Entre la igualdad y libertad

entre la igualdad y libertadEntre la igualdad y libertad 

La naturaleza humana es única y diversa, y la igualdad absoluta es una utopía.

Igualdad y libertad son pilares fundamentales del entorno político, pero fuentes de conflicto y manipulación. Norberto Bobbio, filósofo italiano, explora la relación y riesgos de una errónea interpretación de la "libertad sustancial" en contextos donde los políticos buscan el poder por el poder, sin bienestar social.

"Derechas" e "izquierdas" describen ideologías opuestas y movimientos antagónicos, partes excluyentes en conflicto en el campo del pensamiento y acción política; dicotomía insuficiente para describir ideas complejas y posiciones en sociedades cambiantes. 

Igualdad, libertad y autoridad se entrelazan como objetivos que parecieran armónicos en sociedades justas, pero distinguen corrientes ideológicas ambiguas al intentar definirlas, generando desencuentros. ¿Igualdad entre quiénes? ¿En qué aspectos? ¿Libertad en qué sentido? Igualdad involucra relaciones interpersonales, como bien social; mientras la libertad comprende al individuo, a nivel particular. 

El desafío emana al conciliar igualdad y libertad. Buscar igualdad puede limitar ciertas libertades individuales para asegurar equidad; y una libertad excesiva podría propiciar profundas desigualdades. Esta coalición de valores plantea dilemas para tomar decisiones que promuevan igualdad de oportunidades, ante la ley, respeto a la diversidad, equidad, enfrentar la discriminación y favorecer la meritocracia para una sociedad justa, comprendiendo que la naturaleza humana es única y diversa, y que la igualdad absoluta es una utopía. 

Mientras la izquierda aboga por reducir desigualdades con medidas redistributivas, incluso coercitivas; la derecha considera algunas desigualdades como inevitables. La igualdad como nivelación, más que absoluta, implica igualdad de oportunidades, donde mérito y esfuerzo sean recompensados. Reconocer la desigualdad, permite promover la movilidad social y económica, nivelación que garantiza beneficios, educación, salud y servicios, recompensando el trabajo e innovación. 

Bobbio propone clasificar las posiciones extremas izquierda y derecha, y las moderadas en la centroizquierda y centroderecha; basadas en actitudes hacia la igualdad y la libertad, analizando factores autoritarios y libertarios. Introduce la dicotomía entre moderación, que favorece la democracia buscando compromisos; y extremismo, de izquierda o derecha, antagónicos, con características antidemocráticas. 

Pero, existen alternativas que posibilitan convergencias entre ideologías contrapuestas, como el modelo escandinavo o el socialismo liberal, donde el Estado mitiga las desigualdades con medidas redistributivas, como impuestos y acciones sociales. 

"Libertad sustancial", de Bobbio, “libertad con ausencia de restricciones externas, creando condiciones equitativas y oportunidades reales para tomar decisiones informadas”. Libertad que puede ser distorsionada por políticos que buscan objetivos personales, con acciones en supuesta defensa de una "libertad auténtica", mientras persiguen intereses particulares y consolidar su poder. Estas narrativas encubren problemas reales, pobreza y desigualdad, con fachadas engañosas. 

Derechas e izquierdas se manifiestan en Latinoamérica con una dicotomía explotada por políticos para movilizar seguidores, intensificando la retórica polarizadora con estrategias que perpetúan los conflictos y dificultan la resolución de problemas reales. La región, marcada por dictaduras y desafíos, enfrenta a políticos que priorizan el poder sobre los derechos humanos y libertades individuales. Los informes de organizaciones internacionales denuncian estas violaciones, sin medidas efectivas, permitiendo desigualdades sin solución. 

Se argumenta que las ideologías evolucionan transformándose, se habla de "crisis de las ideologías" pero "izquierdas" y "derechas" no solo representan ideas, sino enfoques sobre problemas de la sociedad y cómo dirigirla. Las sociedades cambiantes, marcadas por la "modernidad líquida", manipulan conceptos como igualdad y libertad. 

Por ello es necesario analizar críticamente las afirmaciones políticas, examinando la aplicación de ideales de igualdad y libertad en la realidad. En un mundo donde algunos políticos buscan poder sin bienestar social, es fundamental comprender que los valores pueden ser distorsionados, abogando por valores genuinos con solidaridad.

Autora BERIT KNUDSEN

BERIT KNUDSEN

Si te gustó compártelo en: