indices de audiencia de los oscars caen en picada

Los índices de audiencia de los Oscars caen en picada. "En los resultados nacionales rápidos y retrasados que acaba de publicar Nielsen, la 93ª edición de los Premios de la Academia fue vista por apenas 9,85 millones de personas, con un pésimo índice de audiencia de 1,9 entre el grupo demográfico de 18 a 49 años", informa la revista de extrema izquierda Deadline.

¿Qué tan terrible es eso? Bueno, los Oscar del año pasado solían ser los de menor audiencia de la historia, y esto supone un desplome del 58 por ciento por debajo.  En la franja de edad clave de 25 a 54 años, el desplome fue de la friolera -no es una errata- del 64 por ciento.

En comparación, hace sólo tres años, la audiencia total cayó por debajo de los 30 millones por primera vez en la historia de la ceremonia. 

Subscribete al boletin de noticias banner 600x44

Las cifras definitivas se conocerán a última hora de hoy o de mañana, pero ¡vaya por Dios! ¿Quién esperaba esto? Quiero decir, aparte de absolutamente todo el mundo.

El hedor de los Woketard está en todo lo relacionado con Hollywood y con una industria del entretenimiento en general que ha dejado claro que su larga historia de entretenimiento de las masas ha terminado. Ya no se trata de dar un buen espectáculo. En su lugar, seremos sermoneados y avergonzados por imbéciles de élite que se creen demasiado importantes para cantar, bailar y hacernos reír.

¿Quién quiere sentarse a ver eso...? Bueno, como se puede ver en los índices de audiencia del domingo por la noche, menos del cuatro por ciento del país.

Lo que durante años había sido la noche más importante de Hollywood, una noche en la que el país se reunía para contemplar a las estrellas y disfrutar de un espectáculo más o menos largo pero entretenido, se ha convertido ahora en una tarea, en unos deberes, en un trabajo... Los Oscar ya no son agradables, y tampoco lo es el producto que produce la industria cinematográfica: las películas.

Según numerosas críticas del espectáculo de anoche -que, como más del 95 por ciento de Estados Unidos, no vi-, este desastre excesivamente largo se abrió con una conferencia de Regina King y, a partir de ahí, todo fue cuesta abajo.

No, gracias.

¿Qué hice anoche? Vi una repetición de Columbo.

Antes, los famosos eran humildes, modestos, el blanco de las bromas... Se burlaban de sí mismos y, aunque todo el mundo sabía que era una actuación, lo apreciábamos y lo encontrábamos divertido. Pocas cosas son tan agradables como ver a una gran estrella reírse de sí misma.

Ahora, estas supuestas estrellas no son más que una secta de pomposos e insufribles fanfarrones que se toman a sí mismos muy en serio, aunque no hayan hecho nada para ganarse nuestra admiración o respeto. Actúan como si fueran nuestros superiores cuando todos sabemos que no son más que hipócritas y mentirosos que llevan una bolsa de regalo de 200.000 dólares en el regazo mientras dan entrevistas desde la parte trasera de una limusina sobre los horrores de la distribución de la riqueza y el capitalismo.

La arrogancia inmerecida ya es bastante mala, pero también se puede percibir hasta qué punto Woke Hollywood odia a su propio público, hasta qué punto todos ellos odian a la gente corriente. Este odio sale de ellos, de cada palabra y de cada mirada. Puede que estos idiotas no tengan mucho talento, carisma o inteligencia, pero sí llevan una gran cantidad de hostilidad.

Y por eso ya no nos gusta esta gente, y por eso seguro que no vamos a pasar cuatro horas de un domingo por la noche sufriendo a manos de su ignorancia, ingratitud y pomposidad.

Además, nadie vio los nominados al Oscar de este año. ¡Nadie vio ninguna de estas películas! Los premios de la Academia son ahora los Independent Spirit Awards, una ceremonia para celebrar pequeñas películas que apestan a piadosa prepotencia.

Lamentablemente, este desastre de audiencia no cambiará nada. Hollywood está perdido, perdido para el futuro previsible en una ola de esa auto-importancia fascista llamada woke.

Bueno, por eso Dios inventó el DVD, para que no tengamos que sufrir esta mierda. Que se vayan a celebrar a sí mismos... Que se vayan a engañar creyendo que son estrellas, cuando nadie sabe quiénes son, ni les importa saberlo...

Aquí en la América real, si lo vemos, es sólo para señalar y reír entre los episodios de Columbo.

John NolteAutor:  John Nolte, Editor general, siga a John Nolte en Twitter @NolteNC. Siga su Facebook Page here.
Lea el artículo completo en BREITBART
Subscribete al boletin de noticias banner 600x44
¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!