Patria de Martí Artículos y Ensayos

‘Prisoners of History’

Prisioners Of HistoryWhat does Secretary of State Kerry mean when he says, as he did today in respect of Cuba: “Our leaders – President Obama and President Castro – made a courageous decision to stop being the prisoners of history”? The occasion was the raising of the Stars and Stripes at our embassy at Havana. This was done by the same three men who, as young Marine Guards, struck the colors 54 years ago. We don’t mind saying their action today was a moving occasion.

But what is this business about the two presidents being “prisoners of history”? The phrase sits uncomfortably with the Sun. What were these two presidents doing? Were they out for a stroll on the beach somewhere when, suddenly, they were sprung upon by History, cuffed, and dragged off to jail? Was President Raoul Castro a prisoner of history along with President Obama?

What about their predecessors, Fidel Castro for Cuba and, say, George W. Bush or William Clinton? Were they, too, prisoners of history? On what charges? Were they guilty? Mr. Kerry’s formulation is followed by some malarkey about how, “for more than half a century, U.S.-Cuban relations have been suspended in the amber of Cold War politics.” It’s more neutralist language from a man who proved to be a summer soldier in the Cold War.

The way Secretary Kerry spoke made it seem that the man who once threw away his war medals sees moral equivalence in which innocent “relations” got caught in resin and preserved. If it seems like a kind of linguistic dodge, it would all be of a piece with the administration’s evasion of the Cuban Liberty and Democratic Solidarity Act, which is known as Libertad or Helms-Burton. It sets strict terms for the government treating with a transition government in Cuba.

The major preconditions are that all political activity must be permitted in Cuba and that Cuba releases its political prisoners and commit itself to “free and fair elections.” Such preconditions also include, among other things, that Cuba is showing progress toward “an independent judiciary” and is allowing “independent trade unions.” Another condition is that the government “does not include Fidel Castro or Raul Castro.”

That is the supreme law of the land in America, like the Constitution, the treaties, and all other laws passed by Congress. Yet Secretary Kerry, who’d just gotten in from Hanoi, was silent on all this as he talked so eloquently in Havana. That may be because when President Clinton signed the measure, he issued a signing statement calling key provisions of the law “precatory.”

We demur. Helms-Burton deserves to be respected in both letter and spirit. It was not history that kept prisoners in the Cold War. The innocent prisoners were the ones held by the Communists. Few of them suffered in a system more devoid of due process or under conditions more cruel than those in Castro’s dungeons. It is a betrayal of them to speak in morally equivalent terms of the struggle for which they gave their lives.

In Cuba’s struggle for freedom, there were seasons when Jose Marti kept his office in the newsroom of the Sun. From the Sun Building, the flag of Free Cuba fluttered over lower Broadway. Today the big journalistic backer of what Messrs. Kerry and Obama are doing in Cuba is the New York Times, which, when Marti perished in battle for a free Cuba, mocked him as a “commonplace poet” who resorted to “lies, false news, and calumny” in a campaign to “pillage under the pretext of ‘Cuba libre’.” Prisoners of history indeed.

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Deshielo no trae paz al pueblo cubano

 

Deshielo no trae paz al pueblo cubano

Deshielo No Trae Paz Al Pueblo Cubano Judith Flores

  • La reactivación de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE. UU. no ha cambiado el día a día en  la isla.  En cambio, ha reforzado al régimen, según disidentes y analistas políticos
  • Algunos disidentes cubanos, como la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, o el opositor Antonio González-Rodiles, rechazaron ayer la invitación para acudir a una recepción privada con el secretario de Estado de EE. UU., John Kerry,  según agencias cablegráficas.

Finalmente, después de 54 años, el lazo diplomático entre Estados Unidos y Cuba se reanudó oficialmente  ayer con la apertura  de la Embajada norteamericana en La Habana, una medida más “simbólica” que efectiva, en cuanto a cambios democráticos en la nación caribeña, según disidentes cubanos en la isla y analistas políticos en Miami, EE. UU., consultados por LA PRENSA

El acercamiento no ha sido  bien visto por la comunidad cubana exiliada en Miami, que critica las concesiones otorgadas por la administración del presidente Barack Obama a la dictadura castrista, sin exigir cambios profundos en el sistema democrático y el respeto a los derechos humanos en Cuba.  Mientras, los opositores en la isla se quejan de un “recrudecimiento” de la represión contra ellos.

“Desde el deshielo en diciembre pasado, nada ha cambiado para bien, todo ha empeorado. La represión es brutal. Llevamos 17 domingos que nos agreden por manifestarnos y protestar. A mí me dieron una golpiza, me quebraron la nariz”, afirma por teléfono Antonio González-Rodiles, presidente del grupo disidente Estado de SATS.

El domingo pasado, casi un centenar de opositores,  entre ellos unas cincuenta Damas de Blanco, fueron detenidos por protestar con máscaras del presidente Barack Obama, en rechazo a la reapertura de la embajada estadounidense en la isla, según informaron agencias de prensa.

González-Rodiles comenta que desde diciembre la Policía arresta a los manifestantes y luego los libera. “Es el único cambio que han hecho. Han pasado de encarcelarte por días a horas”, añade. Para el opositor con esta medida el régimen evita darla imagen de represor político, y a la vez mantiene a los disidentes “amenazados”.

VALOR SIMBÓLICO

El analista político Carlos Alberto Montaner, de origen cubano, considera que la apertura de la sede diplomática tiene un valor simbólico más que real debido a que ya existían relaciones desde 1977, a través de la apertura de la oficina de intereses en ambos países. “Es un cambio de nombre, pero genera grandes expectativas en la población cubana. Eso es peligroso para el régimen de los Castro”.

El restablecimiento de las relaciones entre ambos países ha generado esperanza de cambios en los cubanos, para Montaner eso quedará en ilusión. “Una pequeña camarilla mejorará sus ingresos, pero el grueso de la población continuará en la miseria. Mientras más intensas sean las expectativas, más dolorosas serán las frustraciones”, sostiene el analista.

“Lo más grave es que la Casa Blanca se ha convertido en una especie de promotora de la dictadura cubana, alentando a inversionistas norteamericanos a que acudan a la isla. Obama sostiene la superstición de que los negocios estimulan la democracia. Si conociera le historia de Nicaragua, tal vez pensaría de otro modo. Allí los Somoza combinaban la dictadura con los negocios y con las mejores relaciones con Estados Unidos. Eso también era verdad en la República Dominicana de Trujillo y en el Paraguay de Stroessner”, explica Montaner.

MOVIDA ESTRATÉGICA

El analista político Julio Shiling, autor del libro Dictaduras y sus paradigmas, sostiene que se trata de una movida estratégica muy importante, de parte de la dictadura cubana, porque logra obtener una presencia legitimada por el gobierno de Obama —que pretende impactar la opinión pública en los Estados Unidos— quiere lograr el levantamiento del embargo, tener acceso a créditos de organismos internacionales con el voto estadounidense y otras oportunidades, sin que haya exigencias.

González-Rodiles resalta que la administración Obama ha cometido el error de “dar sin exigir”. Esto en relación con que EE. UU. sacó a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo, en mayo pasado. También, el Departamento de Estado estadounidense anunció en julio que la nación caribeña había avanzado en su lucha contra la trata de personas.

Shiling dijo que el interés que prima por parte de Cuba es el económico, tomando en cuenta que desde hace mucho los Castro estaban claros de que la ayuda petrolera venezolana tiene fecha de expiración. A eso también se suma la disposición  de empresarios estadounidenses por el restablecimiento de relaciones con Cuba.

“(Los empresarios de EE. UU.) Querían apertura comercial sin importar que sea una dictadura, donde se irrespetan los derechos elementales de vida de la población, como la libertad de los presos políticos, de expresión, de organización y movimiento político”, afirma el analista político y escritor.

GOLPE A OPOSICIÓN

Shiling sostiene que el principal perdedor es el pueblo cubano y coincide con Montaner en que no habrá cambios en Cuba. Para él la dictadura se fortalece en materia económica y política, y debilita a la oposición porque disminuirá la ayuda que recibe de EE. UU. para organizarse.

Un ejemplo del cambio de política hacia los disidentes  en la isla es que estos fueron excluidos del acto de reapertura de la Embajada. Medida que ha sido criticada en EE. UU. y la isla.

Para Shiling no está dicha la última palabra, ya que las elecciones en EE. UU. están a la vuelta de la esquina, en noviembre del 2016, y a su juicio si gana el partido republicano, el acuerdo entre Estados Unidos y Cuba no tiene muchas posibilidades de sobrevivencia.

Para Montaner, el restablecimiento de relaciones tiene varios motivos, entre los que puede estar que Obama quiere dejar un legado histórico: ser el primer presidente que logra un acuerdo con la dictadura castrista. “La política exterior de Obama ha sido muy poco exitosa. Quiere hacer en Cuba lo que (Richard) Nixon hizo en China, pero la verdad es que quien cambió la historia china fue Deng Xiaoping tras la muerte de Mao y no Nixon ni Kissinger”.

INVITACIÓN SANDINISTA

Los diputados sandinistas ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen) expresaron ayer que Cuba tiene las puertas abiertas para integrar este organismo regional.

Los parlamentarios sandinistas, reunidos en Managua, convocaron a los medios para hacer este anunció, al tiempo que se daba la apertura de la embajada de Estados Unidos en la Habana.

Esta es una iniciativa de los diputados sandinistas ante el Parlacen, pero no se ha conocido la misma manifestación del organismo en general.

El diputado Daniel Ortega Reyes dijo que el Parlacen se ha caracterizado por gestionar la integración de Cuba y considera que “ahora más que nunca, las puertas se están abriendo más”.

OPOSITORES RECHAZAN INVITACIÓN

Algunos disidentes cubanos, como la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, o el opositor Antonio González-Rodiles, rechazaron ayer la invitación para acudir a una recepción privada con el secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, según agencias cablegráficas.

Los disidente estaban invitados a asistir a una recepción en la residencia del jefe de negocios de la Embajada de EE. UU. en La Habana, para izar también una bandera de EE. UU., ya que fueron excluidos del acto oficial realizado en la mañana.

Soler dijo a la agencia EFE que no asistió a ese acto porque le parece mal que el Gobierno de EE. UU. invite a los disidentes a un acto “de bajo perfil” y no a la ceremonia oficial y “ceder” así a las “exigencias” del régimen cubano.

Soler comentó por teléfono a LA PRENSA que la administración Obama “está ayudando al régimen” al legitimarlo con su presencia en la isla.

Las Damas de Blanco es un grupo formado por las esposas e hijas de presos políticos conocidos como el Grupo de los 75, detenidos en la llamada “Primavera Negra” de 2003. “Cuba está condicionando a EE. UU. al decirle qué acepta y qué no”, concluyó la disidente.

La Prensa. El diario de los Nicaraguenses

 

 

 

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

La tragedia de ser un pueblo desmemoriado

La Tragedia De Ser Un Pueblo DesmemoriadoLa tragedia de ser un pueblo desmemoriado


Por Cuba, su libertad y el restablecimiento de una república democrática, los cubanos todos tenemos prohibido olvidar

Todo proceso de vida, la vida misma, nos exige inherentemente la inclusión de lo vivido. En otras palabras, la historia. Toda la historia, dentro de un balance sano. La psicología, particularmente el psicoanálisis, sostiene que los recuerdos nunca se olvidan y que cuando se intenta enterrarlos por alguna experiencia mala, solo se logra un traslado y su magnificación.

En otras palabras, lo que se alcanza es olvidar un recuerdo del consciente, pero sigue quedando registrado en el inconsciente y este acto de represión hace que adquiera más vida subyacentemente, y se puede manifestar con síntomas de histeria, neurosis y otros trastornos.

Este principio generalizado del psicoanálisis, tiende a aseverar que reprimir un recuerdo malo, solo prolonga y agudiza su existencia y que es mejor aceptarlos, superarlos y evitar las secuelas sintomáticas de pretender artificialmente que se “solucionó” el problema.

A nivel de sociedad, estas cicatrices se explican sociológica y antropológicamente. El impacto cualitativo que tiene este fenómeno en el modelo político es también significativo.

Los procesos de la desnazificación en Alemania, de la descomunización (o “lustración”) en algunos países del exbloque socialista europeo y el de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica (poniendo al lado sus diferencias estructurales), contenían la semilla de intentar alcanzar una justicia reparadora, liderando con un pasado tenebroso por un lado y la tarea de posicionar adecuadamente el curso de la democratización.

Estos modelos, pese a sus disimilitudes (teórico y concreto), lograron niveles meritorios al encarrilar el país hacia la democracia. Muchos de los miembros del exorbe del comunismo soviético, sin embargo, no pueden decir lo mismo. Incluyo en esta categoría a la Rusia de Putin.

Existen vínculos claros entre procesos de democratización exitosos y políticas de Estado para remediar males sistémicos preexistentes, dónde al menos un juicio moral es aplicado al ancien régime. Lugares que carecieron de mecanismos justicieros para enfrentar males del pasado, solo vieron el despotismo retornar o nunca desaparecer. En 1991, veintiocho Estados proclamaron su divorcio del modelo comunista soviético. Para el 2004, trece años más tarde, solo ocho se podían categorizar como regímenes democráticos (la República Checa, Polonia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Eslovenia y Croacia) y si se añade la anomalía de Alemania, pues serían nueve en ese caso. Eso excede solo un poco más de un tercio.

Confrontado con esas cifras tétricas, ¿qué puede esperar el pueblo cubano de cualquier procedimiento que proclama ajustes y cambios benignos, dejando intacto la esencia del mal? Esta realidad queda agravada cuando se toma en cuenta que el despotismo reaccionario en Cuba, ni siquiera tiene que enfrentar las presiones que tuvieron los otros diecinueve Estados del exbloque socialista que lograron exitosamente resistir y/o revertir las corrientes democráticas que se pronunciaron con el anunciado desplome del comunismo soviético. Desde la comodidad del poder político, los Castro y el Partido Comunista Cubano (PCC) están coreografiando habilidosamente su metamorfosis sin las extirpaciones que todo proceso de democratización requiere.

El castrocomunismo está desempeñando dos papeles críticos para afianzar su gesta de supervivencia, en estos momentos en que está negociando con EEUU su futuro (aunque no lo pronuncien así). Por un lado el de publicista empedernido que busca vender a los norteamericanos su versión de los hechos, sus cifras, su naturaleza y su historia. Para lograr eso, el segúndo papel es fundamental: el de psiquiatra sádico y determinado. A los cubanos dispersos por el mundo libre, el alcance de la metodología habitual de la dictadura de los Castro y el PCC de controlar, reprimir y aterrorizar a la población, se complica algo. La cooptación y su mecanismo de poder suave es esencial para amansar a la diáspora cubana. Este es un paso ineludible en esta campaña publicitaria y estratégica necesaria del régimen dictatorial cubano, si ellos pretenden encontrar el éxito. Estamos presenciando una campaña desbordada y tóxica de terapia electroconvulsiva (o “electrochoque”) diseñada para intentar arrasar con la memoria colectiva de un pueblo que ha logrado, fuera de su territorio, construir su mejor santuario de preservación. Por Cuba, su libertad y el restablecimiento de una república democrática, los cubanos todos tenemos prohibido olvidar.

 

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Militares cubanos controlan casi tantos cuartos de hotel como Disney

Militares cubanos controlan casi tantos cuartos de hotel como Disney, y sigue

Militares Cubanos Controlan Tantos Cuartos Como Disney

Gaviota y Cubanacán, del holding militar GAESA, tienen sólo 368 habitaciones menos que The Walt Disney Company, con lo que ocuparían el lugar 34 en el mundo. Con la “invasión americana” Gaviota se está expandiendo a La Habana Vieja.

Una información de la prensa oficial cubana precisa que “el grupo de turismo estatal Gaviota” proyecta para 2020 ampliar a 50.000 las habitaciones que opera en todo el país, un plan en el que priorizará La Habana con la inauguración de tres nuevos hoteles en los próximos tres años.

 

El proyecto incluye la apertura el año próximo de un hotel cinco estrellas en el antiguo edificio de la Manzana de Gómez; la reapertura del Packard, frente a la explanada de La Punta, y la inauguración de otro hotel en 2018 en Prado y Malecón.

La nota señala que “la apertura de las tres instalaciones buscará ampliar al centro histórico la oferta de Gaviota en la capital, que en la actualidad incluye a los hoteles Quinta Avenida, Memories Miramar Havana y H10 Panorama, todos en el barrio de Miramar”.

Hasta ahora Gaviota, que no es exactamente “un grupo de turismo estatal”, sino una de las ramas del poderoso Grupo de Administración Empresarial S.A., GAESA, un holding militar dirigido por un yerno de Raúl Castro, se había concentrado en el control de las mejores playas de la isla en lugares como Varadero, los cayos al norte de las provincias de Villa Clara, Ciego de Ávila y Camagüey, y Holguín.

Sus planes de expansión en esas áreas continúan: Para 2016 se deben terminar en Varadero 1.613 nuevas habitaciones; entre 2015 y 2017, 2.736 en los cayos de Villa Clara, y 3.812 en Jardines del Rey.

Mientras tanto, otra dependencia de GAESA, el grupo Cubanacán, se ha enfocado en atracciones turísticas no playeras de Cuba, como el Valle de Viñales, la villa de Trinidad, la Ciénaga de Zapata y el polo turístico de La Habana.

La expansión de Gaviota hacia el casco histórico de La Habana parece motivada por un nuevo filón surgido al calor del deshielo con Estados Unidos. El relajamiento del embargo implementado por la administración Obama ha conducido sólo en materia de viajes a un aumento de las visitas de estadounidenses (casi 90.000 en siete meses y se espera que a final de año sean 145.000)

Si bien suelen recorrer circuitos muy parecidos a los de los turistas (tabaquerías, artesanías, escuelas de rumba) y no tienen ya límites de gastos en la isla, los estadounidenses están obligados a viajar bajo una de 12 categorías autorizadas que no incluyen el turismo de sol y playa. Y la mayoría de los programas para estos viajeros autorizados se concentran en La Habana.

A falta de suficientes habitaciones, el general Castro, que entregó el sector a los militares en los años 90, está recurriendo por ahora a las llamadas casas particulares y el eficiente sitio de reservas estadounidense Airbnb, para atender el pico en la demanda, pero eso, claro, implica compartir la tajada con el sector privado.

Hoteles, balnearios, casas de cambio… etc.

En audiencias del Congreso e intercambios con la prensa funcionarios de la administración del presidente Obama han indicado que son conscientes de que, aunque las medidas dictadas después del 17-D buscan empoderar a largo plazo al pueblo cubano, beneficiarán también en alguna medida al gobierno. Los beneficios para el pueblo de la isla pesarán más a la larga, dicen.

Pero para un grupo de legisladores en las dos cámaras “también”y “en alguna medida” son apenas eufemismos.

De ahí que GAESA, su director el general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas y su subsidiaria Gaviota sean mencionadas por su nombre en el proyecto de Ley de Transparencia sobre los Militares Cubanos presentado en el Senado por el cubanoamericano Marco Rubio y secundado por seis colegas, entre ellos los también cubanoamericanos Ted Cruz y Bob Menéndez.

El texto señala que "el Grupo Gaesa bajo control militar opera la industria cubana del turismo, incluidos hoteles, balnearios, casas de cambio, renta de autos, centros nocturnos, tiendas minosristas (TRD) y restaurantes".

El borrador prohíbe transacciones financieras con los Ministerios de las Fuerzas Armadas y el Interior de Cuba, sus miembros o cualquier entidad relacionada que sea operada o controlada en más de 25% por las anteriores. También reclama del presidente de EE.UU. reportes periódicos al Congreso sobre el papel de los militares en la economía cubana.

La Cámara de Representantes por su parte aprobó una enmienda al presupuesto 2016 para los Departamentos de Comercio y Justicia, la Oficina de Ciencias y otras Agencias Relacionadas que prohíbe el uso de fondos públicos estadounidenses a fin de facilitar, permitir, licenciar o promover exportaciones a la clase militar cubana, incluidos los familiares inmediatos.. La cláusula fue aprobada en el pleno de la cámara baja con una votación de 242-183.

Pisándole los talones a Disney

Ranking Companias Hoteleras

Gaviota en el lugar 55 en el ranking de compañías hoteleras de la revista Hotels

Una de las fuentes para la redacción del proyecto de los senadores fue el escalafón anual de las 300 mayores compañías hoteleras del mundo confeccionado por la revista Hotels. En 2014 Gaviota aparecía en el lugar 55 con 23,583 habitaciones. En toda América Latina el grupo más cercano era Posadas, de México, en el puesto 63 con 20.666.

Pero si las habitaciones de Gaviota se combinaran con las de su fraterna empresa Cubanacán (en el lugar 84 con 15.800) GAESA figuraría como la compañía número 34 del mundo con 39,383 habitaciones, justo debajo de The Walt Disney Company. (39.751) y por encima de nombres establecidos de la industria como Caesars, de Las Vegas, y las mallorquinas Barceló e Iberostar.

Y el pulpo sigue extendiendo sus tentáculos. Tal vez Airbnb haría bien en no tomar reservaciones en las casas particulares cubanas a muy largo plazo.

Rolando Cartaya

Rolando Cartaya (La Habana, 1952) Graduado de Periodismo, Universidad de La Habana 1976. Ha trabajado en la página cultural de Juventud Rebelde, la agencia UPI, el servicio Worldnet y como editor de las revistas “Newsweek”, “Discover” y “Motor Trend” en español. Ha traducido más de 20 libros para la editorial cristiana Thomas Nelson, Inc. Con Radio Martí desde 1989, ha sido editor, redactor, reportero, y director y guionista del programa “Sin Censores ni Censura”. Actualmente trabaja en martinoticias.com. Fue vicepresidente en la isla del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!

Otros artículos

Por Julio M. Shiling
Hacia Un Modelo De Rescate Democratico Bolivia Hacia un modelo de rescate democratico: lecciones de Bolivia, los ciudadanos se enfrentaron a una de las tiranías del socialismo continental y no solo ganaron, sino que impidieron que el castrocomunismo haya podido rescatar a...
Por Patria de Martí
Israel Mata Comandante De La Jihad Islamica Israel mata a comandante de la Jihad Islámica en ataque selectivo, el terrorista Baha Abu Al Ata, era el poderoso jefe de la rama norte del ala militar de la Jihad Islámica responsable de los ataques coheteriles contra...
Por La Patilla
Renuncia Evo Morales Presidente De Bolivia Evo Morales anuncia su renuncia como presidente de Bolivia, después de tres semanas de protestas contra su polémica reelección(Fraude electoral) y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía. El presidente...
Por Lcdo. Sergio Ramos
La Habana A 500 Anos No Hay Nada Que Celebrar Los 500 Años de La Habana: No hay nada que celebrar. La dictadura cubana celebrará seis decadas de destrucción, represión y violación de los derechos humanos, de una ciudad en ruinas y un pais esclavizado por el...

Subscríbete a Patria de Martí