7 razones por las que los demócratas están obsesionados con la raza

7 razones por las que los democratas estan obsesionados con la raza

7 razones por las que los demócratas están obsesionados con la raza. Desde la perspectiva de la política del poder, tiene mucho sentido.

Es casi imposible que un demócrata pase el día sin decir algo sobre la raza, algo realmente estúpido.

La semana pasada, Linda Thomas-Greenfield, embajadora de Biden ante la ONU, dijo que la supremacía blanca está "tejida [sic] en nuestros documentos fundacionales [incluyendo la Constitución] y en nuestros principios". Ya sabes, como "todos los hombres creados iguales" y "dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables". Hay que ser del Ku Klux Klan para creer en esas cosas.

En el Día Internacional de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial (la China Roja, que prácticamente dirige la ONU, reprime sistemáticamente a las minorías raciales que podrían desafiar su dominio), Joe Biden -que una vez dijo que el transporte escolar crearía una "jungla racial"- volvió a apuntar al "racismo sistemático y la supremacía blanca" que, según él, han plagado nuestras leyes e instituciones durante mucho tiempo. 

Subscribete al boletin de noticias banner 600x44

"El racismo es real en Estados Unidos y siempre lo ha sido", graznó Kamala Harris, que prácticamente llamó racista a Biden durante la campaña de las primarias demócratas.

Si el racismo sistemático y la supremacía blanca no fueran suficientes, la izquierda insiste en que también nos enfrentemos al "racismo institucionalizado", al "privilegio blanco", a la "fragilidad blanca" (los blancos que se niegan a admitir su racismo) y a la "blancura", para alcanzar la tierra prometida de la "justicia racial", la "igualdad racial" y la "equidad racial".

Los demócratas llaman racista a todo lo que desafía su desgobierno -incluyendo la reforma electoral de Georgia (un intento de "privar del derecho de voto a las minorías"), la posesión de armas (En 2008, Obama dijo que los americanos del medio se aferran amargamente a las armas y a la "antipatía hacia la gente que no es como ellos"), el Colegio Electoral, el filibusterismo del Senado ("un remanente de Jim Crow"), las leyes de identificación de votantes, el capitalismo y la Constitución.

Es como: "Hola, soy demócrata. Permíteme que me queje y gima (mientras gimoteo) sobre el racismo".

¿Por qué la obsesión racial de la izquierda? Desde la perspectiva de la política del poder, tiene mucho sentido. He aquí siete razones por las que la izquierda sigue insistiendo en su despotricar sobre el racismo.

  1. La izquierda necesita un nuevo proletariado - Según la teoría marxista, la Revolución Bolchevique debía desencadenar la revolución en todo el mundo. No lo hizo porque los trabajadores se negaron a aceptar el papel que se les había asignado. Este fracaso condujo al marxismo cultural que dominó la Nueva Izquierda en la década de 1960 y (a través del McGovernismo) el Partido Demócrata en la era post-Watergate. En su búsqueda de un proletariado de reemplazo, la izquierda probó primero con los estudiantes y luego con las mujeres. Ninguno de los dos fue satisfactorio. Con la raza, encontraron una manera de organizar, agitar y crear el caos que hace imposible que alguien más gobierne.
  2. Otra razón para odiar a Estados Unidos - El odio a Estados Unidos se ha convertido en la condición sine qua non del moderno Partido Demócrata. Con su Proyecto 1620, el New York Times impulsa la idea de que Estados Unidos comenzó como una "esclavocracia". La raza da a la izquierda múltiples oportunidades para aborrecer la Tierra de la Libertad: la esclavitud, la segregación, lo que llama el genocidio de los nativos americanos, la explotación de la mano de obra asiática, los campos de detención de la segunda Guerra Mundial, etc. Más que el socialismo o la histeria medioambiental, es el antiamericanismo basado en la raza lo que impulsa a la izquierda.
  3. Una excusa para crear nuevos programas y gastar toneladas de dinero - Según el partido de la secesión y la segregación, el "racismo institucionalizado" puede resolverse de dos maneras: haciendo que la América blanca admita su culpa y haga penitencia perpetua, y con una chequera abierta. Incluso al gasto en COVID y en el cambio climático se le da un giro racial. Como se dice que las minorías sufren desproporcionadamente estas crisis, el gasto en ellas debe ser significativamente mayor. Las reparaciones serían la joya de la corona del gasto en bienestar. Para expiar siglos de racismo, la espita estará siempre abierta. Las reparaciones requerirán otra burocracia para supervisar sus operaciones, lo que traerá nuevas oportunidades para beneficiar a los electores favorecidos y puestos de trabajo en abundancia. Por eso los adictos al gasto, como el gobernador de California, Gavin Newsom, han prometido nombrar comisiones consultivas sobre las reparaciones, que llegarán a una conclusión previsible. El gasto es la savia del Partido Demócrata. Las reparaciones proporcionarán transfusiones interminables.
  4. Atacar el capitalismo - Los demócratas siempre buscan nuevas y emocionantes formas de socavar el sistema económico que hizo fuerte y próspero a Estados Unidos. Como el libre mercado no proporciona prosperidad con total igualdad (a diferencia del socialismo, que otorga la miseria de manera uniforme), se dice que el capitalismo es racista.
  5. Desmoraliza a la clase media/margina a la mayoría. Incluso si nadie en tu familia ha sido propietario de un esclavo o de un mostrador de comida segregado, o ha albergado animadversión racial, se te puede hacer sentir culpable por el color de tu piel. (Al igual que los nazis, los demócratas creen en la culpa racial.) También es una forma de intimidar. Si no apoyas Black Lives Matter y las fronteras abiertas, te considerarán un racista. Y tú no querrías eso, ¿verdad?
  6. Mantener a las minorías en un constante estado de confusión - Piensa en Black Lives Matter, el reverendo Al Sharpton y el resto de la industria de la culpa racial como tropas de choque para el Partido Demócrata. Cada tiroteo de la policía es otra oportunidad para que los demócratas recorten los presupuestos y esposen efectivamente a las fuerzas del orden locales. El mensaje: Somos vuestros amigos, mientras que los republicanos, que piden una aplicación equitativa de la justicia, os odian.
  7. Mantener los votos negros en la columna demócrata - En la última campaña, Biden dijo a un presentador negro: "Si tienes problemas para saber si estás a favor de mí o de Trump, entonces no eres negro". (El Sr. Nasty se disculpó más tarde, atribuyendo el comentario a la exuberancia geriátrica). En la campaña de 2012, el entonces vicepresidente Biden dijo a una audiencia afroamericana que el candidato republicano Romney "los volvería a encadenar". Como un perro que vuelve a su vómito, los demócratas siguen volviendo a este tema: "Los republicanos aman la bandera confederada". "El GOP celebra los disparos de la policía al proverbial 'hombre negro desarmado'". Por supuesto, qué van a decir: "Eh, vota al partido que destruyó la familia negra" o "vota al partido que quiere mantener a los afroamericanos en un estado permanente de dependencia".

Los demócratas no han encontrado la manera de vincular el gasto en infraestructuras con la raza. No te preocupes; lo harán.

Donald A FederAutor: Don Feder.  Donald A. Feder fue redactor del Boston Herald y columnista sindicado desde junio de 1983 hasta junio de 2002. Durante 19 años, su columna apareció en el Herald, el segundo periódico más importante de Nueva Inglaterra. El 28 de febrero de 2002, el periódico publicó su columna número 2.000. La columna de Feder fue sindicada por Creator's Syndicate en Los Ángeles, y publicada por más de 40 periódicos y revistas electrónicas de todo el país. Sus escritos han aparecido en USA TODAY, The Wall Street Journal, The Weekly Standard, National Review, American Enterprise, Readers Digest, Front Page Magazine, Insight y Human Events. Es autor de dos libros: "A Jewish Conservative Looks at Pagan America" (1993) y "Who's Afraid of the Religious Right?" (1996)

Lea el artículo completo en FRONTPAGE MAGAZINE 
Subscribete al boletin de noticias banner 600x44

Otros Artículos:

América Latina: ¿NO TODO ESTÁ PERDIDO?

América Latina: ¿NO TODO ESTÁ PERDIDO?. Entrevista al analista político y colaborador de esta web Doctor Alberto Roteta Dorado. Por Guillermo Milán, director de Cuba democracia y vida.org. (Primera Parte) Guillermo Milán: Estimado Doct...

Colombia acaba de caer en las malolientes fauces del comunismo

Colombia acaba de caer en las malolientes fauces del comunismo. Gustavo Petro acaba de ser elegido presidente de Colombia sin poder dejar atrás un tormentoso pasado que se remonta a la década del setenta del pasado siglo, cuando siendo muy joven...

El sueño de Fidel Castro: el Triángulo del Caribe, Cuba, Venezuela y Colombia

El sueño de Fidel Castro: el Triángulo del Caribe, Cuba, Venezuela y Colombia. A pesar de la advertencia de Uribe, Colombia ya tiene un presidente comunista: el ex guerrillero marxista del del M-19 Gustavo Petro, fiel seguidor de Fidel Castro y admir...

La izquierda no está desperdiciando la crisis de Ucrania

La izquierda no está desperdiciando la crisis de Ucrania. Biden no quiere detener la invasión. Quiere utilizarla. El gobierno de Biden está haciendo todo lo posible para explotar la crisis de Ucrania sin hacer nada para detenerla realmente. Sus polí...

Invitación Simposio Teoría crítica de la raza

⚠ AVISO IMPORTANTE Invitación Simposio Levantamiento Cubano 2021. 22 de julio, 5:30pm, West Dade Regional Library. ⚠ AVISO IMPORTANTE: Debido a las circunstancias excepcionales producidas por las protestas masivas en Cuba hemos cambiado el tema del ...

¿Te gustó?, ¡Compártelo con tu opinión!