada pero aislada y sectaria, muy mal vista por la ciudadanía. Tras el derrumbe de la URSS, el PCC estuvo a punto de desaparecer por la deserción de miles de sus miembros y las Farc decidieron financiarse definitivamente con el tráfico de droga y los secuestros. Hoy son uno de los carteles de droga más poderosos del continente americano. Al final de esos decenios, la guerra de agresión desatada por las Farc causó no menos de 260 000 muertos, 45 000 desaparecidos y 6,8 millones de personas desplazadas. Empero, las Farc no lograron salir de su estancamiento político y militar.

La llegada al poder de Hugo Chávez en Venezuela, en 1999, llevó a las Farc a repensar su estrategia. Buscaron una vía nueva, más insidiosa y rápida, para triunfar en Colombia. La idea fue utilizar un simulacro de “negociación política” con el poder central prometiéndole un pacto para lograr el “fin del conflicto”. Las transformaciones institucionales que le exigieron a Santos estaban calculadas para abrir, de hecho, avenidas al avance ideológico y político de las Farc y de sus aparatos de sostén legal. Así esperan llegar a una “Colombia nueva” donde reinaría la “justicia social”.

Esa táctica “dialoguista” les había dado buenos resultados en el pasado, cuando el gobierno del conservador Andrés Pastrana aceptó negociar con las Farc durante tres años (noviembre de 1998 a febrero de 2002). En ese periodo, las Farc obtuvieron el control de una zona desmilitarizada de 42 mil km², tan grande como la Suiza. En las negociaciones, las Farc perseguían el cambio “de estructuras”. Muchas concesiones gravísimas les fueron hechas por Pastrana pero el proceso fracasó ante la intransigencia de las Farc y las violencias que éstas seguían cometiendo en el resto del país.

La táctica de la “negociación de paz” también había sido experimentada años atrás, con éxito, durante el gobierno del conservador “progresista” Belisario Betancur (1982-1986). Durante esas conversaciones las guerrillas se reforzaron y todo ello culminó con un intento de golpe de Estado por parte de una guerrilla castrista urbano-rural, el M-19, que comenzó con el sangriento asalto al palacio de justicia de Bogotá y con la toma como rehenes de más de 250 magistrados y empleados. El plan terrorista, que había sido financiado por Pablo escobar, el jefe del Cartel de Medellín, fue derrotado por el Ejército. Durante el gobierno de Cesar Gaviria (1990-1994), el M-19 fue amnistiado y sus crímenes quedaron impunes. El partido que formaron los ex terroristas trató de hegemonizar la extrema izquierda, con resultados desiguales. En cuanto a los líderes de los partidos “burgueses”, el Liberal y el Conservador, nunca sacaron las lecciones correctas de esos “procesos de paz” y la idea de retomar las “negociaciones en medio del conflicto”, siguió siendo la brújula de orientación de los presidentes de turno.

La única excepción a esa política fueron los dos gobiernos del liberal Álvaro Uribe (2002-2010) quien exigió a las guerrillas y a los paramilitares de extrema derecha (AUC), cesar sus actividades armadas para poder participar en negociaciones de paz. Las Farc rechazaron la propuesta y el Ejército y la Policía lograron sacarlas de inmensas regiones y arrinconarlas en las selvas. Varios de sus principales jefes perecieron o fueron encarcelados, y los demás tuvieron que refugiarse en Venezuela y Ecuador. Los paramilitares, en cambio, aceptaron las condiciones y tras cuatro años de arreglos, 35 213 de ellos habían sido desmovilizados. Otros 960 fueron detenidos en ese periodo.

El 13 de mayo de 2008, los 14 jefes mayores de las AUC fueron deportados hacia Estados Unidos por orden del gobierno de Uribe, por haber violado los compromisos que habían aceptado en julio de 2003. El Ejército, por su parte, había liberado, en una operación de gran audacia, en el Guaviare, los 15 rehenes “políticos” de las Farc, incluida Ingrid Betancourt, el 2 de julio de 2008. Sin tales rehenes, las presiones de las FARC para obligar a Uribe a buscar una “solución política” se fueron al traste. En diciembre de 2006, la cifra de comunistas que habían desertado de las Farc y de dos otras bandas armadas, el Eln y el Erg, llegó a los 7 738 guerrilleros.

El abandono del exitoso modelo antisubversivo uribista operado por el gobierno de Juan Manuel Santos en 2010, y la negociación que éste abrió enseguida, le permitió a las Farc salir de su crisis y reconquistar el terreno perdido. Doblaron sus cultivos de droga y sus exportaciones de cocaína. Sus ataques y emboscadas aumentaron, así como su reclutamiento de niños, sus secuestros y otras atrocidades. Sin embargo, el logro mayor de éstas se centró en la esfera política: en lo que han conseguido en las negociaciones en Cuba. Hoy el presidente Santos está exigiendo a la ciudadanía que apruebe, en un plebiscito irregular (pues el contenido exacto de los acuerdos no ha sido dado a conocer), lo siguiente:

1. En el periodo del “post-conflicto”, ninguno de los jefes de las Farc pagará cárcel por sus delitos, ni siquiera por sus crímenes de guerra y de lesa humanidad. Si se firma la paz, ellos “pagarán” sus crímenes haciendo un “trabajo social” en regiones rurales: reparando, por ejemplo, en toda libertad, un corral de puercos, ayudando a los campesinos a sembrar maíz, etc.

2. Las Farc no entregarán sus armas: dicen que las “dejarán” pero rehúsan que haya testigos de esa operación. Van a ocultarlas para reutilizarlas en caso de que el proceso les sea desfavorable.

3. Los jefes y miembros de las Farc podrán hacer política: podrán elegir y hacerse elegir a cargos públicos (alcaldes, gobernadores, presidente de la República). Podrán ser elegidos al Congreso (Senado y Cámara de Representantes), y crear o hacer parte de formaciones políticas legales.

4. Las Farc no repararán a sus víctimas. Dicen que no tienen dinero, que esas reparaciones materiales serán pagadas por el Tesoro nacional. Santos asegura que las Farc no tienen dinero. Empero, fuentes oficiales colombianas y la revista británica The Economist afirman que las Farc tienen un tesoro de guerra de 33 billones de dólares proveniente de minería ilegal, secuestros, extorsiones y tráfico de drogas. Agregan que la mayor parte de ese dinero está escondido en países como Venezuela, Costa Rica, Ecuador y Panamá (http://www.colombia.com/actualidad/especiales/dialogos-de-paz/noticias/sdi282/135169/the-economist-informa-que-las-farc-tienen-33-billones-de-dolares).

5. Se deberá aceptar que el narcotráfico sea visto como un “delito conexo con el delito político”, por lo tanto el narcotráfico que practican las Farc no será sancionado con cárcel y esos delincuentes no podrán ser extraditados. El narcotráfico financió miles de asesinatos, emboscadas y masacres en Colombia.

6. Los miembros de las Farc se comprometen a luchar contra el tráfico de drogas, durante el “post conflicto”, pero no se comprometen a entregar sus bienes ni sus tierras compradas o usurpadas a los campesinos, ni a entregar sus laboratorios, ni sus dineros proveniente del narcotráfico.

7. Todo criminal de las Farc podrá escapar a la justicia: solo basta que utilice el mecanismo de reconocer que es responsable de los delitos que le reprochan.

8. El presupuesto de la fuerza pública (Fuerzas Militares y Policía nacional) será reducido y la doctrina militar será modificada. Los militares serán sometidos a la “justicia transicional” con jueces que serán nombrados por las Farc. Los oficiales tendrán que admitir delitos que no han cometido para ser juzgados por la “justicia transicional”. Los militares quedarán así equiparados a los terroristas que agreden la sociedad y el Estado.

9. Las Farc una vez firmen la paz recibirán locales y equipos técnicos para montar un canal de televisión, una radio-emisora y un diario en papel para difundir su propaganda a nivel nacional.

10. Las Farc recibirán territorios enormes del país para que los manejen a su antojo. Esas zonas coinciden con los lugares con mayor producción de coca y donde esa organización ha impuesto su imperio de muerte y daño a los campesinos. Serán más de 30 las llamadas “zonas de ubicación” que han pactado en Cuba. Serán zonas desmilitarizadas. No habrá ni policías ni soldados de la República. Los guerrilleros tendrán en esas zonas el estatuto de “gendarmes”.

11. Las Farc, a través de “comités populares”, podrán “regular la producción de información” en Colombia. Las Farc pretenden ejercer un “control social y popular sobre los medios de comunicación”. No quieren que haya prensa libre y periodistas independientes. Quieren imponer una “nueva política de información y comunicación”.

12. Las Farc, en el post conflicto, organizarán, con apoyo del Estado, formas de “control obrero” en cada empresa, en cada oficina, en cada finca, del país. Unos misteriosos “comités de base” cogobernarán el destino de la agricultura, de la industria y del comercio colombiano.

Militares y policías han sido incinerados vivos por las FARC

La población ve con horror el carácter totalitario que toman las negociaciones en La Habana. Pero lo que más alarma a la gente es la actitud empecinada del gobierno de Santos que acepta, sin hacer objeciones, tales medidas que abolirán el sistema liberal y pluralista colombiano. Los sondeos de opinión muestran, de forma reiterada, que un 78% de la población rechaza los resultados de la negociación. El 2 de abril de 2016, inmensas manifestaciones de protesta contra las Farc y contra sus pretensiones, fueron realizadas en 25 ciudades de Colombia. Sin embargo, Santos persiste en su línea de capitulación como si las mayorías colombianas lo respaldaran.

Peor, Santos intenta introducir los puntos concedidos a las Farc en el bloque de constitucionalidad colombiano sin una real discusión en el Parlamento ni que éstos hayan recibido la aprobación o el rechazo de los colombianos. Exige, además, que esos cambios extremos adquieran un carácter “intangible”, es decir que ningún gobierno ulterior podrá anularlos o modificarlos. Tal es el epicentro del “acto legislativo por la paz”. Santos le pidió al Congreso, y éste obedeció, la atribución de poderes especiales para que él pueda dirigir por decreto la fase final del proceso de paz. Para la oposición, el despojo de las facultades constituyentes del Parlamento equivale a una derogación ilegal de la Constitución, a una especie de golpe de Estado que abre las puertas a una narco-dictadura.

La respuesta del senador Álvaro Uribe y del Centro Democrático, fue crear un movimiento nacional de Resistencia Civil contra el curso aberrante que está tomando el llamado “proceso de paz”. En caso de plebiscito, el CD llamará a votar NO. La respuesta de Santos a eso fue anunciar, haciendo de mensajero de las Farc, que si el pueblo rechazaba los “acuerdos”, las Farc lanzarán a una nueva guerra contra el país y que esta vez llevarán sus ataques hasta el corazón de las ciudades. Santos presentó la amenaza de las Farc no como un desafío inaceptable a Colombia sino como una reacción legitima de las Farc al rechazo de los colombianos. Santos no reaccionó diciendo que ese chantaje es inadmisible y que las Fuerzas Armadas defenderán al país. Para él, si se le cree al tono que empleó, la única alternativa de los colombianos es plegarse a las exigencias de las Farc. Al momento de redactar este artículo, la estupefacción y la repulsa popular ante el chantaje lanzado por las Farc, vehiculizado por el jefe de Estado mismo, no habían bajado en intensidad.

Fuente periodismosinfronteras.org

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Diosdado Cabello y su hermano manejan el negocio de las drogas

"Diosdado Cabello y su hermano manejan el negocio de las drogas", dice un exnarcotraficante
Los hermanos Diosdado y José David Cabello son quienes manejan el negocio de las drogas en Venezuela, como máximos líderes del Cártel de los Soles, de acuerdo con el testimonio ofrecido por Francisco Javier Cardona, un exnarcotraficante de origen colombiano, que cumplió una condena de 18 años en EEUU tras negociar con la DEA.


En entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS, Cardona aseguró que el expresidente de la Asamblea Nacional venezolana y hombre fuerte del chavismo, y su hermano, son más ricos y poderosos que el recién recapturado Joaquín "El Chapo" Guzmán, como resultado de sus vínculos con el crimen organizado
Fuente: MIAMI.-DANIEL CASTROPÉ  Diario Las Américas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@danielcastrope
TV Libertad aboga por la libertad y la democracia para Cuba y el mundo, dentro de un marco cultural que sea consecuente con su fomento y preservación.
https://patriademarti.com
https://www.facebook.com/PatriadeMarti

Diosdado Cabello Cartel de los Soles FB

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Otros artículos

Por Nancy Pérez-Crespo
el-mariel-luces-y-sombras El Mariel: luces y sombras. El Gran Éxodo de El Mariel significó realmente una declaración de guerra demográfica a los EEUU por parte del régimen cubano.
Por Patria de Martí
cuestionan-en-argentina-importacion-de-medicos-cubanos Cuestionan en Argentina importación de médicos cubanos. Cuba y China exportan ideología comunista, Cuba lo hace con los médicos y el régimen comunista chino lo hace con los Instituto Confucio. ¿Por qué Argentina quiere...
Por Carlos Sánchez Berzaín
coronavirus-arma-politica-del-castrochavismo Coronavirus: Arma política del Castrochavismo. Las Dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua usan coronavirus para sostenerse, conspirar y lucrar, aprovechan la pandemia para fortalecer sus regímenes de facto,...
Por La Gran Época
el-metodo-del-pcch-para-dominar-al-mundo El Método del PCCh para dominar al mundo, subtitulado en español. SEPA POR QUÉ el Partido Comunista Chino (PCCh) ha mentido, está mintiendo y seguirá mintiendo para proteger su régimen, y cómo ha estado tratando de...

Subscríbete a Patria de Martí